Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 7- 5- 87 ABC ABC, 77. AS mutuas de seción General del Imguros generales, puesto sobre la Renta por su especial y del Ministerio de Hacienpeculiar configuración juda (acuerdos de 15 de Francisco MORANO SANZ rídica tiejien un trataoctubre de 1962 y de feGerente de la Agrupación Nacional de Mutuas de Seguros Generales miento fiscal distinto de brero de 1963) otras figuras societarias. Su singular forma juríEl texto refundido de la ley del Impuesto sobre A partir de la ley de Reforma Tributaria de dica viene determinada por la finalidad que se 1957, las sociedades de seguros quedan suje- Actividades y Beneficios Comerciales e Industriapersigue con su creación, que no es otra que la tas a Licencia Fiscal y al Impuesto de Socieda- les, aprobado por decreto 3313 66 de 29 de dide repartir los riesgos entre todos los mutualis- des por el beneficio neto, y las mutuas exclusi- ciembre, no introdujo ninguna sujección nueva de tas con el fin de sufragar entre todos ellos el imvamente a un gravamen sobre primas con inde- las mutuas, ni varió el hecho imponible, sencillaporte económico de los siniestros sufridos por pendencia de sus resultados, continuando mente porque al tratarse de un texto refundido no cualquiera de sus miembros. excluidas, por no sujección, a Licencia Fiscal, podría más que ordenar las normas legales viLas mutuas de seguros son entidades jurídigentes, anteriormente repartidas entre impuestos cas en las que se da la fundamental característi- debido a su carácter do entidades no mercanti- suprimidos como señala su preámbulo. ca de ir la condición de socio inseparablemente les, según lo preceptuado en los artículos 124 y Asimismo, el real decreto 791 81 de 27 de unida a la de asegurado, de tal modo que no es 380 del Código de Comercio, y así lo dispuso marzo, que aprueba la instrucción y las nuevas posible ser asegurado de una mutua sin ser, al con carácter permanente la regla sexta de la tarifas para la Licencia Fiscal de Actividades Coinstrucción de 13 de mayo de 1958. Esta no su- merciales e Industriales, sólo deroga el decreto mismo tiempo, socio de la misma. Estos aspectos diferenciadores se han venido jección a Licencia Fiscal fue así entendida por el de 15 de diciembre de 1960 y la orden de 6 de consagrando, con mayor o menor intensidad, Tribunal Económico- Administrativo Central (re- junio de 1974, referidas a las tarifas, pero declapor las distintas legislaciones que regulan la ac- solución de 15 de enero de 1963) y por la Direc- rando en su regla primera la vigencia de la ley tividad aseguradora. Así, para no reguladora del citado impuesto, remontarnos excesivamente en el esto es, del texto refundido de 29 de tiempo, podemos hacer referencia diciembre de 1966; de lo cual dedua la ley de Ordenación del Seguro cimos que la situación fiscal mantePrivado de 16 de diciembre de nida desde su publicación continúa No existe ninguna probabilidad de que la política monetaria 1954. Esta ley, que ha estado en plenamente vigente. pueda tener ni siquiera el mínimo efecto sobre el gasto delconvigor por espacio de treinta años, Por último señalar que las nuesumidor mientras continúe sin ser resuelto, y hasta cierto punto señalaba taxativamente en su arvas tarifas aprobadas, que actualisin reconocerse, su conflicto con el mecanismo de creación de tículo 12, apartado 3, que la activizaron su realidad económica y técnecesidades del consumidor y mientras concedamos la máxima dad aseguradora no sería objeto nica a la que deben responder, no importancia a este último. ¿Creen ustedes que estas palabras de industria o lucro para estas entiautoriza la interpretación de consihan sido pronunciadas recientemente por algún político español dades. derar sujetas a las mismas a las de la oposición? ¿Consideran que son un alegato patronal a la La actual ley Ordenadora de 2 mutuas, pese a que se tipifique mireducción del dinero en circulación? ¿Piensan que pertenecen de agosto de 1984, en sus arnuciosamente el gravamen de los al discurso off the record de algún jefe de estudios económitículos 13 y 14, transcribe literalseguros, reaseguros y capitalización. cos de un Banco en la obligación de justificar el encarecimiento mente el mismo epígrafe que acaEn este sentido, y por su intede los tipos de interés? No y mil veces no, que dirían los oradobamos de señalar. Estos preceprés, consignamos el oficio remitido res retóricos. Esa frase es nada menos que de John Kenneth tos, cuyo contenido es por la Delegación de Hacienda de Gálbraith. En el capítulo XV, apartado II, de su obra La sociecontundente y se mantiene invariaMadrid en contestación a una condad opulenta EL prestigioso economista norteamericano dice ble en dos cuerpos legales tan dissulta por Licencia Fiscal de fecha también: Ante todo, la política monetaria se resiente de la latantes y distintos como los señala 11 de agosto de 1986, en donde mentable ausencia de eualquiier efecto oculto. Más sombrío dos, afirman que las sociedades se señala que: las entidades aún es que esta política no tenga ningún contacto directo con la mutuas no son mercantiles. aseguradoras puramente mutuales interacción de precios y salarios. Cualquier medida destinada Hasta 1940 las mutuas gozaron no realizan ninguna actividad mera desanimar la petición de préstamos y la compra se verá autode una exención tributaria absolucantil ni obtienen beneficios que se máticamente enfrentada con el mecanismo de creación de deta. La ley de Reforma Tributaria de deriven directamente de su activimanda del consumidor. (Queda claro, pues, que aquí la polítiese año estableció que las mutuas dad aseguradora de carácter muca monetaria se está empleando para otra cosa. tributarían por la cuota mínima que tuo, y por ello no están sujetas a pagaban las compañías, con indela Licencia Fiscal de Actividades Luis Ignacio PARADA pendencia de sus resultados. Comerciales e Industriales. L LAS MUTUAS DE SEGUROS Y LA FISCALIDAD Tirando a dar ¿HAY QUIEN DE MAS? Panorama internacional Subasta de nueva deuda USA No dejo a veces de pensar que acaso doy netarias velaban en torno de los títulos a renexcesiva cabida en mis comentarios al dólar ta fija para deducir monetariamente concluy a la economía norteamericana. Pero el siones a partir de lo que aquéllos hicieran. caso es que cuando por la parte del uno y de El caso es que la subasta de nuevos títulos la otra no hay cosa que contar, el vacío tede la deuda (norteamericana, por supuesto) mático se hace desolador, porque ocurre que era el único hecho a destacar en el vacío ennada pasa entonces en ninguna parte. torno. Que los inversores japoneses decidan Ayer teníamos el dólar quieto, y en relación licitar o no era la alternativa formulada por con tal quietud, habiendo los habituales de todos; porque de la respuesta que los hechos los meroados financiero- monetarios invertido den a la misma en buena parte depende lo el orden de su atención preferente. Lo normal que haya de pensarse con respecto al dólar es que la especulación y los inversores que en uno u otro sentido. acuden al mercado de instrumentos de finanAnteayer, martes, fue pobre la concurrencia ciación anden vigilando lo que haga el dólar de licitadores a la subasta de certificados a para deducir conclusiones en relación con lo tres años. Mal principio de menú cuando queque pueda ocurrir a los valores de renta fija: daban los dos platos fuertes: la puesta en licicertificados y bonos del Tesoro. Ayer ocurría tación de notas de diez años el miércoles y lo contrario: los habituales de las Bolsas mode bonos a treinta el jueves. Si el dólar llegara en estos días a un tono discreto, abriendo las puertas a la esperanza de la estabilización, quizá los japoneses decidieran acudir. Mientras la duda queda resuelta, poco variable la cotización en e! mercado de rentas fijas, siendo sólo destacable que, por el momento, quedaba contenida la sangría de anteriores jomadas: los viejos valores de la deuda sin avanzar ni retroceder. Algo parecido en Wall Street, porque las acciones industriales y de servicios andan ahora muy pendientes de lo que pasa en el mercado de rentas fijas. Aunque, bien entendido, sin perjuicio para las ventoleras, amplias é imprevisibles, q- ue últimamente son frecuentes en el N. Y. Stock Exchange Jaime JEREZ