Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 7- 5- 87 CULTURA A B C 69 Sáenz Guerrero: Lo más importante en el periodismo es salir a la calle y vivir Este premio justifica mi dedicación exclusiva a la profesión Madrid. Julio Bravo Lo que más le gusta a Horacio Sáenz Guerrero por haber conseguido el premio Mariano de Cavia el segundo que obtiene en su larga y fecunda carrera periodística, es que hay una parte de reconocimiento a la creación literaria. Este galardón me produce una gran satisfacción profesional y humana, y justifica en buena parte toda una vida dedicada al periodismo asegura quien ha sido durante años director de La Vanguardia Horacio Sáenz Guerrero se siente, pocos minutos después de conocer la noticia del premio, muy satisfecho, porque el Mariano de Cavia es el galardón periodístico más importante de España, el de más prestigio. Anteriormente obtuve el premio Efe- e l primero de mi vida- por mi labor periodística a lo largo de los años, pero éste me satisface más porque se premia también la faceta literaria, a la que muchas veces impide salir a la luz la tarea de periodista Esta palabra es un constante estribillo en Sáenz Guerrero la boca de un hombre que lleva ya cuarenta y cinco años de dedicación exclusiva como él dice. Una exclusividad dedicada al periódico con el que ya su nombre está inevitablemente unido: La Vanguardia Un rotativo en el que, según relata, ingresó como meritorio en 1942, y en el que ha sido director durante largos años. De derecho, unos trece o catorce, pero de hecho, casi veinte, porque en la época de Aznar y Echarri, dos directores a quienes tengo mucho cariño, ejercí la dirección prácticamente. No fue, sin embargo, la primera vocación de Sáenz Guerrero la de periodista, una profesión en la que entró en parte obligado por la situación. Mi padre, periodista, murió en 1942. Yo entonces quería hacer Medicina, pero al no tener dinero no me pude permitir el lujo de estudiar, y me dediqué entonces al periodismo Y lo que parecía un camino truncado se convirtió después en un largo y abierto sendero. He vivido y vivo mi profesión al ciento por ciento, hasta el punto de hacer peligrar mi salud, por agotamiento absoluto. Para Sáenz Guerrero, un hombre a quien atraparía la literatura a los nueve años gracias a El paraíso perdido de Milton, y que recreó su imaginación con un buen número de historias y personajes literarios, su mayor impulso fue la curiosidad: Me ha interesado siempre todo lo que pasaba en el mundo afirma. Es, desde la atalaya de su experiencia profesional, un magnífico testigo de la evolución del periodismo en estos últimos años. Hay que precisar que el periodismo, hasta el año 1975, fue muy diferente del que ahora se practica. El que se podía hacer entonces había que vivirlo con entusiasmo y vocación, y fue un aprendizaje, al tiempo que tremendo y terrible, espléndido y hermoso. Ahora es más libre pero menos excitante, no exprimimos tanto la imaginación como entonces- dice, sin que su tono denote, sin embargo, demasiada nostalgia- Al periodismo de ahora, excelente por otro lado, le falta, creo yo, emoción profesional, entusiasmo, dedicación, ese no buscar las horas ni mirar el reloj. Y le encuentro también un cierto grado de frivolidad y una excesiva obsesión por la política. Sin embargo- y matiza esta última apreciación- los periódicos están cambiando poco a poco. Horacio Sáenz Guerrero afirma con rotundidad que lo verdaderamente importante en el periodismo es salir a la calle y vivir. Ahora estamos poco en la calle; es un sarampión inevitable, porque a las jóvenes generaciones que están haciendo ahora los periódicos les falta esa experiencia. Hay demasiada preocupación por los teletipos, por los periódicos extranjeros, por los programas de radio y televisión. Pero pasará pronto Y en un momento en el que lo audiovisual está de moda, Sáenz Guerrero se declara fiel creyente del periodismo escrito. Cada vez es más vigoroso. Y creo en él por que la realidad me lo demuestra; los periódicos están cada vez mejor hechos, y aunque la radio y la televisión les ganan en velocidad, la única fuente para enterarse de lo que pasa en el mundo, y sobre todo por qué pasa, es y seguirá siendo el periódico Francisco Pérez Caramas: Me gusta contar lo que veo Madrid Me he quedado de una pieza, discúlpeme usted, pero estoy temblando y apenas puedo hablar. Este premio es una de las mayores satisfacciones que he recibido en mi vida Emocionado y alegre, Francisco Pérez Caramés respondía así a la llamada de ABC tras la comunicación de que su artículo Bosque de Teixedo, alarma roja había sido galardonado con el premio Luca de Tena Pérez Caramés se confiesa, ante todo y sobre todo, un amante de El Bierzo, región en la que ha pasado la mayor parte de su vida y en la que se dedica a la crianza y elaboración de vinos. Yo- d i c e- tengo el alma viajera y todos los fines de semana me sumerjo en alguna vía poco conocida de la región. Voy andando, claro. Me gusta pararme a hablar con la gente, ver las maravillas románicas que hay por aquí y que están prácticamente olvidadas y recoger plantas; tengo censadas unas cuatro mil distintas, en diapositivas. Recorro sobre todo las zonas de Aneares y Fornela Fue precisamente Fornela el seudónimo que utilizó para presentarse al galardón con un artículo en el que denuncia el peligro en que se encuentra una hermosa zona natural. Durante mis caminatas he pisado lugares en que quizá no había estado nunca antes ningún ser humano y he conocido a gente maravillosa, sabios que a lo mejor no saben leer pero que podrían dar lecciones a cualquiera. Hay, por ejemplo, un hombre de ochenta y seis años que vive sólo en Carracedo de Compludo, pueblo del que es alcalde. Con este anciano he pasado horas inolvidables. El, que está en un lugar incomunicado, piensa que vive en el paraíso y yo también lo creo. Además de la de andarín por los caminos de El Bierzo, recogiendo plantas, consejas y leyendas, Pérez Caramés tiene otra vocación, la periodística, que desahoga en sus artículos habituales en Bierzo 7 y en alguna colaboración esporádica en el Diario de León A mí- explica- me gusta contar lo que veo, no guardarme ninguna de las cosas que descubro. Es algo muy sencillo y elemental. Veo y escribo. Esta actividad me sirve para escapar de los agobios cotidianos, que desaparecen en cuanto me encuentro solo en el monte, en pleno contacto con la Naturaleza. No puedo considerarme un escritor profesional, pero este galardón supone para mí algo muy importante. ALFOMBRAS PERSAS Y ORIENTALES CA Velózquez, 8 DEL 26 DE ABRIL AL 7 DE MAYO Horario: 10 a 21.30 ininterrumpido Inclusive Festivos y Sábados Tarde GRAN EXPOSICIÓN Y VENTA DE HOTEL WELLINGTON Tel. 2754400 Magnífica colección de alfombras recién importadas y excepcionales descuentos en stocks anteriores Certificados de origen y garantía de cambio. Facilidades de pago sin recargo. P Pintor Rosales. 10 Tels. (91) 241 9088- 241 35 76