Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 62- RELIGIÓN -JUEVES 7- 5- 87 Monseñor Oses critica las huelgas de la Sanidad Madrid. Ep El obispo de Huesca y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Sanitaria, monseñor Javier Oses, presentó ayer en rueda de Prensa los objetivos del próximo Día del Enfermo, que se celebrará el 24 de mayo. Durante su intervención, el prelado aragonés se refirió a los recientes conflictos del mundo de la Sanidad en España. Precisó que si bien toda persona tiene derecho a la huelga, este derecho no es homologable en el campo de la salud, ya que hay que evitar añadir nuevos padecimientos a los pacientes que sufren una enfermedad. Puntualizó sobre este mismo asunto que es necesario garantizar la atención y el cuidado al enfermo antes de realizar un planteamiento de huelga en la Sanidad. Este año la Iglesia propone por tercera vez el Día del Enfermo. El objetivo general de esta jornada es el mismo que en las pasadas ediciones: humanizar la asistencia hospitalaria. El lema de este año será: El enfermo, un trato más humano El obispo de Huesca destacó en su intervención que la Iglesia no pretende ser la única que da ese trato humano a los enfermos, pero que, a la vez, esa humanización no debe quedar limitada a la actuación de los profesionales de la Sanidad en los hospitales, sino que debe abarcar al trato con todos los enfermos de la comunidad. Representantes de las Conferencias Episcopales de España y Francia se reunirán hoy y mañana en Madrid para preparar juntos las aportaciones al Sínodo de los laicos y estudiar los problemas comunes a las dos naciones desde el punto de vista eclesiástico. El Coloquio Europeo de Pastoral Obrera dará comienzo en El Escorial el sábado, y en él participarán ciento veinte representantes de doce naciones europeas y de los principales movimientos internacionales obreros. Juan Pablo II beatificará durante su próximo viaje a Polonia a un obispo asesinado por los nazis y a una joven muerta por un soldado soviético que intentó violarla. EDITH STEIN: LOS JUDEO- CRISTIAHQS Edith Stein había nacido un día de Kippour en 1891, y Juan Pablo II la ha comparado a Esther, hija de Israel, cautiva de Babífbnia, cuya súplica ¡Señor, Señor, ven en mi socorro! era recitada por todos los judíos el día del gran perdón. De Esther también el Papa ha recordado que ella vio, en su impotencia aparente, frente a la amenaza del exterminio de los judíos exiliados, el medio de rendir un último servicio a su pueblo. De la misma manera, el Evangelio de la misa de beatificación ha sido el de la samaritana, a quien Cristo dijo: La salud viene de los judíos Cuanto más se multiplicaban en las calles las cruces gamadas- h a dicho el, Papa- más alta se levantaba la cruz de Cristo en la vida de la nueva beatificada. Esta ideología- d i c e- de las cruces gamadas, nacía de un espíritu de locura y de sevicio con un salvajismo crepuscular contra todos aquellos que tenían el coraje de defender a los judíos. ¿A quién se ha beatificado, a una judía o a una cristiana? A una judía cristiana. La mataron porque era judía. En el campo de exterminio ella murió como hija de Israel. Edith Stein, que buscaba desde su juventud apasionadamente la verdad, nutrida en la filosofía de Max Scheler- uno de los autores favoritos de Carol Wojtyla- la encontró leyendo la vida de Santa Teresa; eso la llevó al Carmelo y su judaismo a la muerte. No en vano había tomado el nombre de religiosa de Teresa Benedicta de la Cruz. Entre los que concelebraron la misa de beatificación con el Papa estaba el cardenal Lustigér, arzobispo de París, hebreo de raza, cuya madre fue eliminada en Birkenao. Para los judíos, la beatificación de Edith Stein ha tenido sus reparos. Es verdad que Gerhard Stein, su sobrino, ha dicho que la beatificación de su tía era un monumento espiritual que la Iglesia construía para todos aquellos que murieron en la persecución nazi pero Suzanne Batzdorff, sobrina de Edith Stein, ha criticado la actitud de la Iglesia bajo el Tercer Reich, y declarado: Yo estoy convencida de que ella es una mártir judía entre los seis millones de víctimas judías del holocausto; una entre las cuatro de nuestra familia Y sobre el acto de la beatificación añade: Hubiera sido más feliz si hubiera sido salvada por la Iglesia católica El espíritu que reflejan estas palabras es el que ha impedido la instalación de un Carmelo a las puertas del campo de Auschwitz. La beatificación de Edith Stein tiene mucha significación en las relaciones judeo- cristianas. Es un problema que tiene veinte siglos de vida y que quizá no se resuelva antes del fin de los tiempos. El Papa Juan eliminó de la liturgia católica esa condenación terrible de los judíos como perversos y el Concilio Vaticano II colocó al pueblo judío y al Antiguo Testamento bajo una luz enteramente nueva. La Iglesia de Cristo reconoce que, conforme al misterio salvífico de Dios, ya en los Patriarcas, en Moisés y en los Profetas se encuentran los comienzos de su fe y de su elección. Afirma que todos los cristianos, hijos de Abraham según la fe, están. incluidos en la vocación del mismo Patriarca y que la salvación de la Iglesia está místicamente prefigurada en la salida del pueblo elegido de la tierra de esclavitud. La Iglesia no puede, por tanto, olvidar que ha recibido la revelación del Antiguo Testamento por medio del pueblo con quien Dios se dignó establecer, por su infinita misericordia, la antigua alianza, ni puede olvidar que se nutre de la raíz del buen olivo, en el que han sido injertadas las ramas del olivo silvestre que son los gentiles. Pues la Iglesia cree que Cristo, nuestra paz, reconcilió por la cruz a los judíos y gentiles y que de ambos hizo una sola cosa en sí mismo. Además, la Iglesia tiene siempre ante sus ojos las palabras del apóstol Pablo sobre sus hermanos de sangré, a quienes pertenece la adopción de hijos y la gloria y el testamento y la legislación y el culto y las promesas, y también los padres, y de quienes procede Cristo según la carne (Rom 9, 4- 5) hijo de la Virgen María. Recuerda también que los apóstoles, fundamentos y columnas de la Iglesia, nacieron del pueblo judío, así como muchos de aquellos primeros discípulos que anunciaron al mundo el Evangelio de Cristo. El Antiguo Testamento es el libro o los libros de la expectación del pueblo judío. ¿Expectación de qué? De un Mesías, de un Salvador. Este Salvador fue Jesús, de la estirpe de David, un judío, y judíos fueron los apóstoles, incluido Saulo. Los católicos españoles conocen- conocemos- poco el Nuevo Testamento; el Antiguo apenas nada. Pero todos los cristianos somos como Edith Stein, de alguna manera, judeo- cristianos; así como serán judeo- cristianos los judíos cuando el viejo tronco hebreo, en el que el cristianismo está injertado, esté, nutrido de una sola savia, la savia de Cristo. El endurecimiento parcial que sobrevino a Israel durará hasta que entre la totalidad de los gentiles, y así todo Israel será salvo, como dicen las Escrituras. (Rom 11, 25- 26) Antonio GARRIGUES DIAZ- CAÑABATE España estará presente en la inauguración del Año Mariano Ciudad del Vaticano. Miguel Castellví El Comité organizador ha confirmado a ABC que España estará presente entre las naciones representadas en la transmisión que inaugurará el Año Mariano el próximo 6 de junio. Un santuario español formará parte de los doce santuarios de los cinco continentes que entrarán en el rezo del rosario a nivel mundial, dirigido por el Papa, para iniciar las celebraciones marianas. Este acto será difundido por Global Media. Todas las indicaciones apuntan hacia el Pilar de Zaragoza como el centro mariano español que figurará en la cadena mundial de santuarios. Oficialmente, sin embargo, todavía no se ha confirmado, ya que la Comisión para las Comunicaciones Sociales del Vaticano debe decidir en estos días los doce centros religiosos participantes. FERNANDO VI APARTAMENTOS Y LOCALES COMERCIALES Mies A Teléfono 2 4 4 2 1 70 POR B 1 LITE SU LOCAL O VIVIENDA 1 3 9 9 6 PTAS. MES POR MILLÓN R D P TELEF. 2 3 3 4O O2