Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 A B C INTERNACIONAL Los hispanos, ante la ley Simpson- Rodino JUEVES 7- 5- 87 Satisfacción y cautelas tras la entrada en vigor de la nueva ley de inmigración Varios millones de ilegales pueden acogerse a la amnistía La aplicación de la nueva ley de inmigración norteamericana ha causado satisfacción en centenares de miles de trabajadores hispanos ilegales que podrán así abandonar la clandestinidad, pero se observa con preocupación en México y Centroamérica, ante la eventual repatriación de quienes no pueden acogerse a la amnistía ofrecida por la ley. Nuestros corresponsales en México y Nueva York analizan las dos caras del problema. La segunda minoría del país revaloriza su activo político Francisco de Andrés Para varias Administraciones norteamericanas, el problema de la inmigración ilegal hispana se ha reducido en la práctica al que puede representar el mal tiempo: un fenómeno que existe, pero frente al que poco cabe hacer. Durante cuatro años, el presidente Cárter contempló con desaliento cómo caían, uno tras otro, sus proyectos legislativos en este farragoso terreno. Es más complicado que las conversaciones SALT se le oyó decir en cierta ocasión. Pero la imagen que ofrecía la primera potencia mundial incapaz de controlar sus fronteras imponía, antes o después, una solución como la adoptada ahora con la ley SimpsonRodino. Un proyecto cargado de críticas, que no morirán con su entrada en vigor porque aparentemente parece disgustar a todas las partes en conflicto. A los inmigrantes ilegales recientes, que no podrán acogerse a la amnistía. A sus contratistas, que obtenían pingües beneficios de las precarias condiciones de los trabajadores hispanos. A quienes solicitaban mano más dura. Y a quienes piensan que la nueva burocracia impondrá, en la práctica, discriminación hacia el inmigrante tenga o no sus papeles en regla. Sin atender a los dramas humanos que, sin duda, se producirán en familias cuyos miembros disfrutan de distintas situaciones legales. s illtOMllti Entre las voces de alarma no podía faltar la de las organizaciones hispanas, que durante varios años han luchado por una amnistía más generosa hacia los ilegales Pero la se ve amenazada de deportación. Los encarNueva York. J. M. Carrascal suya ha sido una protesta con la boca chica. gados de aplicar las nuevas normas dicen Estimados entre tres y cinco millones en tos La nueva ley de emigración norteamericana que procurarán hacerlo de manera humaEstados Unidos y en su mayoría procedentes ha entrado en vigor, con alegría para unos, na Pero mientras no haya una provisión esde México y Centroamérica, la amnistía que lágrimas para otros, y sin la confusión que se pecífica para casos como éste no tendrán había temido. No ha habido la estampida pre- más remedio que atenerse a lo mandado, y ofrece la nueva ley de inmigración a los ilegales supondrá para la mitad de ellos la anvista hacia las oficinas de registro. Colas, sí, lo mandado es que quien haya venido deshelada posibilidad de regularizar su situación en la mayoría de ellas, sobre todo en Califor- pués del primero de enero de 1982 no puede y obtener más adelante la plena ciudadanía nia, pero ordenadas y sin mayores proble- acogerse a la amnistía. norteamericana. En términos electorales, dos mas. Nada de ello quita el principal carácter de millones potenciales más de votos para las ¿A qué se ha debido este refreno Inicial, la nueva ley, tan errónea e incluso aviesaarcas de la minoría hispana, la segunda de cuando hay gentes que esperan esta oportu- mente interpretada fuera por los profesionales los Estados Unidos, y llamada a superar a la nidad desde hace muchos años? Posible- del antinorteamericanismo. Estamos ante una negra en la próxima centuria. mente a la cautela que se les ha metido en el ley que abre, no cierra; ante un gesto de gecuerpo a lo largo de ellos, viviendo siempre nerosidad, no de egoísmo; ante una normatiDe los quince millones de hispanos con con el temor de que un funcionario de emi- va que está en el extremo opuesto de cuan- ciudadanía estadounidense, alrededor de gración les pusiera la mano en el hombro y tas se han dado en Europa sobre estatuto de cuatro millones pudieron ejercer su derecho les deportase. Eso de ir precisamente a una extranjería, incluida la española. No hay en al voto en las pasadas elecciones presidenoficina de emigración tiene que meterles mie- ella nada de la xenofobia, más o. menos en- ciales. Un número todavía poco significativo do, y es seguro que bastantes de ellos, por cubierta, que se detecta en aquélla, sino un en el conjunto de la nación. Pero que en virmuchas garantías que les den, quieran ver intento de dar otra oportunidad a millones de tud de su providencial distribución geográfica primero cómo funciona la cosa, no sea una personas de convertirse en norteamericanos. confiere a la minoría hispana un papel clave trampa para echarles el guante. Así que han Incluso una de las principales críticas que se en las votaciones de Texas y California, dos preferido no ser los primeros en aparecer. le han hecho es su largueza: premia al que Estados que suman el 28 por 100 de los voCuando se convenzan de lo contrario es posi- ha venido violando la ley, permaneciendo en tos electorales de una elección presidencial. ble que se produzca la avalancha. Pues los este país sin permiso, mientras no concede la Con un seis por ciento de la población puecálculos son de que hay casi cuatro millones misma oportunidad a los que se han quedado den inclinar fácilmente la balanza en un sentide personas en las condiciones previstas por legalmente. do u otro, en dos territorios donde los demóla nueva ley, que es lógico pensar se acojan cratas y los republicanos mantienen un tradia la amnistía. cional equilibrio de votos. Los nuevos hispano- norteamericanos merHa habido también, como decimos, lágriced a la ley Simpson- Rodino tendrán que esmas. La principal crítica que se hace a la MULTINACIONAL COMPRA perar dieciocho meses para obtener la resinueva ley es que puede deshacer familias: al dencia permanente y con ella la ciudadanía. autorizar quedarse sólo a aquellos que llevan Lo que significa que no podrán ejercer el voto aquí más de cinco años, se da con cierta freEN ZONA CASTELLANA O SIMILAR en las próximas elecciones presidenciales. cuencia el caso de que un hombre cumple Mandar teléfono de contacto al Pero eso hubiera sido pedir demasiado a los esas condiciones, pero se trajo a su mujer Apartado 842. Madrid legisladores anglosajones. después, no cumpliéndolas ésta. Con lo que J O M O.O ARCtA. California, Texas, Nueva York, Florida, Illinois, Nueva Jersey y Nuevo México son los siete Estados norteamericanos con mayor número de habitantes de origen hispano EDIFICIO PARA OFICINAS