Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 A B C ESPECTÁCULOS SÁBADO 2- 5- 87 Crítica de cine Crítica de teatro La playa de los perros de José Fonseca e Costa Producción: Andrea FHms Anomatógrafo. Director: José Fonseca e Costa. Guión: José Fonseca e Costa y Antonio Larreta. Fotografía: Acacio d Almeida. Color. Música: Alberto Iglesias. Principales intérpretes: Assumpta Serna, Patrick Bauchau, Baúl Solnado, Mario Pardo, Seegi Mateu y Carmen Dolores. Duración: Noventa y un minutos. Salas de estreno: Amaya, Tívoli y Vaguada. De coproducción hispanoportuguesa, un filme interesante con una fascinante historia que no llega á cuajar completamente. Patricia Bardi, entre la danza y el teatro Tituló: Chit- Cfiát Texto e interpretación: Patricia Bardi. Salón de Columnas en el Círculo de Bellas Artes. Hacía años, muchos años, que dos cinematografías geográficamente tan cercanas como la lusa y ta española no trabajaban en colaboración, y La playa de los perros puede ser una buena muestra de que la unión es posible, aunque haya que tener en cuenta el subdesarrollo en que se encuentra el llamado séptimo arte en el país vecino, donde se producen muy pocas películas al año, escasean los realizadores de prestigio y el hombre ai que todos reconocen como maestro, Manoel de Oliveira, hace películas inexportables no sólo por su peculiarísima estética, que a unos entusiasma y a otros irrita, sino por su duración, que con frecuencia sobrepasa las cuatro horas. Transcurre la acción del filme en 1960, época en la que la dictadura de Salazar fue especialmente represora a través de la Policía política, PIDE, y se centra en cuatro personajes apiñados en torno a un capitán supuestamente revolucionario y fugitivo, cuyo cadáver sé encuentra en una playa comido por los canes; a partir de cuyo hallazgo un inspector de la Policía ordinaria cree poder llegar a descubrir un crimen político cuando, en realidad, de los que se habrá tratado, antes que otra cosa, es de un complicado crimen pasional. Hay en la manera de hacer que los tiempos- actualidad y pasado- se interfieran cierta confusión, aunque el hilo del relato no. llegue a perderse nunca, y, en este Búsqueda de las formas fronterizas de expresión escénica, el corto programa de teatro- danza organizado en el Círculo de Bellas Artes. Patricia Bardi muestra una forma de bululú muy lejos de nuestro inicial teatro. Nada tiene ni de comedia de noticia ni de comedia de fantasía lo suyo. Es, más bien, un monólogo germinal entre la alalia del origen, el balbuceo de descubrir, por motivación, el uso de la palabra, y el ejercicio final de dicción a ritmo y velocidad, muy empleado en los últimos tiempos por directores geniales que han amanerado así a no pocos actores y a algunas de nuestras actrices consideradas, por eso y otras novedades, eminentes. Menuda, gordita allí donde la espalda pierde su nombre, con carita de chica de barrio londinense o neoyorquino, la actriz es una danzarina pasable y una mima, o figura dé pantomima, discreta. Su espectáculo trata de reflejar mundos de hoy, situaciones actuales. Pero si la expresión por medio de la danza es enigmática, el balbuceo, la monosilabia o la recitación veloz y a ritmo no concretan mucho más. Así, la paciencia del espectador de este nuevo modo de matar un rato es infinita, y cuando al cabo de cincuenta minutos Patricia Bardi nos libera del compromiso de contemplar sus vueltecitas, sus braceos, sus insinuaciones de danza o de comunicación verbal, es aplaudida por agradecimiento. Ha parado a punto. La mecánica de la Bardi tendría que estar puesta al servicio de algo, inserta dentro de un esquema de auténtica acción dramática. Así, cuando se mantiene en levantar la piernecita, inflar un balón y murmurar l m your almighty leader y to pay attention está ex presando dos imposibilidades; la de su tiderazgo y la de la atención, que se abisma, de sus espectadores. Digamos que el acto escénico se queda entre la danza, no ló es realmente, y el teatro hablado, tampoco es eso. Margen de estrechez evidente. Camino de confusión. Experimentalismo que sé cierra en sí mismo 6 á lo sumo aspira a encontrar utilería menor para la expresión dramática entre el ritmo de la expresión espacial y la densidad dé la expresión temporal. O sea, ni danza ni teatro, sino todo lo contrarió. Lorenzo LÓPEZ SANCHO Assumpta Serna sentido, puede decirse que el filme tiene una construcción cuando menos notable, con tendencia a sobresaliente cuando hacia el final- demasiado tarde- se utiliza, para pasar de una época a otra, la figura del inspector convertido en eslabón cronológico como si le hubiera sido dado hallarse en los dos tiempos a la vez. Pero lo que hay de brillante en la construcción del relato no se ve compensado por la deseable pasión en la puesta en escena y la interpretación; Porque La playa de los perros es, sí, un filme inteligente, pero, a la hora de la verdad, sin la sufiente vida. Las relaciones entre el cuarteto protagonista no revelan la tensión a que los personajes tenían que estar sometidos, incluso antes de que lo más secreto de las mismas comenzara a manifestarse. Le falta a la película el grito, le sobra ef susurro. Y, en consecuencia, se establece ¿na disyunción entre lo narrado y la narración misma, que se traduce en imágenes cuidadas, pero sin garra, en un ritmo qüe ¡lejos de ser percutente, como debiera, es innecesariamente moroso, en un punto de vista dístanciador, aunque haya que suponer que voluntariamente, ya que Fonseca e Costa no es un debutante, sino uno de los escasos realizadores portugueses jóvenes con una obra seguida y, salvo error, media docena de títulos en su haber. Assumpta Serna, pese al premio que se le otorgó por su trabajo en La playa de los perros en el reciente IHAGFIC, no acaba de lograr imprimir a su Mena el toque de misterio que el personaje requería, y fuerza su inquietante sonrisa final, mientras Patrick Bauchau, en él capitán, hace dar a su tono de actuación saltos demasiado bruscos. Queda el buen hacer de la veterana Carmen Dolores y la presencia de que siempre, por pequeñas que sean sus intervenciones, hace gala Mario Pardo. El mejor del reparto acaba siendo Raúl Solnado, que da vida al ihspector de la Policía, que, por así decirlo, actúa como maestro de ceremonias César S A N T O S F Q N T E N L A UN AHORRO REDONDO. La nueva lámpara FEE globo de MAZDA, consume la cuarta parte de una bombilla normal, y dura seis veces más. Diríjase ast lámparas y aparatos de ñuminadói MOVILAUTO ESOFEL. Bravo Murillo. 36. Tel. 446 62 50 ravo Múrillo, 63. Tel. 254 99 68 distribuidor Mazda más cercano