Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 ABC LA FIESTA NACIONAL Novena corrida de la feria de Sevilla- SÁBADO 2- 5- 87 Ayer, en las Ventas Litri y Ráfi Camino estuvieron hechos dos tíos En general, buen juego de los novillos de Alvaro Domecq Sevilla. Vicente Zabala, enviado especial Hay que tener mucha casta para ir a los toros por la mañana y por la tarde con un calor del desierto. Doce reses de una vez, casi seguidas, como los railitos del tren, es como para sacar en hombros a todos los aficionados que se chuparon la calurosa mañana (daba el sol en toda la plaza) con un mérito y una afición realmente asombrosa. Menos mal que la corrida mañanera comenzó con un bravísimo novillo de Alvaro Domecq, al que el chiquillo de Litri hizo un faenón. Desde que se abrió de capa con lances apretadísimos, repetidos en un quite con el capote a la espalda, el público no paró de jalearle. Apretadísimos estatuarios, largos y bien rematados naturales, que no pararon de enardecer a los sevillanos, que se le entregaron de principio a fin. Sólo el pésimo manejo de la espada pudo llevarse por delante el triunfo del chaval. Una estocada atravesada, un pinchazo y otra estocada dejaron en vuelta al ruedo lo que debería haber sido de dos orejas. También anduvo espléndido Litri con el capote con su segundo toro. Hacía mucho tiempo que no veíamos un quite por faroles, tan ajustado, con tanto gusto y dominio de la arcaica suerte (mi recuerdo para Juanito Belmonte) Puso la plaza a revienta calderas con la brava y repetidora embestida óe novillo de Alvaro. El de Huelva se hartó de pasárselo por la barriga con una y otra mano, con enorme decisión y no poco temple. No desperdició la buena embestida del toro jerezano, que al final se le fue a las tablas. Allí se dio a las inolvidables evocaciones paternas, que caen muy bien en toda España. Pero mató mal y perdió las dos orejas. Dio la vuelta al ruedo entre grandes ovaciones. Manso fue el quinto, que se entableró. Litri no pudo hacer nada. Lo muleteó porfión al abrigo de los tableros. Mas no era posible estar bien. Le aplaudieron la voluntad. El éxito redondo se le escapó por culpa de la espada en los dos toros anteriores, en los que estuvo extraordinario, dentro de las posibilidades, siempre limitadas, de un novillero. Entretenido comienzo de las novilladas de promoción Madrid. Luis García La festividad def trabajo se aprovechó en las Ventas para iniciar la habitual serie de novilladas sin picadores, en las que intervienen los alumnos más aventajados de la Escuela Taurina de Madrid, que disfrutan la oportunidad de ejercitarse ante el público en competencia con aspirantes de otras Escuelas. Para este primer ancuentro fueron elegidos Joselito Vega y Carlos Neila, de la Escuela de Madrid, y Vicente Pérez, de la de Salamanca. Entusiasmo y decisión mostró el manchego Joselito Vega con el eralito que abrió la función, noblote, alegre en la embestida y flojito de fuerzas. Toreó bien con el capote, preocupado siempre de llevar toreado al becerrote. Con la muleta, también puso de manifiesto su empeño en hacer las cosas reposadamente. Maneja los engaños con cierto gusto, aunque no acaba de despegar del todo los brazos. Mató de un pinchazo y estocada y paseó una oreja en la vuelta al ruedo. Los problemas que presentó el cuarto le desbordaron en algunos momentos, junto a otros en los que acertó a bajar la mano debidamente y dominar la encastada embestida del animal, al que no le hubiera sobrado un picotazo en el caballo. Fácil con el acero, mató al novillo de un hábil espadazo. Le aplaudieron. Vicente Pérez recogió a su primer novillo con lances eficaces, para torear de capa a continuación, exhibiendo buenas maneras. Con la muleta se sabe la papeleta. Está placeado y, además, torea bien, con los brazos sueltos y dejando. siempre la muleta por delante para dar continuidad al trasteo. Como, además, el novillo no se cansó de embestir, el conjunto resultó brillante por la ligazón y las excelentes maneras exhibidas por el novel torero. Dos pinchazos y una estocada dieron paso a una calurosa vuelta al ruedo. Con el quinto, que llegó superior a la muleta, Vicente Pérez volvió a mostrarse seguro en un trasteo enjundioso, en el que hubo muletazos sobre la mano derecha de excelente corte. De nuevo se le resistió la espada, quedando la cosa en una vuelta al ruedo luego de sonar un aviso. Caitos NeHa, en su primero, además de manejar bien el capote, se mostró como un aventajado alumno del segundo tercio. Cuadra en la cara, junta las zapatillas, levanta bien los brazos y sale de las reuniones sin apresuramientos, que también el segundo tercio es pausa y suavidad. El novillo llegó descompuesto a la muleta, por lo que Neíla sólo pudo lucir a ratos. Con la espada estuvo impreciso, dando lugar a que sonara un aviso. Pese a ello, sonaron las palmas. Volvió a mostrar sus buenas cualidades como rehiletero en el sexto novillo, pegajoso y calamochón en la muleta Buenos los ayudados por alto y algún derechazo. Finalizó de una estocada y dio la vuelta al ruedo. Los novillos, de Nicolás Mateos, de Navalmoral de la Mata, mitad y mitad. Tercero, cuarto y sexto, con dificultades. Ficha de la corrida Plaza de toros de la Real Maestranza. Novena corrida de feria. Seis novillos de Alvaro Domecq ¡cuatro bravos, nobles y codiciosos. Quinto y sexto, mansos. Miguel Báez Litri de verde y oro, estocada atravesada, un pinchazo y estocada (vuelta al ruedo) dos pinchazos, pinchazo y media estocada en su segundo (vuelta al ruedo) tres pinchazos y estocada en el quinto (palmas) Rafi Camino, azul y oro, pinchazo y estocada en el segundo (vuelta al ruedo) estocada en el cuarto (ovación, oreja y vuelta al ruedo) estocada en el sexto (ovación) Litri y Camino fueron despedidos con grandes aplausos. muleta abajo, hiriendo por arriba, para salir muy limpio por el costillar. Me pareció de lo más justa la oreja cortada, que paseó por el ruedo entre grandes aclamaciones. El sexto, de Alvaro Domecq no colaboró nada. Rafi se mosto decidido y valiente y lo mató, como los toreros antiguos, por el hoyo de las agujas de un soberbio volapié. Los hijos de los dos famosos maestros, indiscutibles triunfadores de otras épocas del toreo, fueron despedidos con una larga ovación, mientras nosotros abandonábamos la plaza en busca de un teléfono para llevar hasta ustedes el resultado de este festejo mañanero que nos quita el tiempo y la vida, pero que nos presta ilusión de cara al futuro de la fiesta. Ambos chavales, cada cual en su estilo, pueden ser figuras del toreo. De ellos depende hacer el pronóstico realidad. El crítico no se pone delante del toro. Sólo contempla gozoso que pueden seguir el camino que un día les marcaron sus mayores. Muy bien Rafi Camino se encontró en primer lugar con un torito de escasa fuerza, al que entendió superiormente con la muleta. Pases larguísimos y templados, llevando al animal cosido al trapo rojo, con excelente técnica y la cabeza muy torera, heredada del ya canoso maestro, muy despejada, comprendiendo excelentemente al novillo. Mucho me gustó en esta ocasión Rafi. Es la primera vez que le veo torear en la Mestranza. No cabe duda de que el ambiente le inspira. Un pinchazo y una estocada dieron paso a la petición de oreja y la vuelta al ruedo. No fue de los mejores el cuarto de la mañana, pero Rafi, que estaba en vena, anduvo compuesto, inteligente, muy pausado, tranquilo. Y hay que verle con la espada. Se fue detrás del acero con excelente estilo de estoqueador, entrando con rectitud, echando la Corridas de ayer Badajoz Novillos portugueses de Palha, desiguales. Jerezano, oreja en el primero y palmas en el cuarto. Fernando Cepeda, ovación en el segundo y vuelta al ruedo en el quinto. Espartaco Chico, vuelta al ruedo en el único que mató. Su segundo se inutilizó durante el primer tercio. Las Matas Cuatro novillos para rejones, de Sagrario Aguirre. Déme Centenera, ovación en el primero y dos orejas en el cuarto. Ruiz Rosado cortó las dos orejas de cada uno de sus novillos.