Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 2- 5- 87 ABC, Madrid. D. E. ABC 71 Fecsa recibirá 7.984 millones por compensaciones de 1986 Fecsa va a recibir con cargo a las compensaciones eléctricas de 1986 un total de 7.984 millones de pesetas, según la notificación del Ministerio de Industria que han recibido las empresas. Hidroeléctrica del Cantábrico es la empresa que consigue una mejor posición acreedora, al percibir más de 10.700 millones de pesetas. Iberduero deberá pagar al resto de la empresas 18.692 millones, la mayor posición deudora. Por su parte, Hidrola resulta pagadora por 3.719 millones de pesetas. La empresa que preside Iñigo de Oriol ha visto modificado su posición en las futuras compensaciones, tras la compra del 28 por 100 de Vandellós II a Hidruña. Hidrola ha señalado que esta operación se realizó con el conocimiento del Ministerio de Industria, pero que en ningún momento ha recibido recomendación alguna de éste sobre la transferencia de activos, política de dividendos o entrada en el capital de Hidruña a otros socios. Las empresas públicas Enher y Reunidas de Zaragoza deberán pagar 2,040 y 806 millones de pesetas, respectivamente. Unión Eléctrica Fenosa va a recibir 5.024 millones de pesetas y Sevillana de Electricidad 4.479 millones. En total, la cifra de compensaciones movida por el sector durante el pasado año asciende a 27.215 millones de pesetas. Las compensaciones se realizan para salvar la diferencia de coste de generación de energía y la existencia de una tarifa única para todas las empresas y el conjunto de la nación. Estas compensaciones se pagan entre las empresas. Las medidas de política monetaria crean problemas para el sector de la vivienda El futuro de la construcción ya no se ve con tanto optimismo Madrid, Ángel García Moreno Las recientes medidas de política monetaria ha puesto en una situación difícil al sector de la construcción, especialmente de vivienda, muy sensible a la evolución de ios créditos y tipos de interés. Según los constructores, la restricción de créditos y la subida de los intereses decidida por el Gobierno para controlar la inflación va a encarecer los pisos y dificultar a muchos jóvenes y nuevos matrimonios a acceder a una vivienda. La voz de alarma la ha dado la patronal de la construcción SEOPAN en una reciente circular, en la que advierte de los riesgos que tienen para el sector las últimas medidas de política monetaria. Según SEOPAN, el futuro de la actividad constructora no puede contemplarse ahora con la esperanza e ilusión con que se había comenzado el año. La circular resalta que el riesgo de la política monetaria es más elevado en este sector que en otros porque su dilatado período de maduración le hace particularmente dependiente del crédito y especialmente sensible a los tipos de interés. En lo que respecta a la vivienda, señala, esta dependencia es superior y se suma a otras dos circunstancias muy negativas con las que se enfrenta actualmente: la insuficiente revisión del precio de la vivienda protegida y el desmesurado aumento de los precios del suelo. Según José Luis Carreras, jefe del departamento económico de SEOPAN, el endurecimiento de las medidas de política económica encarecerá los créditos necesarios para comprar una vivienda y, por tanto, dificultará su acceso a jóvenes o nuevos matrimonios cuyo sistema de financiación para conseguir un piso depende en gran medida de los créditos. Estas medidas, asegura, confirman que la situación de la vivienda libre empeorará. El jefe del departamento económico de SEOPAN afirma que esta política no se puede separar de la situación particular del sector de la construcción, que trabaja con la amenaza permanente del descontrol de la inflación. En concreto, y según José Luis Carreras, la inflación en este setor está actualmente muy por encima de lo que marca el IPC como consecuencia del precio del suelo, que ha encarecido notablemente los costes. Las consecuencias de esta política monetaria para el acceso a la vivienda, según el técnico de SEOPAN, son claras: menor número de créditos, menor cuantía prestada, mayor carga de amortización y aumento del tipo de interés. Ello sin contar con el propio encarecimiento de la financiación al constructor. Según José Luis Carreras, las consecuencias para el sector serán también la imposibilidad de cumplir los objetivos del Plan Cuatrienal de la Vivienda, que para este año pretendía sustituir vivienda protegida por libre, y el incremento del precio del suelo como consecuencia de la especulación y la entrada de capitales extranjeros, que encuentran así una fórmula segura de aumentar sus beneficios. Para SEOPAN todos estos hechos constituyen también una prueba dolorosamente contundente de la insuficiencia tan absoluta que padecen las comunidades urbanas, a lo que hay que agregar la postura difícilmente comprensible del sector público regateando asignaciones que ya estaban previstas (e incluso prometidas de algún modo) en torno a la concertación social Todos estos hechos obligan, afirma SEOPAN, a que el futuro de la actividad constructora no pueda contemplarse ahora con la esperanza e ilusión con que sé había iniciado 1987, y de ello se va a resenttr todo el país porque nuevamente se sacrifica a una política de resultados inmediatos- la consecución de la calidad y eficiencia que debe adquirir Para Manuel Martí, gerente de la Asociación de Promotores y Constructores de Edificios, ni la situación para el sector era tan optimista a principios de año como se decía ni ahora hay qué pensar que se va a disparar el precio de los pisos. En cualquier caso, su sector, el de la promoción, depende menos que el de construcción de los créditos. Manuel Martí dijo a ABC que todo dependerá de la duración de las medidas de política monetaria. Hay que confiar, indicó, que sean medidas coyunturales, ya que en el fondo el peor enemigo para estos sectores es la inflación. De momento estas medidas y la subida de tipos de interés lo que pueden provocar en su sector es una ralentización hasta esperar una mejor coyuntura para solicitar los créditos. La Federación Europea de Fondos de Pensiones califica de incompleto el proyecto español Madrid. J. G. M. El actual proyecto de ley de fondos de pensiones es incompleto, y sin sentido en algunos casos, en particular referido a los equipos de dirección de las empresas, según ha afirmado el presidente de la Federación Europea de Fondos de Pensiones a la asociación española, en vísperas de que el proyecto sea debatido en las Cortes la próxima semana. Según J. Verlinden, presidente de la Europan Federation for Retirement Provisión, hay ciertas confusiones en el proyecto tanto respecto a los participantes, o suscriptores del plan, como entre los sistemas de pensiones realizados por una compañía o grupo de compañías, en nombre de sus trabajadores, los que constituyen grupos de empleados por su cuenta, y los sistemas individuales. Verlinden opina que se debe considerar esos grupos por separado. Relativo a la cláusula de no discriminación, encuentra que la libertad del empleador de constituir un plan de pensiones para grupos específicos de empleados, se hace imposible si todos los empleados restantes deben tener derecho a participar en ellos. Esta situación, como la que se plantea en el proyecto, no existe, afirma, en país alguno. La inserción de un límite anual de contribución de 750.000 pesetas puede hacer los planes sin sentido dice. Realmente penaliza a los equipos directivos de la compañía, ya que en su caso, con un límite de 750.000 pesetas anuales, hará imposible fundar una pensión adecuada en su retiro. Opina él presidente que si las autoridades quieren establecer un límite, podrían ordenar que los ingresos totales de retiro, incluyendo la pensión de la seguridad social, no exceda del 100, 80 ó 70 por 100 de los ingresos anuales, como ocurre en Bélgica y Gran Bretaña. Otra alternativa es tener un límite de contribuciones, pero en porcentaje de los salarios individuales, sin un máximo absoluto, como es el caso de Francia. Ambos sistemas porcentuales tienen la ventaja además de no discriminar a ningún participante en el plan. Asimismo considera excesiva la presencia de los participantes en la administración y dirección del plan, y se extraña de la inexistencia de reglas de transición de los actuales sistemas de reparto a los de capitalización.