Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 2- 5- 87 NACIONAL ABC 19 Martín Villa: La coalición saltó por los aires por culpa del PDP, no del PL Se da de baja en su partido y afirma que se retira de la política Madrid. Luisa Palma Rodolfo Martín Villa ha hecho en su larga carrera casi todo lo que se puede hacer en política, pero nunca había abandonado una candidatura. Las razones que le han movido a tomar esta decisión a última hora se basan, según explica en esta entrevista concedida a ABC, en el incumplimiento por parte de su partido de la coalición firmada con el PL que le ha hecho imposible defender su postura de unión del centro- derecha. Después de su abandono, Martín Villa se ha planteado incluso si hizo bien en reintegrarme a la vida política en este intento en el que he fracasado Afirma que estuvo en contra del abandono del PDP de la Coalición Popular y que sus esperanzas se cifraban en poder conseguir en Castilla y León parte de esa unión del centro- derecha para contribuir a conseguirla en el futuro a nivel nacional. Su abandono se ha producido, según dice, al ver que ese proyecto era imposible debido a que su propio partido ha hecho que salte por los aires Además de responsabilizar del incumplimiento de un pacto ya firmado a su partido, se muestra dolido por las declaraciones de sus compañeros, por lo que el próximo lunes se dará de baja en el PDP y abandonará sus cargos, cuestión que no hubiera deseado ¿No cree usted que es difícil explicar su retirada a última hora? El. PDP ha dicho que usted adujo como explicación las limitadas expectativas de su partido. -Y o he hecho prácticamente una precampaña por la unión de las fuerzas y la responsabilidad de que la coalición salte por los aires viene de mi propio partido. ¿Puedo hacer otra cosa más que abandonar? La coalición se firma el pasado día veinticuatro y empieza a resquebrajarse cuando el PDP pide que las listas en Segovia no sean de coalición sino las propias. Yo comprendo esa actitud, pero otra cosa es la conveniencia política y sus consecuencias no me permiten dirigir la candidatura. El PL acepta eso si yo doy garantías personales de que los pactos en los demás sitios se iban a cumplir, pero a la vista de los informes que me dan yo concluyo que no puedo darlas. He estado tratando de conseguir la unión desde hace tiempo, pero setenta y dos horas después de firmado el pacto salta por los aires, y ya no se puede intentar otra f ó r m u l a En c u a n t o a las perspectivas, las mías eran ocho o nueve veces mayores que las del partido, pero no hubiera podido explicar electoralmente cómo se hace un pacto que se derrumba en seguida, es una situación esquizofrénica. Con la coalición hubiésemos podido, llevando a personas independientes importantes, lograr en junio una unión y colaborar, al menos postelectoralmente, a la unión del centro- derecha. ción, aunque modesta, en la que yo tenía fe, salta por los aires por mi propio partido. Una cosa es que yo comprenda las actitudes y otra distinta que las tenga que compartir o, como en este caso, protagonizarlas. ¿No cree que, siendo usted partidario de la coordinación, debiera haberse retirado cuando los democristianos abandonaron la Coalición Popular? -Eso, desde luego, me produjo una cierta incomodidad, que estuvo compensada porque pude opinar y votar en contra, pero nada más. Esa fue mi postura y a la hora de la verdad, incluso en una coalición más limitada, han surgido demasiados obstáculos contra mi postura. ¿Cómo puedo tener yo una titularidad en algo que está contra mi postura? Eso suponía un sentimiento de cumplir los compromisos políticos. Yo intenté hacerlo en Castilla y León, donde mucha gente estaba por la coalición, y he colaborado en un proyecto de ideas y personas que se ha ido abajo por mi propio partido. Es muy difícil que ante tal cúmulo de dificultades yo siguiera. ¿Me está dando a entender que se ha visto obligado a escoger esta salida? -Eso es lo que yo opino, entiendo que no tenía otra solución. Cuando la coalición salta por los aires, mi situación política es contraria a lo que he defendido, por lo tanto tenía que tener otro titular. ¿Cómo se explica que se descubra a última hora que no se puede garantizar un pacto firmado dos días antes? -Así fue, de viernes a lunes. Ocurre lo de Segovia y veo que no puedo dar las garan- Martín Villa asegura que estuvo en contra de la ruptura de Coalición Popular y su abandono se debe a la imposibilidad de unir a las fuerzas afines del centro y la derecha tías que me piden. En Segovia quizá faltó coordinación y yo quizá tengo alguna responsabilidad. -E l PDP, y en concreto Osear Alzaga, ha dicho que sí pueden garantizar el pacto y que usted no les explicó cuáles eran los problemas insuperables que daban al traste con el acuerdo. -Muy bien si ellos lo pueden hacer, pero a mí se me pidieron grantías personales y les he dicho cómo lo veía, y por última vez en un almuerzo que tuvimos el jueves. Mis explicaciones pueden satisfacer o no, pero yo lo he explicado al presidente y a los dirigentes del partido. Ellos podrán garantizarlo bien porque son más capaces que yo o porque no les importe dar garantías para incumplirlas al día siguiente. -Algunos dirigentes del PDP dicen que su actitud ha sido poco ética y que lo ha hecho para buscar una salida personal. -Y o no he desatado la polémica y no quería entrar en ella, pero después de algunas declaraciones de gente de mi propio partido no he tenido más remedio que hablar. El ser objeto de semejantes críticas me lleva a dar por concluidas mis vinculaciones con el PDP. El lunes me dirigiré por carta al partido solicitando mi baja. Yo pensaba quedarme y ni siquiera pensaba dimitir como presidente regional del partido, pero esta es una situación en que considero que no debo eludir mis responsabilidades. ¿Tiene intención de militar en otro partido o de retirarse? -No, no voy a militar en otro partido. Una de las cosas que me han causado amargura han sido los comentarios de que yo era parte de una maniobra política para hacer imposible la candidatura del PDP. No pienso ir a otro partido o formar parte de otra candidatura, mi decisión está tomada en conciencia, y hoy me encuentro en una situación que podría ser de apartamiento definitivo de la vida política. ¿Decepcionado, entonces? -Más que decepcionado, con amargura. Me ha afectado bastante, y más que el haber sido candidato el no salir adelante. ¿Le ha hecho alguna oferta el CDS? -No, y no sólo no creo que me la hagan sino que no es verdad que yo haya intentado contactos. ¿Qué le parece el que el PDP oficialmente culpe a Gabriel Cisneros de que revocó el pacto sin consentimiento y de acuerdo con usted? Dicen, además, que usted actuó al margen de los órganos del PDP. -Eso entra en el terreno de la infamia. Lo que yo he dicho es la verdad, y también lo han dicho así los miembros del PL. Sobre la verdad de los hechos sólo hay una versión, y esto es que no se rompe por el PL sino por el PDP. Barajas: la última reunión Madrid. L. P. Las esperanzas de que el pacto PDPPL en Castilla- León pudiera salvarse, tras la ruptura el pasado lunes, se esfumaron el jueves por la mañana en una reunión matutina, de aproximadamente una hora, que mantuvieron Rodolfo Martín Villa, Osear Alzaga, José Antonio Segurado (que se iba a Mallorca) y Antonio Jiménez Blanco en un escenario un tanto inhabitual: el aeropuerto de Barajas. Para mí- comentó Martín Villa- allí quedó claro que no se podían arreglar las cosas. Después, Osear mandó una carta a Jiménez Blanco donde describía una reunión que no tiene nada que ver con la realidad. Alzaga pedía al PL en su misiva que siguiera con el pacto y que su partido lo garantizaba. Desde el miércoles- dijo Martín Villa- se veía que no podía ser; intentamos reconstruirlo, pero el jueves las esperanzas desaparecieron. Defendí la coalición ¿Se arrepiente de haber figurado como candidato por el PDP? -Y o creo que darle a la movióla es un deporte que puede ser divertido pero no es útil. Estoy incluso pensando si hice bien en reintegrarme a la vida política en este intento en el que he fracasado. El proyecto hubiera podido servir muy bien como presencia política en la región y hubiera colaborado bien a la realidad en la política española. Sin embargo, la coali-