Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 2- 5- 87 OPINIÓN ZIGZAG El recuadro- A B C 13 üropa Profesores, académicos e intelectuales de toda condición se quejan del evidente deterioro que el idioma, nuestro idioma, sufre con el tratamiento que se da al lenguaje escrito y hablado de los medios de comunicación. Y parece que los españoles situados en las alturas del sistema político deberían dar ejemplo en sus públicas manifestaciones, cuidando especialmente tanto las palabras como su correcta pronunciación. Anteanoche, en el debate que Victoria Prego modera en TVE, don Fernando Moran se cansó de decir Uropa y uropeo Lamentable descuido en quien ha representado internacionalmente a nuestro país como ministro de Asuntos Exteriores y aspira ahora a representarle en el Parlamento Europeo. como están en Vasconia, requiere poco menos que la moral y el valor del Rambo de celuloide. Otros vascos como Luis Olarra han hecho y están en ese mismo camino que García Damborenea, sin callar nada de lo que los terroristas deben oír y sin hurtar el bulto sobre esa trinchera en que se ha convertido la convivencia dentro del País Vasco; por causa de ETA, con sus cómplices y con sus conmilitones, con sus cotizantes y sus secuaces. POETAS DE SEVILLANAS T ODA Sevilla, media Humanidad y parte de la otra media, anónimos poetas de Sevilla, está cantando hoy vuestras coplas. En la estética del clavel que me diste, todo el año os lanzo pullas como os las lanzaba el otro día ese hermano mayor de vuestra cofradía que es El Pali, que no tiene la medalla del Rocío al cuello, sino que es la vara dorada, que la l l e v a por dentro de la camisa. Todo el año, poetas, me meto con vuestras sevillanas. Por su extemporaneidad. Pero ahora es cuando hay que oírlas. Ahora es cuando el pueblo canta la coplas que no son ya vuestras, sino del pueblo, y os lo digo como el mejor elogio, Aurelio, Paulino, Oliva, Melado... seguidillas por lo bajini y a lo divino, para despistar. Mírala cara a cara, que es ¡a primera... ¿Habéis visto a una mujer casada, bailando esta letra con un hombre que no es el suyo? ¿La habéis visto, poetas que escribisteis esta letra, esta letra es de todos vosotros: la habéis visto, cómo mueve los brazos, y cómo entorna los ojos, y cómo contonea el f 7 talle, y cómo pone la pierna? Theletussa en todo su esplendor no tuvo nunca un pedestal de espumas como levantáis en el aibero tálamos prohibidos con el requiebro de vuestras letras... ¿Y los habéis visto a ellos? El cuello sudoroso, la copa en la mano, la voz enronquecida, los ojos nublados, cuando de repente descubren la belleza de la mujer, y se sienten jóvenes, y creen de nuevo en el amor. Ay, amores prohibidos de las trastiendas de Sevilla, ay, mujeres valientes que a los hombres cautiváis... Pero para que se produzca este milagro del fugaz amor prohibido que nunca saldrá de ¡a feria, tiene que venir el milagro de Jerez y tiene que producirse el milagro de Sevilla. El milagro de Jerez es el vino. Jerez sabe que está justo en la mitad del mundo. El mundo se divide en dos grandes partes: Sevilla y Cádiz. Y en medio está Jerez. Por eso es Jerez de la Frontera. De la frontera entre ambos dos mundos. Jerez manda el vino exacto. Exacto de color, exacto de temperatura, exacto de sabor, exacto de juventud. Todos nos hacemos jóvenes en feria porque, dioses, Jerez nos transmite la juventud del vino nuevo. Y la juventud nos da el amor. Amor de coplas. Es el milagro de Sevilla. El milagro de los anónimos autores de sus sevillanas. Se han subido a la Giralda, han visto la otra parte c; ei mundo y han columbrado amor de la primavera. Por eso el pueblo ha hecho suyas las viejas coplas nuevas, al compás exacto del prohibido amor imposible de las trastiendas, mírala cara a cara que es ¡a primera... Antonio BURGOS Profesionalidad La estampa mendicante que adorna las ciudades españolas es en parte una falacia: sus protagonistas son, en no pocos casos, profesionales. Zonas de alto consumo, tránsito o aglomeraciones son los lugares favoritos de la mendicidad organizada, además de las estaciones, aeropuertos y complejos comerciales. En Bilbao, por ejemplo, piden ordinariamente 120 mendigos con unos ingresos diarios que oscilan entre las dos mil y tres mil pese. tas. Está visto que de la época del trabajo especializado no se escapa ni la red más desafortunada: para fingir grandes tragedias en la calle también se exigen unos mínimos de profesionalidad. Limpieza ¿Por qué el Ayuntamiento de Madrid no ejerce su autoridad sancionadora en cuestiones de limpieza? ¿Por qué permite que los cubos de basura de algunos edificios permanezcan todo el día y la noche en la calle? ¿Por qué autoriza que grandes contenedores, para uso exclusivo de los servicios de limpieza, afeen nuestras calles? ¿Por qué no se arreglan las numerosas pápele ras deterioradas que dejan caer los desperdicios que los paseantes depositan en ellas? ¿Por qué no cumple las normas de limpieza en los servicios de transporte municipales? Amas de casa Ramón González Cid es el cura párroco de Mones- Petin (Orense) que ha decidido solicitar el ingreso en la Asociación de Amas de Casa de la localidad. Adujo como razón el hecho de vivir solo y realizar él mismo la totalidad de las tareas domésticas que su casa requiere. Fue admitido de inmediato y por lo pronto ha prometido asistir a cuantas reuniones de la Asociación se organicen, absteniéndose- eso s í- de participar en actividades femeninas o feministas. OVIDIO Ramborenea Cantó las cuarenta ayer una vez más. Las cantó a los terroristas de ETA y a sus conmilitones. Ricardo García Damborenea reiteraba así su valor cívico y su valor físico al señalar a los agentes del terror. Y hacer las cosas así, estando las cosas Emgkce d día con Tarifas de suscripción Madrid 2.325,6.480,12.460, ABC. 23.870, Mes Ptas. Trimestre Ras. Semestre Ptas. Anual Ptas. Hágase susaiptor de De aquí vuestra grandeza de estos días. Ahora es cuando hay que oírlas. ¿Veríais lógico que ahora pusiera uno la radio y saliera Amargura en la una y Aguas en la otra, y Hermanos Costaleros de Abel Moreno en la de más allá? Bueno, letristas de las sevillanas, pues eso es lo que tenemos contra vosotros algunos sevillanos: que, hijos, nos hacéis pasar toda la cuaresma no con torrijas, sino con sevillanas, y toda la Semana Santa no con el miserere y las marchas del maestro Pantión, sino con vuestras coplas de amor y de arte. Pero ahora debemos gozar vuestras letras. Ahora debemos gozar vuestra enorme capacidad de evocación, de sentimiento. No sé, poetas de las sevillanas, si lo habéis pensado, si os lo habéis preguntado. ¿Cuánta gente se enamorará estos días con vuestras coplas? ¿Habéis visto que vuestras coplas están escritas a la medida exacta de la voluptuosidad de unos brazos de mujer aprisionando el aire con esa luz única que es el color aibero que las lonas le dan a las trastiendas? Coplas de amor confesado, coplas de amores prohibidos. Coplas de pecado, ¿por qué en Sevilla habrá tanto arte en estas fechas para el pecado? Id y preguntadlo a Santa Teresa, que también escribía sus