Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A La derecha, Isfa do Santa Clara- (San Sebastian) -Sobre estas lineas y a La izquierda, n Embarcadero- íFuenlerrabfa) a La derecha, -Casas de Pasajes de San Juan- -Abajo, a la izquierda, -Puente en o t o ñ o- v a la derecha, -Casas de Pasait s de San J u a n- Estas y otras muctias obras se exponen en ta galer a Barquillo, de Ta Caja de Madrid de Pi lur i Juvenil áe Guipúzcoa, lo que le permitió cuncurrir a a Exposición NacioDal. lo que le anima a viajar a P J Í I S en donde fija 5 U reiidcncia duranre un aerto t i e m p o en d que se dedica apasion ftamente i estudio de Jos imprciionisuis. Las obras de Monet, Renoif, Pisiarro. Sisley. CéMmJL, D c g ú M ü n c l GuiUnu m i n y t o r í s o t abTcn un nuevo horiíonie a su pintura: t m grises y lf s ceden el paso n Jos colores puros, el detalle pierde su imporlíincia ante la aparente esponlanddad de un nuevo concept o e n e l que i m p o r t a mus la emocii. in iransmiltda que el riguroso perfil ¿c los pai 4 j cs. La muerte de Jesús Olasagasti, el 5 de agosto de 1935 coinddió casi can el primer éxito de María Pilar en la Exposición de Zaragoza. La muerte del maestro y el amigo (ue un duro golpe para La joven artista, que se vio privada de su ayuda y su consejo en un momenlo clave p- ira sU formadón p o s i c r i o r i q u i a p o r eso a s u vuelta de París, de donde regresa seducida por el impresionismo, se loma una larga temporada de reposo, en la que bu ca de nuevo sus raices en los óleos de los grandes pintores de su tierra, los pescadores vascos tas c e n a s campestres, y los sabios retratos de Ólasagasti, las maternidades, los remeros y los puertos de TC llaeehe. Id obra de Asensio Marliarena, 1 de Ju. in de Aranoa, la de Femando de Amárica o Jenaro de U m i t i a le ayudará a encontrarse a si misma, a Ubcfarse del encanto dulzón de los impresionistas Ikiutcscs y ii ujiíilíbrüí el colorido de su pateta. Tras esta etapa, Maria Pilar P í r e i Ochoa srr ya para siempre una pintora de la escuela vasca. Durante un largo periodo, María Pilar ha estado ausente de Las sala de exposidoncs, trabajando en u estudio i: n el dificil aríe del reíjato, lo cual no le ha impedido estar presente en distiniiji certamencs nacionales y obtener importantes distinciones en La Coruña, en Zaragoza, en Vitoria y en su propia ciudad. Tras estos afios de aparente inactividad presenta ahora, en la Sala de Exposiciones de la Caja de Ahorros de Madrid, una completa üsp jción que abarcii no sólo sus conocidos paisajes, sino también unos esplendidos lieníos de flores y una muestra de su personalisima manera de entender el retratoMario AriTOLlN 59