Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HUMOR AL LORO La columna de Isidoro Por Isidoro U i LA NATURALEZA Dos cosas me admiran: la fnlefigenda de las bestias y Ja bestialidad de los nombres T Bemard- OLa mayor feliddad de los monos sería que se compruebe que Adán fue el primer humbn. -O- ¿No piensan ustedes que es maravillosa Ja forma en que el pollito sale del cascarón? -S I pero más maravilloso es pensar en cómo íc mete en ÚL- OEl hombre es la obra maestra de la la creación; ¿pero quién dice eso? tJberl Hoblart- O- Palabra de h o r r o r EJ hombre puede hacer un cohete espadal. pero no puede hacer una mosca. -ONo beba agua: los peces copulan aJií. -OHI diluvio no dio buen resultado: quedó cJ hombre, H. Becque- OEl hombre es el único animal que se avergüenza de mostrarse desnudo. -Oü n a gallma es solamente la manera que Tiene un huevo para hacer otro huevo. Samvel Biitítr YO COMPRE EL VAN GOGH H A p a d o ya d íicmpo lufrcicnio. Lo he meditado bien y CTco que los hisloriadorts deben o noetr la verdad. No puedo segmr ivniJtándolo: vo fui quien compró en IJ subasEa londmenfíe de Cnrisiie i, por más de 5- IMM millones de péselas, el cuadro- Lo giiauíles de Vincení vzn Gíigh. Lo anundo, pues, lormalmenfe: yo sov el auténiico compmdoi del cuadro, palabra de horror. Actaro. además, que aver remili und ÍHAÍ con esla confesión A toóoi los medios mtormarivos. No quiero que nadie me acuse dtí halvr dado la primid a al ABC por (rabajar en d Es una larga hbEOTia. pero la resumifi De- Tcndo de franceses piovenzales. Mi bjvibuclo se llamaba Ipnacc Tourrges y vivía en Arles, AUt. modestia aparte, le nía una pbnTación de gl a lles. porque le s l a b a mucho comei pipa -Mira, ahi va El Pip a dcddn ús aitc iinas al verlo posar, Ib: i a su propiedad, se sentaba junto a Jos girasoles y a Í st: lo pagaba prpa. Pi; ro un día paredó por aJIJ un extraño mdt iduo- y a íes adelanto que era Van Goph- -y se puso a pintar tan febrilmente los calorcc girasoles preleridos de mi bisabuelo que se te quedó b cabeza pelirroja. Mi bisabuelo, que amaba la soledad, se hartó de su presencia y le dijo un día: -iFucfa. usted aqui no pinta nada! Pero Van Liogh. que era uh reCvIde. no quería dejar de pintar ni marchane del campo de los Tourrepcs. y mi bisabuelo cada c le chillaba ma Entonces Van Gogh. que odiaba Wn ruidos v quena concentniíu en la piniura. se corlo una oreja para no oirle más. Asi pudo icrmin r el cuadro, v a mi bisabuelo Ee dio tanta rabia que se cumió los girasoles, CÍcvJe aquel momento- e n e r o de I8 H 9 Li obsesión de la familia Tourribgcs luc recuperar los girasoles, aunque estuviesen sólo pintados, ya que mi bisabue J había perdido los plantados. MJs abuelos y mis padres, que eran todos franceses, no enconir rotí nunca, sin embargo, la forma du panar el dinero suñdenle para comprar el cuadio de Van Go h. Y asi pasó el tiempo, hasta que unos amifus de Huesca les dijeron que la mejor manera de bacLT fortuna era venir a E 3 aña a escribir artículos en los periódicos. Como eílos tílo sabían el francoi- v ctm deje arlesian i) viajaron a LJue Cj para que alli nadula yo, que me apellidé Torrijos. en lugar de Tourrges, a fin de que nadie sospechase mis inlendoncs de recuperar los girasoles de mi antepasado. C r e d estudiif- Nada más licenciarme en la Facultad de las Ciendas de la Informad ó n póseme a escribir artículos literarias, y así. en muy pocw, años, he conseguido tos 3, UU (1 millones de péselas que necesitaba paia comprar el cuadro, Y hoy puedo decir con o r i l l o que he reseatado la honra familiar. Después de recortar los catorce pimsi les m uno. ios be pueblo en un iarrón sobre ta lumba de mi bisabuelo Tourreges. en Arle Y si jtgún estudioso lo duda, sólo tiene que ir allí y compiobario. Ignacio TORRIJOS -OEJ hombre: un milímetro por endma del mono cuando no un centímetro por debajo del cerdo. Pkt B a n -OSalve árboles: cómase un castor- OEl hombíc es el único error de ¡t Naturaleza, W. S. Gilbtn- O- D o n Isidoro, ¿cómo se podría asegurar Ja Vida en b Tierra? -Eliminando al hombre. 31