Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AL LORO HUMOR LOS SUFRIDORES M U C H O S c quejan de que Todo se está politizando. ¡Naturalmente! Si queicniíft que el país funcione resulta imprescindibk! uc los poliiicus empiecen a uncionaT de una vez y a única orma de conw- -guirlo es politizar las cosas para qup no puedati domiiT a stesta. Q u i e n papa cJ p a t o c o m o siempre, es el pcnodisía. Detective de la actualidad, el periodisía busca la nolida y la con í c n o Pero... ¿qué es la noticia? Los cTando? ti cnicos de la información coliman que si un perro mucnJc a un hi mbre no es noticia, puc pueden enfad a r a la Sociedades Prolcctoras de Animales, tan suceptiH c s en lo r e f e í c n i c sobre el l í a l o que se da a los perros. La n o i i c i a es q u e u n h o m b r e muerda a un perro, con el lin óc que ihs citadas Sociedades Pro lectoras de AnimaJcs puedan hablar de la barbarie hucoaaa. ActualmenteH debido a La polilizadón, hay que i n v c s l i r si el hombre ouc moídid al perro es de dciechas, lo que divagar sobre el oscuraniismo rcacQonario la Inquisiartn. O de i z q u i e r d a s eu cuyo ca o puede afirmarse que G o r b a ehov no es tan pacifieo como parece v que la cisili? ad 6 n ocndenial uguc cí land en peligro. Con la llegada de b primavera, el panoiama de noiiiH- rs es amplia ble. Püsibílila hübtar s m ebré pajarilos y basta come mar el milagro del amor gracias al cual una ciudad ma ha conseguido Icner quinTiHízos. Siempre que se añada, naturaímenl e que esos pajaritos eMaban algo pachuchos por culpa do la c o n t a m i n a c i ó n aimosi ¿rica y QUe los quiniillifos decidieron aedarar c en huelga le hambre mientras no dimita el mJnisiro don Julián Ciarcia Vareas. Hav que relacionarlo l o d o con la política para que la ciudadanía no acabe t i r a n d o los periódicos al cesto de los papeles cual SI se tratase de enmiendas presentadas a las Cortes por cualquier p a r t i d o que no sea el PSOE, A consecuencia de c s i o luego vienen los de siempre diciendo que Jos period i s t a s no hacemos más q u e crear pesimismos diarios y- dramatizar la siiuadón. jQue se pongan a artículos esos opltmisias de nómina a ver quf les sale, caramba! Los periodLstas son los sufridores ác la época actual. V es que las noticias polínicas, reconozcámoslo, no siempre pueden ser amenas, pues estamos en plena crisis inlemacional por culp; de Rundid Kc; igan. que ahora tiene peor h u m o r que n u n c i pues este atko no le han dado ningún Osear. ¡Y eso le duele... Evaristo ACEVEOO Historias del más acá LA METAMORFOSIS T O D O S conocemos el relato de Kafka que nos describe el h o r r o r que sufrió Gregorio Samsa al desp e r t a r una m a ñ a n a tras un sueño mUanquilo. convertido en un monstruoso insecto. Comprendo su h o n o r pero el h o r r o r que y o he í e n l í d o esta mañana, al despertar lambi fn después de un sueño i n Tranquilo, es superior al d e l desdichjdii G re gimo. Me he levantado con una angustia in 6 Jita en m i biografía, pródiga en angustias, me he dirigido al baño y csiupcfacvo. al verme reflciado en el espejo, me he visto convertido en mí mismo. No poília creerlo. ¿Ou ¿me había pasado? Me acerquil al espejo. No soñaba, no. Era y o prrn mi r m f m era de una vulgaridad cstremecedora. Estaba encanecido, viejo, sin brillo en la mirada; rni piel resbalaba hacia la tierra Jándome una exErcsión de cansancio que yo no dhin advertido anteriormente. Q u i s e p a l p a r m e los b f c c p s p i r o sólo toqué un hueso apeñas cubierto por un pellejo oesfallecido. Lo mismo sentt cuando palpé mis muslosMe desnudé y n 3 e mif ¿de espaldas. El espejo fue ínmiserioírdc conmigo. M e quedé ater r a d o M i s g l ú t e o s parecían m o j a m a una mojama blanda cruzada con higos secos, Y a í el cuerpo entero. M i mujer y mis hijas, al verme, no d i j e r o n nada lo que aumentó m i angustia. ¿Luego yo era así, tenia ese aspecto desde hacia algún tiempo? ¡Q u i z año 5 ¡j Y yo no lo haWa advertido hasta entonces! ¡Sanio Dios! -exclamé para mis adentrtís. como exclamó Gregorio Samsa cuarHkr vio sus pamas de insecto agitarse en el aite de su diuiuiímíu. Me dirigí como siempre a la oficina pero durante Iodo el viaje fui llorando desesperadamente. CHUHY CHUMEZ 2