Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 A B C OPINIÓN Panorama COHO HAN SÍDO riÁBfl S E N E L Í 6 í T DOMINGO 26- 4- 87 LAS NIEVES DEL TIEMPO UE veinte años no es nada decía Carlos Gardel, y ahora lo repite Amaya Uranga, en una nueva, sutil versión del clásico Volver. Ya saben: Las nieves del tiempo platearon mi sien. Veinte años. ¿Dónde estábamos hace veinte años? Hay otra canción, en el disco de Amaya, que es traducción del primer Serrat: Palabras de amor Sí, algunos tal vez estuviéramos tarareando esa misma letra: Palabras de amor, sencillas y tiernas... A los quince años, no se sabe más. El primer amor. Siempre se vuelve al primer amor. Los viejos veranos, los primeros turistas, que venían como ahora: sin un real en el bolsillo. Sol, playa, bikini, como el bikini de Úrsula Andress en 007 contra el doctor No, y al atadecer sentarse en la terraza de un bar con música, frente a las aguas mansas de nuestras costas, beber zumo de álbaricoque con Chartreuse; los más sofisticados, con Benedictine, bailar sueltos, gozosos, retozones, en una discoteca, Coney island, babe, ti, titi, tititi, ti... España seguía siendo diferente. Y la voz cascada, romántica, empalagosa de Adamo, otro que también ha vuelto. Q Planetario Entonces los turistas ya eran pobres, aunque venían de países nórdicos, ricos, esplendorosos, donde ataban los perros con longanizas. Recuerdo los primeros suecos que nos llegaron, hace casi treinta años. Traían camisas floreadas, pantalón corto, ancho, como de safan. En casa no se atreverían a vestir así decía mi padre. Y probablemente tenía razón. Las primeras divisas, los primeros rótulos en inglés y alemán. Las suecas viejas, flacas, arrugadas, que reían a mandíbula batiente al oír cantar a un latín lover empedernido, ya caduco, gordo y bonachón: Yo adivino el parpadeo de las luces que a lo lejos van marcando mi retorno... Lo cantaba Sarita Montiel en El último cuplé. Escotada, insinuante, ojos y labios pintados en la portada de un disco sencillo aunque entonces todavía no se llamaban así. Las estrellas parpadeaban, efectivamente, al anochecer; había el mismo rumor de guitarras, menos estridente, eso sí, el mismo repique de castañuelas y la falda colorada de las bailaoras, llena de puntillas y enaguas, parecía ya roja clavellina. Hoy veo los rebaños que nos traen las agencias: jovencitas de falda corta, de bañador casi inexistente, ancianos yertos de frío en busca de nuestro mítico sol, parejas con hijos, recién casados que vienen a dejar aquí su cansancio, su hastío de una vida cronometrada, monótona. Les veo detenerse ante el quiosco de los helados, la tienda de souvenirs, recontar una vez más sus monedas... Sí, el presupuesto les alcanza para el refresco, aunque no para un par de zapatos, porque... Porque también los turistas siguen siendo pobres. Pau FANER APRENDER, QUE LUEGO ES TARDE E PARTICULAR VENDE EDIFICIO Al lado de la Puerta del Sol, de siete plantas de 160 m 2 cada una, buena edificación. 200.000.000 pesetas. Teléf. 441 92 22. Abstenerse agencias N las tenaces molleras de los cabeza de huevo del centro y la derecha nacional, parece que empieza a penetrar lentamente la idea de que la Alcaldía de Madrid va a estar para ello más verde que las uvas para la zorra de la fábula, si persisten en presentar candidaturas de enanitos en ese país de Brobdingnag que es, para ellos, el PSOE, donde hasta don Juan Barranco tiene. talla de gigante. Lamentablemente, esa luminosa noción de la realidad llega un poco tarde. Ya no van a tener tiempo para subir el escalón siguiente: concertarse todos en un solo candidato, que por el solo hecho de ser único, alcanzaría la estatura imprescindible para no ser aplastado de un descuidado pisotón por el candidato, también único, de los socialistas. Lo peor de las terquedades es que hacen perder mucho tiempo. No se sabe cuántas semanas o meses harán falta para que el claro mensaje iinificador de Marcelino Oreja, hace un par de semanas en la Casa de ABC, fructifique en los minifundios políticos del llamado centro- derecha. No hay que sorprenderse, pues, de que un hombre de empresa tan inteligente y activo como lo es el señor Mendoza, presidente del Real Madrid, haya llegado a la conclusión de que al estadio Santiago Bernabéu hay que meterlo entre rejas. Por lo menos en la grada sur. Llevaban varios años los gamberros ultrasureños revolviéndole las melenas al viejo león blanco. Sólo ahora, cuando Jos deplorables miniacontecimientos del partido perdido, aunque ganado con el Bayern, ciernen sobre el ya muy lejano campeón de Europa la amenaza de graves sanciones internacionales. A los ultrasur lo mismo que a la floración de minicandidaturas a la Alcaldía de Madrid, había que haberlos segado en sus comienzos. No otra cosa hacen los buenos labradores con la cizaña cuando aparece en sus sembrados. La pereza en el planteo de los problemas es causa de tardíos dolores de cabeza, cuando los males tienen mal remedio. Consuélenos un poquito, aunque hallar consuelo en males ajenos sea consuelo de bobos, saber que ahora, quince años después de haber reconstruido el famoso estadio Pare des Princes en el momento optimista del presidente Pompidou, los dos clubes parisienses que lo comparten, se dan cuenta de que el estadio de Saint Cloud es ruinoso. Uno recuerda aquella primera final de la Copa de Europa que el Real ganó al Stade de Reims por cuatro a tres. Entonces, el viejo estadio- velódromo ganaba dinero. Ahora, en un París mucho mayor, lo pierde. No pasa eso, por suerte, en el Bernabéu, pero ahora ya se piensa en ponerle redes de pescar, a ver si en ella caen los ultrasur Redes tardías. Desestimientos electorales tardíos, además de indecisos. Dicen que perdiendo se aprende. Puede que sea verdad, pero convendría buscar el remedio para aprender antes de perder. Que luego es tarde. Lorenzo LÓPEZ SANCHO CRISTINA Mi HERRAIZ OBESIDAD CÉLÜLITIS Sistema Exclusivo Registrado Espronceda, 17 (Ríos Rosas) 15 Años de Prestigio Narváez, 6 Guzmán el Bueno, 22 Tél. 2443237