Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 A B C CULTURA SÁBADO 25- 4- 87 Julio Caro Baroja expone en Toledo sus experiencias en elmundo musulmán Amplia participación en las Jornadas de Cultura Islámica Toledo. Luis Moreno Nieto Ante los participantes en las Jornadas de Cultura Islámica congregados en el palacio de Benacazón, el antropólogo y académico Julio Caro Baroja evocó las investigaciones que realizó hace treinta y cinco años en el norte de África, cuando fue requerido por el Gobierno español para estudiar la zona septentrional de Marruecos y llegó a Tetuán con el bagaje de un breve vocabulario árabe que hubo de ir incrementando sobre la marcha. En esas condiciones, Caro se enfrentó con el reto de estudiar la estructura social de la ciudad, sus técnicas y sus organizaciones jurídicas. El mundo del Tetuán de entonces- -dijo- -con sus vendedores ambulantes, sus juglares en el mercado, su ambiente fascinante, evocaba el de una ciudad medieval. No era raro escuchar en la calle vocablos del castellano antiguo, sus fiestas coincidían en parte con las fiestas populares españolas y sus organizaciones laborales eran muy parecidas a los gremios de nuestro Julio Caro Baroja país. De este mundo pequeño pero variadísimo que bullía frente a la costa española pasó Julio Caro Baroja ai Sahara occidental para estudiar a una población diseminada en un territorio igual en superficie a las cuatro quintas partes de España e integrada por unos cuantos millares de nómadas que vivían con sus rebaños de cabras, ovejas y camellos, desplazándose continuamente en busca de pastos hasta recorrer quinientos kilómetros cada año. Ellos- explicó el antropólogo- se llamaban hijos de la nube, no hijos de la tierra, porque la nube, es decir, la lluvia, era lo que condicionaba su existencia. Evocó Julio Caro Baroja sus entrevistas con los jeques del desierto, dotados de una memoria prodigiosa capaz de remontar su propia genealogía hasta cinco siglos atrás y que solían calificar los años pasados según los acontecimientos más notables ocurridos én ellos: el año de la langosta, el de la gran cosecha, el de la entrada de los franceses, etcétera Caro detalló la estructura social de esos pobladores del desierto: las cabilas de la gente del fusil o aristócratas, las de la gente del libro o sacerdotales y las menos consideradas, que vivían de la pesca y se asentaban en la costa. Finalmente, aludió a sus estudios sobre los moriscos de Granada, otro mundo campesino abatido que ofrecía muchos contrastes respecto a Tetuán y al Sahara, pero con el fondo común de la religión y del idioma. Terminó sus disertación comentando unas diapositivas obtenidas durante sus viajes por el mundo islámico. Madrid recuerda en fotografías cómo fue la guerra civil Madrid. S. C. Una exposición fotográfica sobre la guerra civil en Madrid se exhibe desde ayer en la sala de exposiciones del Canal de Isabel II. La muestra consiste en un recorrido por los escenarios de la contienda en Madrid vistos desde hoy: Madrid- Sierra, Brúñete, Carretera de La Coruña, Jarama y Madrid- Capital. Incluye fotografías de Antonio Bueno, Javier Campano, Pablo Pérez Mínguez, Alberto García- Alix, Jorge Rueda, Carlos Villasante, Ouka Lele, Juan Ramón Yuste, Ferrán Freixá, Eduardo Momeñe y Pere Formíguera. Como complemento a la exposición fotográfica se ofrece diverso material de la época: documentos varios (propaganda, partes de guerra, boletines de información militar, cartografía militar, correspondencia) Prensa periódica, material radiofónico, documentales, películas, carteleras de espectáculos y fondos fotográficos. Además se presenta en ella el hasta ahora inédito Archivo Rojo y el fondo fotográfico de la Comunidad de Madrid. Por otra parte, y con motivo de esta muestra, se ha editado un catálogo que recoge una muestra del trabajo de los fotógrafos y distintas colaboraciones ilustradas a cargo de Miguel Gila, Rafael García Serrano, Gabriel Jackson, Rafael Alberti, Fernando Claudín, Román Gubern, Jaime Miralles, Ángel Viñas, Antonio Hernández Palacios, Santiago Carrillo, Ángel Rojo, Vicente Rojo, Rosario, Rafael Abrella, Eduardo de Guzmán y Juan. Eduardo Zúñiga. La exposición fue inaugurada al mediodía de ayer por el presidente de la Comunidad Autónoma, Joaquín Leguina. Margarita de Inglaterra inaugura un Museo del Teatro que es como una tarta de fresas Londres. Alfonso Barra El día del aniversario del nacimiento de Shakespeare la princesa Margarita ha inaugurado el Museo del Teatro de Londres, instalado en el antiguo mercado de las flores, en el Covent Garden. La distribución interior es la de un teatro verdadero. Al entrar en él, sin embargo, se siente la impresión de lanzarse desde el trampolín a una tarta de fresas. Todo es rosa y nata, incluido el color de los suelos. Ese es el efecto buscado deliberadamente: un clima feslivo y colorista. Se aprende más con la diversión que con el látigo dice el director del museo Alexander Schouvaloff. Esta producción teatral llevaba largos años en fase de gestación. El promotor de la iniciativa fue el historiador Laurence Irving, nieto de sir Henry, que expuso la idea en una carta al director de The Times La sección principal es una larga galería, llamada calle del teatro Allí hay testimonios de la historia, desde Shakespeare a recuerdos de los Beatles. Más que una exhibición limitada a la escena, es un escaparate de las artes del espectáculo, desde la ópera, el drama, el ballet y el circo a las marionetas y la música popular. Es un tesoro de cuadros, carteles, fotos, trajes diseñados por Picasso, grabados, vestuario, esbozos escénicos y un sinfín de objetos dedicados a la nostalgia. Dos galerías especiales, las de. Irving y Gielgud, quedan reservadas para exposiciones temporales. La primera recoge los diseños, recién descubiertos, de los trajes del cuerpo de baile de la corte del Rey francés Luis XIII. Parece más oportuno que esa primera exhibición hubiera sido para honrar la insólita trayectoria profesional de lord Laurence Olivier, que acaba de cumplir ochenta años: Se ha impuesto en la elección el interés por el teatro francés del siglo XVII. Pronto estará abierta al público la biblioteca especializada en el tema teatral. La intención es recordar que los museos no sólo reflejan la historia sino que ayudan a crearla. Como ha comentado el director Schouvaloff, la idea de un museo del teatro parece una contradicción. Es posible presentar retratos de los grandes actores o verles en filmes, pero serían sólo fuentes documentales. La actuación en escena no puede ser reducida a una exposición. Lo fundamental de este centro cultural es que a los visitantes se les despierte un apetito crónico para ir al teatro. Plan de urgencia para salvar la Alcazaba de Almería Almería. Martín Navarrete La Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía ha aprobado un Plan de Actuación Inmediata para rehabilitar el conjunto histórico- artístico de La Alcazaba, el monumento más importante de esta capital, dentro de la serie de trabajos de recuperación arquitectónica que se van a llevar a cabo en esta Comunidad con motivo del V Centenario del Descubrimiento de América. Con dicho plan se cumplirá una de las grandes aspiraciones de los ciudadanos almerienses, recogida en. los últimos años a través de diversas campañas promovidas por la Asociación Cultural Andalusí para que el histórico monumento sea rescatado del lamentable estado de abandono en el que se halla. La construcción de la Alcazaba de Almería se atribuye a Abderramán III, fundador de la ciudad. A finales del siglo X, Almanzor amplió la fortaleza y edificó en ella un alcázar. La Alcazaba tiene una superficie de cuarenta y tres mil quinientos metros cuadrados y sus murallas alcanzan una longitud de casi quinientos metros. En su interior se hallan monumentos de extraordinario valor, como la Torre de los Espejos, el palacio de Almotacín y el Gran Alcázar. En ella encontraron albergue los poetas, literatos y filósofos más notables de la época.