Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 25- 4- 87 NACIONAL A B C 25 Los Reyes acompañaron a los príncipes de Gales en una cálida visita a Toledo Don Juan Carlos condujo personalmente el vehículo donde viajaron Toledo, a L. T. Los príncipes de Gales dedicaron su última jornada de estancia oficial en España a realizar una visita histórico- cultural a Toledo, acompañados de Sus Majestades los Reyes y de Sus Altezas Reales ¡as Infantas Doña Elena y Doña Cristina. Por la tarde, el heredero de la Corona británica y su esposa se trasladaron a Andalucía, donde permanecerán durante el fin de semana, en viaje estrictamente privado, antes de regresar a Londres. Aunque el día amaneció gris y lluvioso, lucía un sol radiante cuando los Reyes y sus huéspedes llegaron a Toledo, sobre las doce de la mañana, en una furgoneta Volkswagen conducida por ei propio Don Juan Carlos. En la Puerta de Bisagra; fueron recibidos por el presidente de la Comunidad autónoma, José Bono, así como por el delegado del Gobierno en la región y ei alcalde de la ciudad. Desde allí se trasladaron a la catedral de la capital castellano- mañchega, que recorrieron durante más de media hora acompañados por el Príncipe Carlos cardenal primado de España, monseñor Marcelo González Martín. Desde primeras horas de la mañana, miles de personas se habían congregado en la plaza del Ayuntamiento y en el interior de la catedral para aclamar a Don Juan Carlos y Doña Sofía y a los príncipes de Gales. El coro, con su magnífica sillería de finales del XV, el estilo plateresco de la capilla mayor y la sala capitular fue lo que más llamó la atención del príncipe Carlos, gran aficionado al arte. Ante la iglesia de Santo Tomé, donde se encuentra el famoso cuadro de El Greco, El entierro del conde de Orgaz se produjo un pequeño incidente cuando un reducido número de trabajadores de la fábrica de armas de Santa Bárbara, que portaba una pancarta contra el plan de viabilidad presentado por la empresa, profirió gritos de trabajo sí, paro no pero fueron inmediatamente reducidos por las Fuerzas Antidisturbios de la Policía Nacional. A continuación, los Reyes y los príncipes recorrieron a pie el barrio de la Judería, rodeados de numerosas personas que querían ver de cerca la belleza de la princesa de Gales y estrechar la mano de los Reyes y las Infantas. Saltándose todo el protocolo, el séquito real se detuvo en los comercios típicos para realizar algunas compras. Doña Sofía, enamorada de la artesanía del damasquinado- según manifestó a ABC el dueño de una de las tiendas- compró un plato y un cuadro de una vista de Toledo, que regaló a la princesa de Gales. La Infanta Elena adquirió un juego de café y un jarrón, y el príncipe Carlos, un jarra de cerámica de Talavera y una orza. Tras visitar la Sinagoga del Tránsito se trasladaron en coche, conducido nuevamente por el Rey, al Parador Nacional, donde almorzaron en privado. De compras en la Judería Toledo. C. L. T. La jornada de ayer estuvo marcada por un ambiente desenfadado e informal. Miles de toledanos se echaron a la calle para seguir a pie el recorrido de los Reyes y los Principes de Gales por las estrechas calles de la ciudad. Don Juan Carlos, saltándosa todo protocolo, iba casi improvisando a visita- q u e un principio se pensó hacer en coche- para recibir de cerca las muestras de cariño y simpatía del pueblo, que gritaba pero qué g u a p o es n u e s t r o Rey En uno de los comercios del barrio de ia Judería donde se detuvo el séquito real, se produjo una anécdota graciosa cuando Don Juan Carlos insistía en pagar unos recuerdos típicos que había comprado el Príncipe de Gales, a lo que se opuso el heredero de la Corona británica. Ante la Sinagoga del Tránsito, era tan numeroso el público que se había congregado, que hacía muy difícil el trabajo de los representantes de los medios de información. Una periodista casi fue arrollada por el gentío que quería estrechar la mano de los Reyes y los Príncipes de Gales, pero Don Juan Carlos fue rápidamente en su ayuda y bromeó con ella durante unos minutos antes de subir al coche que le llevaría hasta el Parador nacional para almorzar. El menú estaba compuesto por verduras, mero y carne, además de dulces típicos de la región y vinos de la tierra. Carlos y Diana regresaron a Madrid en helicóptero sobre las cuatro y media de la tarde, para dirigirse directamente al aeropuerto de Barajas desde donde viajaron a Granada. Solución: Déjate de problemas y cómprate un Volkswagen Polo. Dos millones de personas ya lo han hecho. Coge a los niños, a la madre y ai abuelo y llévatelos de paseo en el Polo. Cárgalo de maletas, bolsas y paquetes. En sus 294 dm 3 de maletero aún te sobrará sitio para las manzanas. Es un Volkswagen. Volkswagen Polo Dos millones de clientes sin problemas.