Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 25- 4- 87- OPINION -ABC, pág. 15 LA POLÉMICA DE LOS TOROS A TRAVESAMOS un momento, propio de la etapa de incorporación española a la Comunidad Europea, en el que no faltan opiniones adversas a las corridas de t o r o s En épocas pasadas sucedió 10 mismo. Hoy se suceden las críticas en órganos de opinión, casi Siempre minoritarios, en los que se pide, desde Londres o Dinamarca, desde Alemania o el Reino Unido, la supresión de las corridas en un país integrado como uno de los socios mayores de la Europa de los Doce. ta en ocasiones de un patetismo extremo. Porque aquí no hay poderío ni arte, sino la cobarde fuerza de los más contra el animal solitario. No adoptamos una posición dogmática sobre una tradición polémica en la que Ortega y Marañón, Unamuno y Cavia, Cela y Caro Baroja han dedicado tantos centenares de páginas de reflexión. Tampoco defenderemos desde aquí, en ningún caso, el fácil esteticismo de la España más artificial y vocinglera. Lo que sostenemos es que la polémica de los toros no puede sustanciarse sobre lugares comunes y tontas pudibundeces de sufraguistas de Copenhague. NO SON MANERAS N Gobierno democrático acepta, por serlo, las críticas o las discrepancias que su gestión sugiera a las varias organizaciones sociales, sean sindicatos o confederaciones empresariales. Y debe aceptarlas con la misma correcta compostura con la que está obligado a asumir diariamente las censuras de la Prensa. No es admisible, por ello, que el portavoz del Gobierno, Javier Solana, en una sorprendente carambola a dos bandas, acuse de mentir al sindicato CC OO y a la p a t r o n a l CEOE. Podrá, ciertamente, el portavoz del Gobierno intentar la difusión del triunfalismo que considere más oportu- U Se escribe, no sin cierta hipocresía, que la fiesta de los toros es un espectáculo salvaje que choca con el humanitarismo europeo. Y es claro que no vamos a pronunciarnos desde estas páginas sobre el fondo de la cuestión. Lo que nos importa es subrayar algunas contradicciones. Es legítimo defender a los animales, a todos los a n i m a l e s y promover campañas contra su muerte violenta; pero muchos especialistas piensan que existe una crueldad mayor en las horas angustiosas que preceden a la muerte de las reses en un matadero que en la lucha del toro bravo. Conviene recordar aquí el refinamiento de los restaurantes de Amsterdam donde se introducen crustáceos vivos en la cazuela hirviente para mantener no se sabe qué prístinos sabores. La zozobra de la trucha o la lubina asfixiada por el pescador que se entretiene con este deporte no es posiblemente inferior a la supuesta tortura que padece el toro bravo en la lidia. Olvidamos con frecuencia el poder que conserva el toro, su condición temible. Su capacidad para matar a un hombre en pocos segundos hace que casi nadie se atreva a plantarle cara. Algunas de las publicaciones europeas a las que hemos aludido mantienen campañas perfectamente lícitas en favor del toro; pero no creemos que puedan presentar al torero como un torturador. No hay que olvidar que en la Europa de los Doce se caza al inocente ciervo alemán, la candida perdiz de Borgoña, mientras en el corazón de Surrey o en las tierras altas de Escocia unos caballeros de chaqueta roja dan alcance al zorro, cuya muerte cruenta por esujj L UNA TORPE CANDIDATURA A izquierda ha dado pruebas de disciplina y unidad a lo largo de la transición. La unión de los distintos socialismos en torno al PSOE ha dado ejemplo de sentido político. El contraejemplo nos lo brinda el Partido Demócrata Popular, que rompió primero la coalición de centroderecha y presenta ahora un candidato a la Alcaldía de Madrid. El candidato de AP procede del PDP, mientras que la candidatura conservadora para el Ayuntamiento dé Sevilla está encabezada por la ex ministra de UCD, Soledad Becerril, de antigua e inequívoca filiación liberal. Son dos entre muchos ejemplos de la apertura a otras fuerzas que con tanto mérito como escaso resultado intentó Fraga. No estamos a favor de unos u otros. Pero repetimos que la división del centro- derecha conducirá inevitablemente a la permanencia prolongada del PSOE en el poder. Y ése es un riesgo para la estabilidad democrática. La candidatura del PDP a la Alcaldía de Madrid no producirá, es seguro, estremecimientos de pavor en el PSOE, pero creará confusión y desesperanza en la filas del centro- derecha. Existen sondeos que dan al candidato alzaguista una franja de voto notablemente inferior al uno por ciento. Con estas perspectivas el PDP mantiene en el Parlamento una cuota de diputados equivalente al 6,5 por 100. Sentimos respeto por el esfuerzo del PDP cuya ideología enriquece el pluralismo español, pero es necesario que sus dirigentes recapaciten y rectifiquen errores que, por su propio bulto, resultan evidentes. Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos Subdirectores D. Valcárcel, J. Vila, J. Javaloyes, M. Adrio, R. de Góngora. J. Amado ABC Jefes de Redacción: J. A. Gundín (Coitinukjad) J. C. Azcue (Internacional) B. Berasategui (ABC literario) A. Fernández (Economía) J. I. G. a Garrón (Cultura) A. A. González (ContinukJaO) R. Gutiérrez (ContnuKlad) L. Lz. Nicolás (Reportaies) C Maribona (Continuidad) J. L. Martin Descalzo (Sociedad) J. Olmo (Edición) L I. Parada (Suplementos Económicos) L Prados de la Plaza (Continuidad) C. Prat (Oomincal) SanfcaopCasteto (Colaboraciones) Secciones: J. Rubio (Arte) J. M. Fdez. -Rua (Ciencia) A. Garrido y J Espejo (Confección) J. C. Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J. Badía (Educación) E. R. Marchante (Espectáculos) J. Pato (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J A. Sentís (Nacional) M. A. Martin (Sanidad) D. Martinez- Luján (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V Zabala (Toros) E Yebra (Vida Social) Director General d e Prensa Española, S A J U A N MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna P. Datos: V Peña. R. Externas: J. Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares Publicidad: L. Escolar Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45, 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A. no. No le resulta posible, sin embargo, cambiar de signo la insobornable realidad. Y desde luego, debe estarle vedado acusar de falsedad a quienes interpretan los hechos sociales de modo diferente al suyo. No solamente porque usan de lícita libertad para hacerlo, sino porque nada es más antidemocrático que cualquier intento de establecer, de cara a la opinión pública, como dogma indiscutible, la evaluación gubernamental de sucesos sociales abiertos al enjuiciamiento de todos. Se podrá discutir- -que es asunto distinto- -si la acción de unos sindicatos, en este caso la de CC OO, ha sido como incitativo principal de la conflictividad más o menos intensamente perjudicial al conjunto de la economía e incluso al interés de los propios trabajadores. Pero de ahí a a c u s a r de mendacidad a CC OO por su estimación de lo sucedido media un abismo: el que separa la prepotencia política del reconocimiento de las libertades. Lo mismo ocurre en cuanto a la Confederación patronal, CEOE, se refiere. En todas las democracias asentadas en el reconocimiento de las libertades, las organizaciones empresariales- cualquiera que sea su ámbito representativo- -pueden opinar públicamente sobre la política del Gobierno Sólo con notoria despreocupación por lo que se dice puede un portavoz del Gobierno acusar a la CEOE de faltar a la verdad. Salvo que el portavoz entienda que únicamente el Gobierno expresa y administra la verdad. Cosa democráticamente impotable. Ha reprochado también Javier Solana a José María Cuevas, por sus críticas a las consecuencias de la reciente política monetaria, aprovechar en su beneficio las circunstancias supuestamente desfavorables Carece de sentido el irritado reproche. El presidente de la CEOE no aprovecha para su organización, para los empresarios, las circunstancias desvaforables. Cumple con su deber criticándolas y anunciando los perjuicios que de ellas se deben temer. Pero, sobre todo, ejercita, en nombre de los empresarios, el derecho a opinar y la democrática libertad de disentir de GobiernA