Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ABC NACIONAL MARTES 21- 4- 87 La Familia Real El Rey Su Majestad el Rey recibió ayer en audiencia, en el Palacio de la Zarzuela, al presidente de las Cortes de Castilla y León, Dionisio Llamazares, y al presidente de la empresa CASA, Javier Alvarez Vara. Los Príncipes de Gales eligen un programa semiofícial en su segunda visita a España Lady Di no ha ocultado su deseo devolver a nuestro país Londres. Alfonso Barra La visita de los Príncipes de Gales responde a una invitación personal de Su Majestad el Rey, este verano, durante sus vacaciones en Mallorca. La iniciativa fue tan bien acogida que el heredero de la Corona británica confirmó que volvería a España con su esposa este mes de abril. La versión en Londres es que la Princesa Diana tenía muchos deseos de hacer este viaje, que no será estrictamente oficial, aunque habrá actos públicos. En la recepción que el embajador José Joaquín Puig de la Bellacasa ofreció en la sede de nuestra representación diplomática en Londres, con motivo del viaje, la Princesa Diana batió flamenco con entusiasmo y brío como si estuviera en alguna cueva de Sacromonte. Esa dedicación al arte de las castañuelas prolongó la presencia de los Príncipes en la fiesta más allá de lo que deslinda el horario del protocolo. Dicen algunos diarios de Londres, The Independent que Carlos y Di provocan taquicardia entre los españoles. Concretamente en la llamada Prensa del corazón. Es de esperar, sin embargo, que la acogida popular rebase los corondeles de esas excelentes revistas españolas para destacar otros aspectos mucho más importantes de la visita. El Príncipe de Gales tiene treinta y nueve años. Nació en el duodécimo del reinado de su abuelo Jorge VI. Con el acceso al Trono de su madre, la Reina Isabel II, el año 1952, recibió automáticamente los títulos de duque de Cornualles, duque de Rotheray, conde de Carrick y barón de Renfrew, entre otros. Hasta seis años después no recibió el ducado de Gales y el condado de Chester, títulos que la Soberana otorga según su arbitrio. El heredero de la Corona estudió en el colegio de párbulos de Cheam. Fue alumno, en la segunda enseñanza, del centro escocés de Gordonston, donde la educación es espartana, con muchas duchas de agua fría por las mañanas, mucho ejercicio y disciplina estricta vigilada por el propio alumno. En los exámenes no hay repasos a las chuletas ni profesores que vigilen. El Príncipe aprendió en ese colegio a cumplir con el deber. Fue fundado por Kurt Hahn, secretario del príncipe de Badén. Esos centros serían la escuela de los futuros dirigentes, inspirados en la filosofía de Platón. Después, el Príncipe Carlos estudió un año en Australia y fue cadete naval, organización juvenil voluntaria, en la base de Portsmouth. Era un gran aficionado al teatro. y llegó a ser un Macbeth distinguido. En Cambridge estudió arqueología y antropología. Jugó en el equipo universitario de polo. Todas sus intervenciones públicas estaban marcadas por un profundo arte del savoir faire Eran parte del largo proceso de adiestramiento para ascender algún día al Trono. En julio de 1969, la Reina, en un acto solemne, le proclamó Príncipe de Gales en un castillo del Principado. Sirvió en la Marina, para respetar las tradiciones familiares; en las Reales Fuerzas Aéreas y sirvió en regimientos de la Guardia Real. El Príncipe tiene un amplio panorama de intereses: la protección de especies amenazadas de extinción, agricultura, arquitectura, enseñanza, necesidades de los subnormales. Le gustan especialmente la música, la historia, el polo y la pesca. Cuando era un niño y le llevaron al aeropuerto de Heathrow, en Londres, para esperar a su tía la princesa Margarita, pidió sentarse en la cabina del piloto. Desde entonces siente pasión por tripular aviones. Cuando su padre, el Duque de Edimburgo, insinuaba que había llegado la hora de ir pensando en la coyuntura matrimonial, el Príncipe cultivaba con renovado entusiasmo el polo o la navegación de altura. Repetía el Príncipe Felipe que a la nación le gusta prestar su atención a las generaciones más jóvenes. Al fin, y cuando se vislumbraba un esbozo de calvicie, el Príncipe, remiso, frenó todos los idilios que inventaba Fleet Street, con nombres tan ilustres como el de la hija de los duques de Wellington, Se casaría con Lady Diana Spencer, en la catedral de San Pablo, porque tiene mayor capacidad que la abadía de Westminster. La boda fue el 29 de julio de 1981. La novia era la hija menor del conde Spencer y de la actual señora de Shand- Kydd. De niña había vivido en una residencia dentro de la finca real de Sandringham, cerca de York, y en la mansión solariega, auténtico palacio, de su padre en Althorop. Estudió en un colegio inglés y terminó en uno suizo. Luego sería profesora de un jardín de infancia en el barrio londinense de Pimlíco. La novia era la primera inglesa que se casaba con un heredero del Trono británico en los últimos tres siglos. Desde la boda de Lady Anne Hyde y Carlos II. El matrimonio ha sido ei gran éxito popular que pedía el Duque de Edimburgo. La joven, tímida, de sonrisa apacible, amante de los niños, sería muy pronto el foco de atención de todo el país y de la curiosidad multinacional. Lady Diana ha aprendido a la perfección su papel de Princesa de Gales. Dedica más de media vida a las obligaciones oficiales. Hace poco visitaba a. enfermos de SIDA en un hospital y les daba la mano con emoción. Está siempre donde debe, sonriente, dulce y sencilla. Hay aspectos menos elogiables de ese culto a la Familia Real que es de esperar no prevalezcan en España. Lo más importante de la pareja real es que el esposo será el Rey Carlos III. La Princesa no desempeñará ningún deber constitucional. Sí son dignos de atención su airoso ropero, salido de los talleres británicos; sus zapatos, tal vez suizos, y sus sombreros, de donde los pueda encontrar; no menos destacable es el comportamiento del auténtico señor de cortesía castellana, prudente e inteligente que visita España. El Conde de Barcelona Su Alteza Real el Conde de Barcelona recibirá la primera medalla de oro de Cáceres el próximo día 27, durante la visita que realizará a esta ciudad en calidad de presidente de honor de la Fundación San Benito de Alcántara. Don Juan de Borbón asistirá a diversos actos oficiales y se alojará en el palacio de Carvajal, situado en la parte antigua, por la que Cáceres fue declarada patrimonio de la humanidad. El Conde de Barcelona viajará cinco días antes, como hemos informado, a la Ciudad Condal, donde inaugurará la nueva sede de la Diputación de Barcelona, denominada Can Serra La Diputación, que comenzó su traslado el pasado 16 de marzo, comparte el palacio de! a Generalidad con el Gobierno catalán desde la instauración del primer gobierno autonómico provisional presidido por José Tarradellas. Ambas instituciones firmaron el 24 de diciembre un convenio por el que la Diputación se comprometía a traspasar el palacio a la Generalidad. GRUPO INMOBILIARIO NECESITA Ordenado y sin problemas, pago al contado CONCERTAR ENTREVISTA Teléfono 455 97 09 KiillM RESIDENCIA AVE MARÍA Válidos, inválidos, psícogeriatria Desde 86.000 ptas. mensuales Avda. del Áster, 24 (zona Alfonso XIII) Tels. 41345 85 88 PRIVADO (AUT. DSE 158) A. MARÍN Ortega y Gasset, 13. 275 74 14, 431 62 58 VENDO PISO General Perón, 300 metros, remodelación a esterenar, alto nivel. 243 54,05