Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 20- 4- 87 ESPECTÁCULOS A B C 83 El Festival Internacional de Cine de Cannes cumple cuarenta años París. Efe Diecinueve películas competirán este ano por la Palma de Oro del Festival de Cine de Gannes en la Costa Azul francesa, que entre el 7 y el 19 de mayo celebrará su cuadragésima edición. La presencia de los príncipes de Gales, Carlos y Diana, será, junto a la de célebres actores y realizadores que ya han confirmado su asistencia, una de las grandes atracciones del certamen. Entre los países que entrarán, en competición, Francia, Italia, Estados Unidos y Gran Bretaña se encuentran representadas con más de una película. Del lado español, ningún filme entra este año en concurso, mientras que el cine iberoamericano contará con la película del realizador brasileño Carlos Diegues Un tren para las estrellas Mia Farrow, Lilian Gis, Diane Keaton, Jeanne Moreau, Paul Newman, Anthony Queen, John Travolta, Joan Woodward y Gene Tierney serán, entre otras, algunas de las estrellas más esperadas. El cineasta griego Theo Angelopoulos, el polaco Jerzy Skolimowski y el presidente de la Unión de Cineastas Soviéticos, Elem Klimov, son algunos de los miembros extranjeros- que componen el Jurado. Este contará también con los votos del escritor norteamericano Norman Mailer, del compositor italiano Nicola Piovani y el productor británico Jeremy Thomas. Por último, los franceses Daniele Heyman y Gerard Calderón completan este Jurado presidido por el actor y cantante Yves Montana 1. Otros países que rivalizarán con una sola obra por los principales galardones son, entre otros, Unión Soviética, con Pokayaniye de Tengiz Abouladze, y Mali con Yeelen de Souleymanne Cisse. Del realizador japonés Shohei Imamura se proyectará Zegen Hungría estará representada por El último manuscrito de Karoly Makk, mientras que la República Federal Alemana presentará Der himmel uber Berlín de Wim Wenders. Italia estará presente con Crónica de una muerte anunciada de Francesco Rosi; La familia de Etore Scola, y Oci ciornie de Nikita Michalov. Fuera de concurso, otros italianos, los hermanos Paolo y Vittorio Taviani, exhibirán Good morning, Babylonia y el norteamericano Woody Alien, como viene siendo ya habitual en Cannes, su última creación: Radio days Estados Unidos luchará en Cannes con Barfly de Barbet Schroeder; The glass menagerie de Paul Newman, y Shy peopie de Andrei Konchalowsky. Por su parte, Stephen Frears y Peter Greenaway, de Gran Bretaña, concurrirán, respectivamente, con Prick up your ears y The belly of an archoitect Además de estas producciones, Francia mostrará Pierre et Djamila Champ d honor y Sous le soleil de Satán Aunque todavía está sin confirmar, los organizadores del Festival comentaron que la película Intervista de Federico Fellini, podría ser presentada en Cannes fuera de concurso. Crítica de cine Producción: Italian International Films. Director: Bruno Corbucci. Guión: Bruno Corbucci, Mario Arriendóla, Marcello Fondato. Fotografía: Silvano Ippoliti. Color. Música: Emir Deodato. Principales intérpretes: Bud Spencer, Luca Venantini, Janet Agren, Diamy Spencer. Duración: Cien minutos. Salas de estreno: Bilbao, Consulado, Garden, Versalles. Variación escasamente imaginativa sobre el tema de la lámpara maravillosa y el genio que de ella surge, dispuesto a hacer favores, concebida para el lucimiento de un Bud Spencer en declive. Aladino de Bruno Corbucci Juguete mortal, de Marshall Brickman Producción: Gladden Entertainment para Cannon USA, 1986. Director: Marshall Brickman. Guión: Marshall Brickman y Thomas Baum. Fotografía: Billy Williams. Color. Música: Philippe Sarde. Duración: Ciento catorce minutos. Principales intérpretes: John Lithgow. Christopher Collet, Cynthia Nixon, Jill Eikenberry. Salas de estreno: Imperial y Conde Duque. Inverosímil y, al tiempo, entretenida aventura de un joven estudiante que fabrica su propia bomba nuclear robando material radiactivo al Gobierno USA. Que hay una generación de jovencitos con una inteligencia superior, capaces de saltarse a la torera todos los controles militares y logísticos, para acceder a los más recónditos y sustanciales secretos de la defensa de los Estados Unidos, parece probado para el cine. Primero fueron Juegos de guerra Ahora llega Juguete mortal Y si, en la primera, se trataba de interferir en la marcha de los ordenadores, en la segunda el objeto consiste en robar una cierta cantidad de plutonio para fabricar una bomba atómica casera y ganar así el concurso anual de invención para jóvenes. La intriga es mínima y, dentro de la inverosimilitud- l a vigilancia de un centro médico que, en realidad, esconde la fabricación de ese super- plutonio, no llega a la instalada en unos grandes almacenes- se sigue con un cierto interés. Paul, que vive con su madre, todavía joven y atractiva, traba conocimiento con un profesor de Física, especialista en rayos láser, que reside en Ithaca- e n el Estado de Nueva Jersey, relativamente cerca de Nueva York- desde hace unos meses. El profesor, queriendo ser amable y ganarse a Paul, le invita a que visite los laboratorios donde trabaja. Allí, la inteligencia extrema de Paul advierte que el objetivo primordial de todos es la fabricación del super- plutonio, y en unión de una compañera suya decide robar un frasco de la citada materia radiactiva, construir su bomba casera deslumhrar a los del concurso y evitar que industrias como la instalada en su pueblo puedan poner en peligro a los vecinos. Marshall Brickamn, coguionista con Woody Alien de algunos de los éxitos del cineasta de Nueva York, se ha lanzado con Juguete mortal a la realización. Y demuestra una cierta soltura artesanal y nada más. No es suficientemente bueno el guión de Juguete mortal Deadly Game ni la dirección de actores- entre los que sobresale John Lithgow, por físico y calidad- o el ritmo concedido a las secuencias, pasan del aprobado a secas. Acaso la película, en la intención de sus productores, quería situarse en ese amplio escalón del cine juvenil aprovechando además las implicaciones de Defensa tan en boga desde hace tiempo. De cualquier forma, Juguete mortal se queda a medio camino de uno y otro objetivo. Entretenida en buena parte del recorrido, lo que no es poco en definitiva, se queda en una pura superficialidad, de tebeo de aventuras juveniles Pedro CRESPO De hecho, desde que la pareja formada por Terence Hill y Bud Spencer, en su día popularísima, especialmente con la serie Trinidad se deshizo, ninguno de sus dos componentes, aunque ambos han s e g u i d o trabajando por separado, ha vuelto a sentir el dulce olor del éxito. Y este Aladino a la supuesta mayor gloria de uno de sus miembros, ya en pleno declive, no le va a suponer a Bud Spencer el regreso a los hits Es, en definitiva, la película una sucesión Bud Spencer de escenas poco menos que inconexas- l a trama supuestamente central es ínfima- e n las que se juega, en clave de un humor totalmente previsible, con el personaje de Las 1.001 noches que le da título, trasladada la acción a nuestros días y situada en un Míami ni siquiera tópico, posiblemente con la intención de hacer pasar el filme por americano. Un chaval sustrae la lámpara, se encuentra con la sorpresa de que al frotarla aparece un genio dispuesto a cumplir sus mínimos deseos, y, a partir de esa situación, viene una serie de miniaventuras poco estimulantes, hasta llegar a un final que se veía venir, tras un no poco elaborado- e n el peor sentido de la palabra- camino. Spencer- B u d- está, como de costumbre, inexpresivo, y al no tener ocasión de enzarzarse en demasiadas peleas a puñetazo limpio- o sucio- deja pasar sus eventuales ocasiones de lucimiento. El otro Spencer del reparto- Diamy- al que cabe suponer hijo del protagonista, se desenvuelve con cierta soltura, aunque sin particular brillantez. Los restantes componentes del elenco se limitan a servir a los dos Spencer las situaciones en bandeja. C. S. F. Una hora sin televisión de Jaime Salom, fue estrenada en el Real Coliseo Carlos III, de San Lorenzo de El Escorial. La obra está dirigida por Ramón Ballesteros y son los protagonistas Manuel Tejada y Pilar Velázquez, que presentaron el estreno. Una hora sin televisión consta de un acto y en ella se representa la vida cotidiana de un hogar donde, por lo general, las mujeres no tienen temor a los hombres a quienes conocen y, sin embargo, los hombres se muestran temerosos de ellas.