Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 20- 4- 87 CAMPEÓN A B C 69 2- 0: Rubio, genial, y el relajo sevillista devolvieron la alegría al Manzanares Landáburu y el reaparecido extremo, autores de los goles Madrid. Ignacio Ruiz Quintano No hay mal que por bien no venga, y el Atlético, que ayer no recaudó ni para mandar cantar a un ciego, aprovechó el relajo que acomete a los equipos encartados en esa l ¡guilla de los torpes que constituye el segundo grupo para destaparse ante el Sevilla como un clavel reventón, devolviendo al Manzanares, a falta de emoción, la alegría del fútbol geométrico que cultiva Luis Aragonés y del regreso pródigo de Juan José Rubio. Luis Aragonés había invocado la causa de! honor atlético para reclamar el aliento de la afición, pero la afición, en vista de que no salía Alemao, prefirió quedarse en casa. Al Estadio Vicente Calderón, aparte la Prensa, sólo acudieron amigos, parientes, niños- Abel se retrató con todos los que había en el campo- e intermediarios de los futbolistas, que lo mismo se cambiaban un Marcos que anda de morros con Venables que un López Ufarte que anduvo por el palco. Y el caso es que colchoneros y palanganeros ofrecieron el mejor espectáculo futbolístico de este año en el Manzanares, y a falta de Alemao, surgió Rubio, técnica y físicamente prodigioso, así en el regate como en el disparo, sellando con un gol imborrable a la media hora de juego la hermosa victoria del Atlético sobre el Sevilla, que exhibió sus clásicos recursos técnicos con la remora de McMinn- Manolín, para la proverbial fonética andaluza- una especie de calderero de Liverpool qué pujó en malogros con Julio Prieto. Este McMinn acabó hartando incluso a Wallace, su mecenas, que hubo de reemplazarlo por Moisés cuando el equipo aún disponía de media hora para optar a un resultado favorable. El partido tuvo muy buenos principios, sobre todo para el Atlético, que desplegó de salida el clásico fútbol de Luis Aragonés. En el equipo sólo desentonaba Julio Prieto, que con sus despropósitos se está haciendo acreedor a una inmortalidad burlesca. El público le dedicaba los primeros silbidos cuando llegó el gol de Landáburu, que vino de una arrancada de Da Silva, al- que la defensa sevillana le fue abriendo el paso hasta encontrarse dentro del área; una vez allí, el uruguayo colgó el balón sobre la cabeza de Uralde, que lo peinó sobre Landáburu para que crucificara a un Fernando que juega con pantalón largo desde que oyó que venía a. quitarle el sitio Schumacher. Todo discurría normalmente, pero tras el gol atlético el arbitro se lió en la apreciación de algunas jugadas dudosas, arrancando algunas protestas de un público que no tenía voluntad de bronca. Y entonces vino el gol de Rubio: un zurdazo impresionante a cinco metros del área que dejó atónito a Fernando. Los dos equipos se relajaron aún más a partir de ese episodio, y contemporizando, con el Sevilla buscando el sol y el Atlético buscando la sombra, se llegó al descanso. La segunda parte fue un puro divertimento para los futbolistas, que descuidaron la vigilancia mutua, propiciando con sus descuidos innumerables ocasiones de gol. Luis Aragonés refrescó el ataque con Julio Salinas, que tuvo la mala suerte de encontrar en su camino a un Fernando formidable. Enfrente, Francisco suministraba con sus famosos trazos balones preciosos a McMinn, pero el británico, doblado como un costalero, no hacía sino patearlos hacia los dominios de Abel, seguro desde el principio de que en el Sevilla no estaba el Caín que habría de matarlo. Cuando Wallace echó mano de Moisés y de Choya, Rubio volvió al Vicente Calderón para marcar un extraordinario gol con un disparo desde lejos los dos duendes de la afición sevillista, Luis Aragonés respondió con el cambio de Julio Prieto por Setién, un ingeniero capaz de neutralizar el peligro que pudieran crear en el centro del campo los dos auxilios sevillanos. Con los cambios, Wallace dispuso también el adelantamiento de líneas, con lo que el Atlético se dedicó a jugar al contragolpe, propiciando escapadas de cierta seriedad a cargo de Julio Salinas, magníficamente dirigido por Rubio, pero el pundonoroso vasco, que tira a ojos ciegas, estampó sus disparos en el cuerpo del portero andaluz. Tampoco tenía la cosa ya mayor importancia, puesto que la caseta ferial que el Sevilla vino a instalar en el Manzanares la había deshecho Juan José Rubio con un gol que a los aficionados atléticos les ha valido para perdonar un año entero de mediocridad y pesadumbre. Luis: Jugamos bien, pero daremos nuestro do de pecho en la Copa del Rey Madrid. Tomás González Pocas veces un entrenador justifica su derrota en los méritos del contrario. El escocés Jock Wallace demostró nobleza anglosajona y afirmó que la causa del 2- 0 fue el excelente fútbol que realizó el Atlético de Madrid. Es imposible frenar a un equipo que juega al primer toque y con rapidez Luis advirtió que daremos el do de pecho en la Copa El técnico rojiblanco precisó que no hemos mejorado frente al Sevilla en comparación con las derrotas ante el Barcelona y el Madrid. El Atlético ha evolucionado en su fútbol desde hace dos meses. Perdimos el primer grupo de la segunda fase al caer contra los dos primeros clasificados de la Liga, pero eso no indicó que cayéramos en un bache. Ante el Sevilla hicimos buen juego, ensayamos acciones concretas y demostramos que estamos en una línea ascendente que comenzó hace muchas jornadas. Nuestro objetivo es alcanzar el nivel que tuvimos en temporadas precedentes. Llegar a la línea que debe tener el Atlético Esa meta se sintetiza actualmente en una competición: La Copa del Rey es, en efecto, nuestro punto de mira de la presente temporada. Jugamos esta segunda fase con la intención de ganar, pero hacemos pruebas con un fin conciso, que. es la Copa. Es el torneo que nos puede abrir las puertas de Europa y en él daremos el do de pecho. Wallace reconoció que el Sevilla se encuentra en su momento malo de la actual campaña. Sin embargo, no hay que justificar ia derrota en nuestra situación. Debo decir que el rival hizo un magnífico fútbol al primer toque y eso lleva a cualquier equipo a la victoria, especialmente cuando se ejecuta con la velocidad que aplicó el Atlético. Fue imposible frenar al once contrario Tras ensalzar al enemigo, el escocés comentó que no estamos en racha. Lo intentamos todo y no marcamos goles. No hay ni la cacareada relajación de la segunda fase ni desinterés en los resultados. Salimos a ganar y perdemos Esa pasajera crisis no preocupa al presidente sevillista. Luis Cuervas expuso a ABC que quiero crear un gran Sevilla, llevar a este equipo a la gloria que tuvo en décadas pasadas El presidente negó con esta definición de objetivos el traspaso de Ramón al Madrid: Si queremos hacer un Sevilla grande no podemos traspasar jugadores. Y con esa magna intención del club andaluz explicó que pretendemos adquisiciones importantes Corroboró que deseamos fichar definitivamente a Cholo. Falta negociar Negó que Mendoza pida 70 millones: No hemos hablado de dinero. Y reconoció que también interesa Pardeza. Ficha técnica Club Atlético de Madrid: Abel, Tomás, Rodolfo, Sergio, Ruiz, Julio Prieto (Setién, minute, sesenta y cinco) Da Silva (Julio Salinas, minuto cuarenta y seis) Quique, Uralde, Landáburu y Rubio, Sevilla Fútbol Club: Fernando, Nimo, Jiménez, Serna, Alvarez, Francisco, José Luis, McMinn (Moisés, minuto sesenta y cuatro) Nadal, Ruda (Choya, minuto sesenta y cuatro) y Cholo. Arbitro: José Luis Pajares Paz, del Colegio Extremeño. Regular. Jamás adoptó una decisión que pudiera comprometerlo. Amonestó a Tomás, a Fíodolfo, a Cholo y a Moisés. Goles: 1 0. Minuto dieciocho. Landáburu, de fuerte tiro cruzado. 2- 0. Minuto treinta y dos. Rubio, de soberbio zurdazo desde fuera del área. Incidencias: Un tercio de entrada, tarde veraniega y luto en los jugadores atléticos en memoria del fallecido ex jugador rojiblanco Rafael Mújica.