Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 A B C LA FIESTA NACIONAL Primera de abono en la Maestranza LUNES 20- 4- 87 Reapareció Bernadó en Barcelona Barcelona. Jesús Val Toros de Sepúlveda para Joaquín Bernadó, que reaparecía a sus cincuenta y un años después de tres temporadas apartado de los ruedos, Manuel Cáscales y Lucio Sandín. Sevilla. Manuel Ramírez Bernadó, en su primero, logró algunos natuLas primeras palmas de una tarde de palmas escasas fueron para Pepe Luis cuando pegó rales aceptables, pero pinchó doce veces y dos derechazos que más parecían que los había dado con el chaleco que con la muleta. Las escuchó dos avisos. En el segundo, bien con mayores broncas, para Romero. Saludó Campuzano el Grande tras acabar con el quinto; no la capa, logró una faena valiente y artística tuvo suerte en el segundo, que se partió el pitón izquierdo al derrotar en el burladero del que nos devolvió al Bernadó de antaño. Dio nueve, y la plaza, casi llena, estuvo pendiente hasta el final a ver dónde se iba Curro. la vuelta al ruedo. Manolo Cáscales se lució en su primero Era un castaño albardado precioso. Bien esperanzas o en desesperanza. Y Sevilla con estatuarios y varias tandas al son de la puesto de cuerna, apretado de carnes. Era el sabe también, porque sigue sabiéndolo todo música. Pinchazo y estocada. Silencio. El segundo de la tarde. Vencejero por nom- de Curro, que quizá cuando nadie lo espere, quinto derribó aparatosamente y, muy castibre. Se partió un pitón, el izquierdo, al derro- ni siquiera la esperanza, vuelva Romero otra gado, se vino abajo. Cáscales no pudo hacer tar er el burladero del nueve y allí acabo vez sin haberse ido y su plaza. Maestranza, nada, pese a su buena voluntad. Siete pintodo. José Antonio Campuzano quiso torear- vuelva a querer que no se vaya nunca... chazos y un aviso. Silencio. lo, pero se le pidió que lo matara. El que El quinto, el segundo de José Antonio Lucio Sandín toreó muy bien a su primero rompió plaza quiso buscar las tablas mientras Campuzano, salió con buen son, pero tan el Faraón le tocaba los costados para ahor- justo de fuerza como sus hermanos- l o s con temple y arte. Faena suave, aprovechando la noble embestida del animal. También marlo, buscando sin encontrar el momento hubo que rodaron tras perder las manos- justo de estirarse en ef temple. Doblar y redo- tan justo, tan justo que apenas si tuvieron falló con el estoque. Ovación. El último, que blar, primeros enfados del público, y Curro que llevarlo entre algodones al caballo. Cam- también derribó, no quedó fino para la muleta que tira a abreviar, oyéndose la primera bron- puzano quiso gustarse con la derecha, pero y Lucio lo despachó de cinco pinchazos y cinco descabellos. Palmas. ca de la tarde. lo consiguió con la izquierda, con la cara alta. Después, como queda dicho, Vencejero Pero la izquierda sí fue de ¡ole! hondo. Fue y su derrote de ma la suerte que hizo fruncir muy corta la serie. Casi un suspiro. Pero meOtras corridas de ayer el ceño a José Antonio Campuzano. Y des- reció la pena. Ahí se ganó el de Gorena e pués, cuando parecía que la tarde iba cuesta saludo desde el tercio. Entró Campuzano a matar de verdad, con los ojos puestos en ei abajo, los derechazos de Pepe Luis. Málaga Fueron dos, otro que cerraba serie y por morrillo, llevando la cruz def estoque en la Toros de El Torreón, deslucidos. Niño de delante del cambio de manos. Sólo fueron barbilla, poniendo el corazón por delante. Pinla Capea, petición de oreja, con tres vueltas dos. Pero con el chaleco. De ole hondo, pro- chó alto y fuerte. Repitió la suerte y volvió a al ruedo, y silencio. José Mari Manzanares, fundo, sentido, de tendido uno. Lástima que pinchar. Después, la entera entrando igual de ovación y una oreja. Paco Ojeda, ovación, el toro se acostara un poquito por ese pitón y derecho y hasta más de un aprende, Curro pese a escuchar un aviso, y una oreja. salió por la solanera, en ese vivir sin vivir que achuchara al remata de muleta. Lástima que la faena fuera de más a menos, porque de tiene La Maestranza con Romero. Cabra más a menos fueron las poquitas fuerzas del Cerró Pepe Luis en un sexto que respondía Toros del marqués de Domecq, flojos de torrealta Pero Pepe Luis anduvo en torero, por Rienda Larga y fue más bien de emremos. Antoñete, silencio y palmas. Tomás en ese a fuego lento en ei que se cuecen bestida corta. La poquita que tenía era para Campuzano, vuelta al ruedo y dos orejas. los buenos toreros: sin prisas, calmosamente. defenderse, no dejarse llegar el trapo cerca Espartaco, oreja y dos orejas. Campuzano y Poleón se le rajó y allí acabó todo. del hocico y queriendo irse al suelo no más Espartaco salieron de la plaza en hombros. Con el cuarto, e) segundo de Romero, se se le bajaran las manos. -Pepe Luis le echó Granada abrió una mijita, sólo una mijita. la puerta de voluntad. Más de la que se merecía el toro. la esperanza; fue una rendija- l a de un que- Pera no quería el hijo del Sócrates de San Toros de Victorino Martín, regulares. Ruiz rer de Romero tras parárselo Antonio Cobo- Bernardo que pensara la gente que iba a las Miguel, oreja y oreja, con tres vueltas al rueque se cerró en portazo tras dos verónicas tres cartitas. Tras probar por una y otra do. Dámaso González, silencio y palmas. serias y otras dos ligeritas, de las que no mano, a abreviar. Emilio Oliva, una oreja y vuelta al ruedo. son, de las que no sirven. El trasteo fue breY ya estaba otra vez la gente con Romero. Bayona vísimo. Ni llegó al minuto. Romero tiró a Que si se iba, que si no se iba. Que por dónabreviar tras tocarle en los costados. Una es- de se iba a ir. Almohadilla crispada y los ojos Toros de Baltasar Iban, bien presentados y tocada baja y se acabó. buscando. Curro, tras doblar este sexto, se de buen juego. Ortega Cano, una oreja y vuelta al ruedo. Joselito, oreja y ovación. EsDe ahí al final- y todavía quedaban dos fue despacio por la puerta de la enfermería. cuchó un aviso. Joe! Matray, ovación y silentoros, y todavía el saludo desde el tercio de entre volar de almohadillas espantando vencio. José Antonio Campuzano y la facilidad lidia- cejos. Le quedan dos. dora de Pepe Luis- el público no dejó de esCastellón tar pendiente del camero. Para mal y para- Ficha de la corrida Cinco novillos de Sánchez Arjona, buenos, bien es así, y Sevilla lo sabe. Sevilla lo lleva y uno en sexto lugar, de Garcibravo, con difiSeis toros de Torrealta, bien presentados, en hombros y Sevilla lo tira al callejón inuncultades. Litri, silencio en ambos. Escuchó aunque sin fuerza y llegando agotados al último dado de almohadillas cuando Romero lía el tercio. Los de Curro fueron aplaudidos en el un aviso. Rafi Camino, silencio y ovación. petate y marcha por el portón de la enfermearrastre, más para molestar al torero que por Raúl Zorita, dos avisos y ovación. méritos propios. ría. Zamora Curro Romero (de verdeoliva, con bordados Sevilla le espera en el paseíllo despacioso negros) en su primero, pinchazo hondo y dos Novillos de Lamaíe de Clairac, muy manepara paladearle hasta los andares, y espera descabellos (bronca) en el cuarto, estocada jables. Rui Bento Vasques, vuelta al ruedo y desde el silencio de su Maestranza por si se baja, que basta (bronca) una oreja. José Luis Ramos, una oreja y abre el capote faraónico y Curro se siente roJosé Antonio Campuzano (de blanco y oro) vuelta al ruedo. Julio Aparicio, v. uelta al ruemero haciendo palio mecido de! percal y suaen el segundo, estocada corta, que hace doblar do y una oreja. ve susurro de fuente de surtidores en el com (palmas) en el quinto, dos pinchazos arriba y estocada, que hace doblar (saludos desde el pás de sus manos bajas. Tarragona tercio) Y Sevilla sabe, desde siempre, desde que Cuatro novillos de Hermanos Delgado, y Pepe Luis Vázquez (de grana y oro) en el llegó de Camas pasando por la Pañoleta, que uno para rejones de Demetrio Lancho Coris, tercero, media delantera y tendida (palmas) en cuando puede ser es, y cuando no puede matos. El rejoneador Antonio Correas, vuelta el sexto, baja y descabello (silencio) ser, no es. Así de fácil y así de difícil. Así de Tarde calurosa, aunque con nublados. Plaza al ruedo. El Boni. oreja y vuelta al ruedo. Miprácticamente llena. sencillo y así de complicado. Y Sevilla teme guel Marcos, vuelta al ruedo en cada uno de también que un día acabe esta espera, en sus novillos. Curro escuchó las dos primeras broncas de la temporada