Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 A B C INTERNACIONAL LUNES 20- 4- 87 Gorbachov solicita el apoyo de las Juventudes Comunistas Moscú. Alberto Sotillo Mijail Gorbachov se ha dirigido a los quinientos delegados que celebran el XX Congreso de las Juventudes Comunistas de la URSS (Komsomol) para pedirles ayuda en su lucha contra las resistencias que encuentra su política en el seno del partido. Gorbachov reconoció la existencia de frenos a su proceso de reformas, y no sólo entre las capas de la burocracia, sino también en los altos niveles del Comité Central, el Ejecutivo y los ministerios. El líder soviético pidió entusiasmo en la hora de la readaptación al nuevo estilo del partido, que intenta cambiar las formas y los resultados sin alterar fundamentalmente el sistema. Y los delegados, fieles a esta consigna, entonaron un mea culpa crítico por no haber sabido adaptarse a los nuevos tiempos y crear un abismo entre su organización y la juventud de la URSS. Las labores habituales del Komsomol se inscriben dentro de las tareas de agitación y propaganda del partido. Cuidan de velar por las instrucciones del partido y sus tareas van desde cuidar de que nadie falte a votar en las elecciones a los Soviets hasta vigilar las desviaciones ideológicas en su entorno. Sin embargo, la integración en el Komsomol (42 millones de miembros) no es equivalente a la pertenencia al partido, mucho más selectiva. El ingreso en las Juventudes comunistas suele producirse por conveniencias de estudios y, en general, es automática para todos los muchachos que reciben buenas notas. De aquí que sólo quienes ambicionan ser miembros de pleno derecho del partido ponen cierto entusiasmo en su tarea, en tanto que el resto no suele ser ajeno al fenómeno de nihilismo denunciado por su organización. Sin salirse del terreno de la agitación y propaganda, los nuevos responsables del Komsomol desean operar urgentemente una reestructuración en las funciones de su organización. Ya no es necesario que los jóvenes del PCUS sigan persiguiendo a aficionados al rock o acusando de infantilismo a sus compañeros atraídos por la modernidad. Los tiempos han cambiado y al partido le parece que ahora hay otras tareas mucho más útiles, a saber: La preparación de los jóvenes para el Ejército y el internacionalismo o ¡o que es lo mismo, el cuidado para que no se siga extendiendo el fenómeno de los muchachos que se niegan a servir en las armas por rechazo a ia guerra de Afganistán. La guerra sin cuartel contra el alcoholismo y la droga, un fenómeno que antes se decía inexistente en la URSS pero ante el que ahora las autoridades se muestran alarmadas. Velar por la extensión del idioma ruso y la integración de las diferentes repúblicas de la URSS, con una mención especial a la lucha contra el nacionalismo en Kazajstan, Kirguisia, Yakutia y el Cáucaso Norte. Y todo ello sin descuidar su deber de enfrentarse al nihilismo el consumismo o ia atracción por las culturas extranjeras Grave deterioro del prestigio del Cuerpo de marines norteamericano Crece la polémica tras el episodio de la Embajada en Moscú Nueva York. José María Carrascal A estas alturas ya no se sabe cuántos marines vendieron a su país por unos ojos bonitos y unas buenas piernas, cuántos se dedicaron simplemente a pasarlo bien sin comprometerse y cuántos son erróneamente sospechosos, como dicen sus abogados. Sabemos sólo que la Infantería de Marina norteamericana ha sufrido la mayor derrota de su Historia no a cargo de un enemigo tremebundo, sino de unas mujeres sonrientes. El Cuerpo está pasando un mal momento, con la moral baja y las más graves acusaciones lloviéndole encima. Aunque puede que lo que más duela sea la mofa que cae en medio de todo ello. Pues los marines aguantan mejor la derrota que las burlas, sobre todo cuando éstas llegan envueltas en el reproche ignominioso de traición. Semper fidelis reza el lema de los marines cuyo emblema es un globo terráqueo abrazado por un ancla con un águila encima. Y es precisamente su fidelidad lo que se les pone hoy en duda. Se trata del Cuerpo de élite del Ejército norteamericano, que se preciaba de haber estado siempre donde había más peligro y escrito las páginas bélicas más brillantes de la historia de su país. No por nada, aquellos soldados que alzaban la bandera de las barras y estrellas en un montículo de lwo Ima eran marines El Cuerpo fue creado en 1775, antes que los Estados Unidos como nación independiente, cuando el Congreso continental autorizó la creación de dos batallones de ellos, teniendo su bautismo de fuego en marzo de 1776, en las Bahamas, aunque su principal misión en aquellos tiempos era como garantizadores de la disciplina a bordo de los buques para evitar motines. en Cuba ocupan la bahía de Guantámano, que aún conservan, y en Filipinas ayudan decisivamente a aquella rebelión. Y ya en este siglo volvemos a verles en Pekín durante la rebelión de los boxes en México, Panamá, Cuba, Nicaragua, Haití y la República Dominicana, cada vez que Washington creía necesario intervenir allí. En la primera guerra mundial participan con un batallón. En la segunda llegan a tener seis divisiones, estando presentes en todas las mayores batallas del Pacífico y los más importantes desembarcos en Europa. También fueron protagonistas en la guerra de Corea y las primeras tropas regulares norteamericanas que hubo en Vietnam, estando también entre las últimas que se retiraron tras participar en las principales batallas, como las de Khe Sanh y Hue. Desde entonces se han concentrado en misiones de bomberos listos a acudir a las zonas de crisis donde se requiera su presencia. Tienen asignado el proteger los flancos de la OTAN- de ahí sus repetidas maniobras de desembarco en Playa Carbonera- y han conseguido poner en pie una fuerza de despliegues rápidos capaz de plantarse en cualquier parte del mundo con tanques incluso en veinticuatro horas. Su propia naturaleza les hace un Cuerpo mixto, con tropas de Tierra, pero con aviones, helicópteros y barcos, especialmente de tipo anfibio, para facilitar sus operaciones de desembarco. Generalmente, van a bordo de buques de la Navy, aunque con mando independiente de ésta. Sus bases de entrenamiento son Parris Island (Carolina del Sur) San Diego (California) y Quantico (Virginia) Está compuesto de voluntarios y se precia que el 98 por 100 de ellos haya acabado el Bachillerato. El periodo de instrucción es durísimo y, ni mucho menos, todos lo sobrepasan. Luego han de seguir diversos cursos continuamente. Palmares histórico Sus verdaderos reglamentos los reciben en 1798 y ese mismo año miden sus fuerzas en la semiguerra que se tiene con Francia por sus posesiones en este continente. Aunque su expedición más famosa es la que realizan en 1801 contra los piratas berberiscos en el norte de África, que repetirán en años siguientes. Les vemos aparecer en ia guerra contra los indios seminólas (1836- 1842) y contra México (1846- 1848) En la guerra civil, sin embargo, su papel fue limitado. No así en las campañas contra España, en 1898, siendo los que Insólita derrota Hasta ahora les envolvía una aureola mítica, que ha venido a romperse en el más honorífico de sus cometidos: la vigilancia de las Embajadas norteamericanas mundo adelante. Una tarea que se les había asignado y todo el mundo creía estaban cumpliendo con su eficacia y dignidad habitual. Hasta que se descubrió que, por lo menos, algunos de ellos, en vez de guardar las Embajadas, abrían sus puertas al enemigo. Los mismos marines que se batieron con galanía en Guadalcanal, lwo Jima y Normandía fueron vencidos por unas rusas en combate cuerpo a cuerpo. Claro que iban ya vencidos de antemano y la principal responsabilidad de ello recae en los que les metieron en esa batalla de campos de piumas, para la que no estaban preparados. ¿MX KSI ¡A ALQUIAR L N AP RT 1 FNTO? Consulte las páginasf de Anuncios por palabras ABC