Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 20- 4- 87 INTERNACIONAL -ABC, pág. 27 El presidente Alfonsín se jugó en una sola baza el futuro democrático de la Argentina Las Fuerzas leales fueron reacias a abrir fuego contra los amotinados Buenos Aires. José Alejandro Vara Las fuerzas políticas argentinas movilizaron ayer a toda la ciudadanía para presionar sobre la actitud rebelde que mantenía un numeroso grupo de oficiales y suboficiales, acuartelados desde hace varios días en la Escuela de Infantería de la ciudad de Buenos Aires, y que tuvieron en vilo al Gobierno de Alfonsín. El presidente Alfonsín tuvo en Córdoba, adquirió ayer un que trasladarse personalmente perfil más tenso cuando el Gohasta el foco rebelde de la Esbierno llegó al convencimiento cuela de Infantería de Buenos de que no existían ánimos sufiAires para conjurar la sublevacientes en las tropas leales para ción militar sin derramamiento de reprimir por la fuerza a los elesangre. No nos enfrentamos mentos insubordinados en la casólo a un golpe, nos enfrentapital. Cuarenta y ocho horas desmos también a un baño de sanpués de que el presidente Alfongre entre hermanos había disín ordenara al jefe del Estado cho horas antes de conocerse la Mayor del Ejército que sofocara feliz resolución. la rebelión con todos los medios Raúl Alfonsín a su alcance la situación contiLa masiva presencia de todo nuó prácticamente inamovible nos movimientos de solidaridad el pueblo argentino en las calles hasta que el propio presidente con los alzados en varios cuartey plazas de la República y la ause personó en las instalaciones les. Estos rumores, sin embargo, daz intervención de su presidenmilitares consiguiendo persuadir fueron desmentidos tajantemente te, que se jugó el futuro de la a los amotinados que depusieran por las fuentes oficiales. democracia a una sola y valiente su actitud. La Central Obrera Peronista apuesta, consiguieron conjurar el Los destacamentos de tropas (CGT) decidió ayer convocar a más serio peligro que ha corrido leales llegados desde el Norte una huelga general, a partir de el régimen argentino en sus tres del país se encontraban en las las ocho horas de hoy, aunque años largos de titubeante exisinstalaciones de Campo de Mayo esa huelga ya no será necesaria tencia. -donde está la Escuela de Inpues el objetivo se ha cumplido. Hasta el momento mismo en fantería- pero el general a su El gobernador peronista de la que el presidente anunciara su mando se encontró con dificultaprovincia de Santa Fe había dedecisión de concurrir en persona des para que sus oficiales acatacidido, por su cuenta, paralizar a negociar con los rebeldes, la sen la orden de abrir fuego contoda la actividad de su región en situación aparecía decididamente tra los insurgentes. un acto de desobediencia civil dramática, puesto que había Las cosas se complicaban sefrente a los planteamientos golconstancia de que los insurrecgún pasaba el tiempo, ya que pistas de un sector de las Fuertos estaban decididos a permacirculaban versiones sobre alguzas Armadas. necer en sus posiciones hasta que no fueran atendidas sus exigencias en forma de una ley de amnistía y de dimisión inmediata del jefe del Ejército, Las tres horas que el presidente permaneció en el acuarteBuenos Aires lamiento de Campo de Mayo La exigencia de una amnistía para el personal de las Fuerzas Ar fueron los momentos más dramáticos que ha conoció este madas involucrado en las violaciones de derechos humanos dupaís en los últimos tiempos serante la dictadura militar es el factor clave de la sublevación gún reconoció en público un disegún coinciden todos los comentaristas políticos argentinos. putado de la oposición. Las conEn la represión están comproral, se refiere a individuos debiversaciones se celebraron en abmetidos unos 400 oficiales de las damente indentificados, es selecs o l u t o s e c r e t o Tan sólo Fuerzas Armadas, tras el decreto tivo y no borra el delito cometido, estuvieron presentes el jefe del del punto final que fijó límites aunque da por cumplido el castiEstado, en su condición de copara la presentación de las caugo. mandante en jefe de las Fuerzas sas, de ios cuales se calcula que Pocos días después de que Armadas, y el líder de los subleserán procesados unos 150. Alfonsín pronunciara un discurso vados, teniente coronel Rico, así en Las Perdices el 24 de como el jefe de la Fuerza Aérea, Argentina ha tenido 26 amnismarzo pasado, el matutino La brigadier Ernesto Crespo. Una tías políticas desde la revolución Nación publicó un análisis del vez conocida la rendición sin de mayo de 1810, y actualmente mismo, donde aludía a la posibicondiciones de los rebeldes, las en el Congreso existen tres lidad de que el Gobierno podría fuerzas leales llegadas desde el proyectos que deben, sin embardictar indultos para algunos ofinorte del país ocuparon el acuargo, superar el escollo de ser ciales, subrayando que esto potelamiento de los insurrectos aprobados por las Cámaras ledría producirse después de los para proceder a su detención. gislativas. Pero en manos del respectivos juicios. La crisis propoder ejecutivo se encuentra el vocada por la rebelión militar volLa crisis militar que arrancó el indulto que, a diferencia de la vió a plantear al Gobierno el dilepasado miércoles al sublevarse amnistía, no tiene carácter genema de la amnistía o el indulto. un regimiento de paracaidistas El Tejero argentino no tiene cuentas con la Justicia Buenos Aires. J. A. V. De aspecto atlético, cabello rojizo, mandíbula cuadrada y mirada severa, el teniente coronel Aldo Rico, el hombre que mantiene en vilo a la nación desde hace cuatro días, ya ha sido bautizado como el Tejero argentino en la Prensa popular porteña. Rico, de cincuenta y un años, dos veces condecorado en la guerra de las Malvinas, abandonó su destino en la provincia norteña de Misiones para ponerse al frente de los oficiales insubordinados en la Escuela de Infantería de Buenos Aires. Que se sepa, este Rambo del subdesarrollo como le calificó la gente que se congregaba ante las puertas del reducto rebelde (todos los sublevados visten ropa de camuflaje y llevan la cara tiznada) no tiene problemas pendientes con la Justicia por sus actuaciones durante la dictadura y ni siquiera figura en las listas de la denominada Comisión Sábato. Sin embargo, se ha convertido en el abanderado de todos aquellos oficiales descontentos que exigen al Gobierno una amnistía. Cuentan los cronistas que cuando Rico llegó a la Escuela de Infantería invitó al coronel a cargo de la fuerza que se pusiera al frente de la sublevación. El jefe de la Escuela respondió que no creía que ese fuera el procedimiento. Rico le asestó: Mi coronel, no quiero matar a un superior al cual aprecio. En la primera jornada de la asonada castrense, el teniente coronel Rico invitó a un grupo de periodistas a ingresar en la Escuela de Infantería pa, ra hacerles llegar un pliego con sus exigencias. En ese encuentro el líder de los amotinados se mostró duro, inflexible y no aceptó algún tipo de diálogo con la Prensa. Aquí tienen ustedes el papel. Eso es todo lo que tengo que decir. Varios de sus compañeros sublevados se mostraron algo más sueltos de lengua: No somos Tejero ni somos nazis declararon. Sólo exigimos una amnistía, porque los hechos de la gue- rra contra la subversión no pueden ser juzgados por tos civiles. Al comentárseles el hecho de que había en las calles de Buenos Aires más de medio millón de personas respondieron: No nos importa; si no se apartan les pasaremos por encima Amnistía o indulto, serio dilema para el Gobierno radical