Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 A B C NACIONAL El Rey de Arabia Saudí, en Madrid LUNES 20- 4- 87 El Rey Fahd intentará relanzar la cooperación económica hispanosaudí El Monarca wahabita quiere normalizar las relaciones bilaterales Madrid. Alberto Míguez El Rey Fahd ibn Abdulaziz de Arabia Saudí permanecerá hoy en Madrid durante ocho horas en visita privada. Fahd almozara con Sü Majestad el Rey y por la tarde se entrevistará con el presidente del Gobierno. La visita del soberano saudí ha sido interpretada como un intento de normalizar desde el punto de vista político unas relaciones que se habían visto afectadas tras el establecimiento de relaciones diplomáticas con Israel. Esta interpretación, sin embargo, exige ciertas matizaciones. Aunque lógicamente Arabia Saudí no celebró con regocijo estas relaciones, cuando se produjeron, la decisión no constituyó una sorpresa ni deterioró más de lo imprescindible una amistad de largos años tanto a nivel de Estados como de Familias Reales. El buen entendimiento y la comunicación permanente entre las dos familias reinantes, así como las largas temporadas que la familia saudí pasa en tierras españolas han sido desde luego factores coadyuvantes para que los problemas derivados de una decisión inevitable no se convirtieran en insolubles. Las relaciones entre los dos países se han desarrollado en los últimos meses dentro de la lógica normalidad que una y otra parte desean y potencian. Existen, sin duda, asuntos pendientes de carácter bilateral sobre los que hablarán hoy el Rey Fahd y el presidente del Gobierno español. Entre ellos, el de las relacione comerciales. La balanza comercial entre los dos países sigue estando desequilibrada a favor de Arabia. Se trata, desde luego, de un desequilibrio estructural dado que el 98 por 100 de nuestras importaciones son de productos energéticos. Pero, según los expertos, podría reducirse considerablemente si hubiera por parte saudí una voluntad política que se proyectase en contratos de cierta envergadura tanto en el terreno militar como en el de obras civiles y públicas. Tras el viaje en febrero pasado a Ryad del ministro de Defensa español, las posibilidades de que la cooperación hispano- saudí en el terreno de la fabricación de material militar, aumentaron, pero el camino que queda por recorrer es todavía muy extenso. Las empresas CASA (Construcciones Aeronáuticas) ENASA (camiones y vehículos blindados) y Bazán han logrado colocar en los últimos años algunos de sus productos en Arabia. Cuatro aviones CN- 235 han sido adquiridos por la fuerza aérea saudí, el Ejército compró hace dos años un centenar de vehículos blindados de transporte y la empresa Bazán construye en estos momentos una decena de remolcadores con destino a la Marina. España no pretende sustituir a los dos grandes abastecedores de material militar que tiene Arabia Saudí (Estados Unidos y Francia) pero sí intenta competir con países como Italia, Bélgica o el Reino Unido, sobre todo en ciertos sectores tales como munición, pertrechos para las fuerzas armadas, vehículos y armas ligeras. Por otra parte, el relanzamiento de las relaciones económicas bilaterales en otros campos sigue siendo una auténtica asignatura Fahd, el custodio de las dos mezquitas Madrid. Servicio de Documentación Su Alteza Real Fahd Bin Abdul Aziz Al Saud, custodio de las dos mezquitas según la tradición árabe y conocido popularmente como el Rey Fahd de Arabia es desde el 14 de junio de 1982 fecha en que fue proclamado sucesor del Rey Khalid- el hombre fuerte de Riad y el gran estratega de la moderación en el conflicto árabe- israelí. Nacido en Riad en 1923, fue el sexto hijo de los aproximadamente 40 que tuvo Abdul Aziz Ibn Saud, fundador de una nación que ha sido definida en alguna ocasión como una empresa familiar pese a su antigüedad de sólo dos generaciones. Fue, además, el primero de los hijos que nacieron de su mujer favorita, Hassa Bin Ahmed al Sudairi. El Rey Fahd era el hermano preferido del Rey Fetsal, quien desde 1955 se ocupó activamente de proyectarlo en la escena política. Tras realizar estudios en Oriente y Occidente, en 1955 creaba el Ministerio saudí de Educación, del que fue titular. En 1962 le fue confiada la cartera de Interior y en 1964 fue elegido vicephmer ministro. Posteriormente, el todavía príncipe Fahd dirigió los Consejos Superiores de Petróleo, de la Universidad, de la Seguridad Nacional y del Peregrinaje a La Meca, sin dejar por ello de realizar importantes misiones en el extranjero. En octubre de 1967 es recibido por el general De Gaulle. A partir de 1972 visita Túnez, Libia y Egipto, y el 8 de junio de 1974 firmaba un importante Acuerdo de colaboración con Estados Unidos. Si en el interior de su patria el Rey Fahd ha conseguido sentar los pilares del progreso en campos tan distantes y cruciales como la educación y la industria, no ha sido menos relevante su papel desempeñado en la escena internacional. Además de diversas estancias privadas, visitó oficialmente nuestro país en junio de 1977, entrevistándose con el entonces presidente Suárez. Un mes más tarde, el Rey Don Juan Carlos te distinguía con el collar de la Orden del Mérito Civil. pendiente entre los dos Gobiernos. Aunque Arabia no es ya el principal abastecedor de crudo de España, sino México, ocupa el segundo lugar tras haber superado el último año a Irak en este ranking De estos problemas hablarán hoy, aunque sea brevemente, Felipe González y el Rey Fahd. Pero hay otros, de carácter más general que serán objeto también de análisis, entre ellos la futura Conferencia internacional de paz sobre Oriente Medio- que España ha promovido en el seno de la CEE- la inacabable guerra Irán- Irak y probablemente, la situación en el Magreb y en especial, la guerra del Sahara Mientras Fahd dialoga con sus anfitriones españoles, en Argel los representantes de las ocho fracciones del movimiento nacional palestino intentarán ponerse de acuerdo para unificar sus rangos. Esta reunión y sus conclusiones constituyen para Arabia Saudí y también para España (que comparten no pocos puntos de vista sobre el conflicto árabe- israelí) un motivo de preocupación porque podría concretarse en una radicalización de la OLP, lo que sin duda dificultaría todavía mas las perspectivas de paz en la zona y ofrecería más argumentos a Israel para no admitir, ni siquiera indirectamente, cualquier presencia de la organización que lidera (con enormes problemas) Yaser Arafat en la futura conferencia de paz. En cuanto a la guerra Irán- Irak, el hecho de que España se mantenga teóricamente neutral en este conflicto (aunque haya sido acusada de vender armas a ambos contendientes y especialmente a los iraníes) le permite actuar con cierta libertad en una tabor de apaciguamiento ya que no de mediación.