Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 20- 4- 87- NACIONAL -ABC, pág. 19 ETA colocó una bomba con dieciocho kilos de explosivos en un campo de fútbol de Navarra La Guardia Civil localizó tres zulos y abundante armamento de la banda La localización por la Guardia Civil de la infraestructura del comando Txalupa ha permitido evitar el atentado que la banda terrorista ETA tenía preparado contra la Policía Nacional en el campo de fútbol de Burlada, cerca de Pamplona. Por la La Guardia Civil ha desarticulado en Navarra el comando Txalupa de ETA militar y ha recuperado una importante cantidad de armas y explosivos, según informó ayer la Delegación del Gobierno en esta Comunidad autónoma. Tras el accidente ocurrido el pasado día 5 en Tafalla, donde murieron dos presuntos miembros del comando y fue herido un tercero al estallar el artefacto explosivo que estaban manipulando, la Guardia Civil ha identificado al cuarto miembro del comando, Germán Rubenach Roiz, alias Antxón que se encuentra en paradero desconocido. Además de la localización de armas y explosivos en tres zulos la Guardia Civil ha conseguido evitar el atentado que la banda criminal había preparado contra la Policía Nacional en el campo de fútbol de Burlada. La trampa- bomba, con seis kilos de goma- 2 y doce de tornillería, estaba colocada en el lugar que habitualmente utiliza la Policía Nacional para aparcar cuando se celebran partidos. La bomba- trampa colocada en un cubo contenedor de cinz de quince litros de capacidad tenía un orificio lateral para acceso al detonador eléctrico de fabricación francesa, del que salía un cable subterráneo, de unos 180 metros de longitud, que llegaba hasta la parte exterior del campo, desde donde los terroristas tenían previsto accionar la bomba- trampa. El teniente coronel de la Guardia Civil Javier González Lara informó que el artefacto había sido colocado hace unos dos meses por los integrantes del comando Txalupa y que al menos en dos ocasiones se intentó su activación. El comando no logró su propósito debido a que por el barro existente las furgonetas de la Policía no aparcaban en su sitio habitual. Según una nota hecha pública ayer por la Delegación del Gobierno en Navarra, la Guardia Civil ha localizado en las inmediaciones del puerto de Echauri, entre los kilómetros 17 y 18 de la Pamplona cantidad que contenía la trampa- bomba- seis kilos de goma- 2 y doce de tornillería- y la colocación del artefacto, el atentado hubiera constituido una auténtica matanza contra la Policía Nacional y los espectadores presentes en el campo de fútbol. La desactivación de la bomba evitó una auténtica matanza Pamplona La explosión de la bombatrampa desactivada por la Guardia Civil junto al campo de fútbol de la localidad navarra de Burlada hubiera producido una auténtica matanza, en opinión del teniente coronel Javier González Lara, quien precisó que, dada la configuración abierta del lugar, la supervivencia en ese área hubiera sido mínima Según el teniente coronel de la Guardia Civil, la explosión, que aproximadamente hubiera tenido un radio de acción de 200 metros, no hubiera afectado sólo, a la Policía, sino también a los numerosos espectadores que habitualmente asisten al partido de fútbol Con el comando Txalupa de ETA militar son tres los que la Guardia Civil ha conseguido desarticular en Navarra en los últimos tiempos. Con anterioridad habían sido desarticulados los comandos Mendaur y Nafarroa De este último formaban parte los etarras Legorburu y Mercedes Galdós, a los que se atribuye la comisión de numerosos atentados y asesinatos. Según el teniente coronel de la Guardia Civil de Pamplona, el comando Txalupa no tenía relación con el Nafarroa desarticulado el año pasado, y que comenzó a actuar durante los pasados sanfermines, cuando colocó un artefacto en el vehículo de la compañera de un policía nacional, herido leve en el atentado. Indicó que a la vista. de la cantidad de las armas incautadas el comando tenía previsto atentar contra más intereses franceses e incluso contra alguna persona. En su opinión, las últimas acciones terroristas cometidas en Pamplona, el pasado lunes y el sábado por la noche, contra dos concesionarios de la empresa francesa Michelín, son obra de otro comando legal de ETA- m, e ¡único que actualmente opera en Navarra. Asimismo, anunció que el herido en la explosión de Tafalls. Martín Pérez, que ha sido interrogado dos veces por el juez y que en los próximos días lo será. por la Guardia Civil, será trasladado próximamente al Hospital Penitenciario de Madrid. Por otra parte, fuentes de la Benemérita consultadas por este periódico han manifestado su satisfacción por la culminación de esta nueva acción antiterrorista carretera local Pamplona- Salinas de Oro, dos zulos que contenían un bidón de plástico cerrado herméticamente y enterrado en el suelo, de cincuenta litros de capacidad, que tenían una metralleta marca Mat, con un cargador completo de munición; cuatro pistolas marca Star, modelo 28- BA, con dos cargadores para cada una de ellas; una granada de mano, veinte metros de cordón detonante, cien cartuchos de munición 9 milímetros Parabellum marca Geco y 245 cartuchos del mismo calibre marca Fn, doce temporizadores marca Choucatán, de fabricación francesa, preparados para la fabrica- ción de explosivos con diferentes intervalos de tiempo; un radioteléfono portátil marca Great, un imán con abrazaderas y dos paquetes de esparadrapo, dos contenedores pequeños de plástico, uno de los cuales tenía dos detonadores, varias bombillas, cable eléctrico y varios enchufes. Estos hallazgos fueron realizados en la noche del sábado, y ayer domingo fue localizado un tercer zulo que contenía siete kilos de goma- 2 dos de amonal, dos bolsas de mezcla incendiaria, cinco metros de cordón detonante y tres manuales de explosivos y diversas herramientas La figura del día LA GUARDIA CIVIL La Benemérita ha vuelto a dar una inequívoca muestra de eficacia en la lucha contraterrorista con la desarticulación de la infraestructura de un comando de ETA en Navarra y la localización a tiempo de una bomba trampa que los terroristas habían colocado en el campo de fútbol de Burlada, evitando así una posible matanza. En unos momentos difíciles para la Guardia Civil, acosada por las críticas de grupos izquierdistas tras los sucesos de Reinosa, hay que reconocer una vez más su eficacia y sacrificio en el servicio a España