Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 A B C CULTURA VIERNES 17- 4: 87. Cuatro cartas inéditas de Valle- Inclán La personalidad inabarcable de don Ramón María del Valle- Inclán revela algunas de sus más íntimas facetas en su obra epistolar, en la que el escritor habla de los problemas cotidianos, tanto personales como sociales, con algunas de las más destacadas figuras de su época. La conmemoración del cincuentenario de la muerte de don Ramón ha dado pie a que se exhumaran algunos documentos que permanecían inéditos; entre ellos se encuentran las cuatro cartas que publicamos a continuación y que Juan Antonio Hormigón, comisario de las exposiciones que en torno a la figura de Valle- Inclán organizó el Ministerio de Cultura, ha incluido en un volumen de próxima aparición, que comprende poemas, narraciones cortas, artículos y cartas, inéditos o prácticamente desconocidos. La primera de las cartas que ofrecemos, fechada en 1934 y dirigida a Salvador de Madariaga, es un testimonio extraordinariamente revelador para entender el estado anímico de don Ramón en los últimos años de su vida; un documento cuya lectura produce una mezcla de congoja y estupor. La correspondencia de Valle- Inclán con Unamuno, que abarca un extenso periodo- d e 1916 a 1935- y de la que ofrecemos dos muestras, aporta una visión cálida y afectuosa de las relaciones entre ambos, bastante diferente a la propalada por la hablilla procaz de los sumideros literarios. Completa esta entrega una pequeña carta a Manuel Azaña, en la que el escritor pide ayuda para resolver un contencioso sobre unas resmas de papel. Se trata, en suma, de cuatro calas en la cotidianeidad y las preocupaciones de una de las figuras clave de la cultura española de este siglo Merienda de negros zó aconseja mantener con todo rigor esta prohibición. Es algo esencial para la paz y buen gobierno de la Academia. Las Academias de Francia, Inglaterra, Estados Unidos, Rumania y Bulgaria han llegado a la misma conclusión, después de haber consentido algún tiempo la residencia de los pensionados con sus mujeres. Al presente nuestros pensionados se traen una sórdida intriga en las covachuelas del Ministerio. Para que usted se halle bien informado, le adjunto copia de algunos documentos referentes al caso. La Embajada ha informado contrariamente a la pretensión de estos pensionados, y en el mismo sentido, la dirección interina. Regreso yo, y. se solicita nuevo informe, esta segunda vez prescindiendo de la Embajada. Lea usted, mi querido Madariaga, la documentación que le envío. Es para hacerse cruces. Tengo la evidencia de que se le ha hurtado el conocimiento de este asunto a nuestro amigo Pita Romero. 1) Usted que me conoce puede suponerse cuánto me duele verme desamparado en el desempeño de mi cargo, y coaccionado para adoptar resoluciones antirreglamentarias y perjudiciales para los fines de este instituto. En suma, si ha de resolverse que los pensionados residan con sus mujeres en la Academia, como tengo la convicción de que cada día me moverán un pleito, sáqueme de este purgatorio. Envíeme a cualquier parte donde pueda vivir, hasta rehacer las ediciones de mis libros en ruina por la quiebra de la CIAP. ¿No habrá algo para mí en el ardiente Polo? Y si no tan lejos y tan ardiente, en Marruecos. Una misión sin responsabilidad, un poco arbitraria con uso de jaique y fez. La burocracia está horra de fantasía, pero usted proviene del Jardín de las Musas es poeta de versos, de ideas y de resoluciones. Valle- Inclán Academia Española de Bellas Artes de Roma Señor don Salvador de Madariaga Mi querido amigo: 4- V- 1934 Me llegan noticias de que usted será pronto ministro de Estado. Estas letras son para felicitarle y felicitarme por el anuncio. He tomado a empeño de honor que esta Academia recobre su perdido prestigio. Cuando vine a ocupar la dirección era lo que se dice una merienda de negros. ¡Pero de negros cimarrones! He logrado poner un poco de orden y, si usted me ayuda, no dudo de alcanzar mi empeño. Ante todo es preciso que esta tropa de pensionados- artistas mediocres, vanidosos e ignorantes- se haga cargo de que tiene obligaciones y que no seamos el lamentable ejemplo de la hornada anterior. Como aquéllos, estos nuevos pensionados pretenden vivir con sus mujeres en la Academia y convertirla en un cuartelillo de la Guardia Civil. El Reglamento de orden interior prohibe terminantemente esta convivencia y la experiencia de los tiempos en que aquí se autori- Salvador de Madariaga Mi única aspiración es un puesto oscuro y pacífico que me permita volver a la literatura y dar. término al Ruedo Ibérico No le haría esta confesión a otro que no fuese del Cabildo de las letras. Pero somos de una hermandad. Usted sabe que al continuar mi obra literaria cumplo las obligaciones del destino y sirvo a España. Don Juan Valera le procuró un beneficio en la Obra Pía a don José Zorrilla. En Bula y Mercedes tuvo Cánovas una prevenda. En la Obra Pía cobra su jubilación el secretario, tantos años de nuestra Academia, don Hermenegildo Estevan. ¿No podría yo hallar la seguridad de mis últimos días en la Obra Pía? En todo caso, le ruego que no me olvide. Con toda esperanza y amistad le estrecha la mano. VALLE- INCLAN (1) Leandro Pita Romero era a la sazón ministro de Estado. LINEAS AEREAS URUGUAYAS CD Q. BRASIL, URUGUAY, ARGENTINA, CHILE Y PARAGUAY. Todos los Jueves y Domingos a las 23,30 Horas.