Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 A B C MADRID -Semana Santa en la Región- VIERNES 17- 4- 87 Colmenar Viejo Chinchón Villarej o de Saívanes Celebran la Pascua con las torrijas y bollos huecos Colmenar Viejo no podía, ni debía, renunciar a sus costumbres tradicionales de Semana Santa. Sin embargo, llegadas estas fechas solamente una Cofradía lanza sus pasos a la calle, y es la de Nuestra Señora de la Soledad, cuya imagen ha sido vestida con enaguas finas y almidonadas, de aquellas que las famosas bordadoras colmenarezas, como hacían también los vestidos de fiesta y los mantos de la Virgen, que eran un primor. La camarera mayor se preocupa de todo con la antelación debida y el Viernes Santo, a las doce de la mañana, ya es sacada de la Ermita, llevada en las andas del amor y ia devoción a la Iglesia, para regresar a su casa por la tarde, con todo el dolor de ia muerte del Hijo. La Coral Parroquial de Colmenar Viejo, ha organizado, como todos los años, diversos actos musicales que engrandecerán estos días de Semana Santa. Los colmenareños, quisieron destacar el silencio con que se asiste a la procesión, que no se oye una voz, ni nada que interrumpa Es este un pueblo tan castellano y tan recio, incluso en sus profundos sentires cristianos, que es natural que así ocurra. Los actos litúrgicos que se organizan en la Iglesia, son seguidos por todo el pueblo cristiano en un profundo gesto de fe. La Pasión Viviente es una Veinte mil personas se esperan mañana en la Pasión manifestación de Fe del pueblo Ya está todo dispuesto en Chinchón para que mañana, Sábado Santo, al filo del anochecer, Jesucristo vuelva a morir un año más, y éste es el veinticinco, en la Fuente Arriba de la Plaza Mayor más bonita de España. Don Moisés Gualda Carmena, ese curita de sotana parda y corazón ancho y generoso que llegó al pueblo hace ahora un cuarto de siglo, tiene la seguridad de que les va a salir mejor que nunca. Son las bodas de plata de algo tan grande para Chinchón que sin esta Pasión viviente yo creo que el pueblo ya no sabría vivir ha dicho el señor cura. El pueblo, sólo este pueblo castellano y recio de la provincia de Madrid, podía ser capaz de conseguirlo. Y no se arredran por nada ni ante nada, más bien se podría decir que las dificultades les crecen. Este año, precisamente éste, el Ministerio de Cultura les ha denegado la ayuda que hasta ahora les venía dando. Y todo el mundo sabe lo que cuestan estas cosas. Pero, sin embargo, Cajamadrid se ha volcado con los organizadores y la Consejería de Cultura de la Comunidad autónoma les ha concedido una subvención. Por el alcalde, Jesús del Ñero, decía el otro día plantado en mitad de la plaza: A nosotros, Dios no nos ha dejado nunca de la mano y estamos seguros que no nos dejará. Como esto es lo más grande que ocurre en mi pueblo, vamos a seguir al pie de la Pasión viviente por lo menos otros cien años. Hablando de estas cosas nos sorprende el Apóstol Juan, que entra en la plaza montado en su Vespa y a toda velocidad. Este año van a ser muchos más los que vendrán a ver la Pasión. Se calcula que por lo menos veinte mil, más los que ya están cogiendo sitio. El parador lleno, los otros alojamientos llenos, los restaurantes llenos. No sé dónde los vamos a meter. En este momento llega Poncio Pilato, seguido de los dos Cristos y de la Verónica. Viene a invitar, de parte de un soldado romano, Jesús Ruiz, que fue torero y conocido como El Polvorilla para que pasemos a visitar el Museo Taurino que ha montado con cariño y devoción. Alguien me dice que ya hay quien pregunta si venden recuerdos de la Pasión y cuando llega la Verónica, Melchorita, comenta: Pues no los hay, porque aquí la Pasión no es un espectáculo, sino algo que todos los chinchoneses llevamos dentro del alma. Cuando los representantes de este emocionante episodio de la Historia empiezan a recordar tiempos pasados, salerv muchas cosas bonitas que habría que contar sin prisas. Es posible que ya tengan que empezar a escribir un libro sobre este acontecimiento del que todo el pueblo es protagonista y que los que llegamos de fuera presenciamos con asombro y respeto. Por ejemplo, como dice la directora dé escena, Pilar Montero, el año aquel dei agua- nieve que por poco se muere Antonio Catalán en la Cruz y que el cura quiso suspender los actos, pero dijimos que ni hablar, que no se podía defraudar a tanta gente... Cuando dieron las diez de la noche, todo el pueblo y por lo menos otras cuatro mil personas llegadas de la capital, de los lugares cercanos, de Cuenca y hasta de Toledo, estaban expectantes en la Plaza de la Iglesia de Villarejo de Salvanés, que compone un hermoso marco histórico artístico. De un lado, el templo parroquial de San Andrés; de otro, el Castillo de la Encomienda; de frente, la Casa de la Tercia. Jugando con esos elementos, representamos la Pasión- ha dicho a ABC el señor cura párroco, don Eustaquio Arranz Heredia- Están contentos, porque ha sido un éxito más, pero sobre todo están ilusionados porque esto marcha No lo hacen con ningún ánimo de conseguir la espectacufaridad. No tienen ambiciones de triunfos apoteósicos. Horas antes de comenzar la representación- e n total toman parte unos cien habitantes de Villarejo- hablamos con la Virgen María, una estudiante de tercero de Ciencias Exactas, en la Complutense. Rosa María Esteban, tiene novio- u n chico muy majo de Aranjuez que no falta ningún año a la Pasión Viviente- es nacida y criada en este pueblo y al hacer el papel de María, la Madre de Dios, me siento muy confortada por dentro, porque es como representar una doctrina cristiana viva. Cercedilla Los Molinos El encuentro y la reverencia son actos emocionantes Lo hemos contado en otras ocasiones, pero no extraña a nadie que insistamos. Los madrileños que llegados estos días, se deciden por la sierra, tienen al alcance de su mano asistir también a los oficios y procesiones que en los pueblos se celebran, con aroma a siglos, tradición, devociones y fe cristianas. Es el caso de Cercedilla, capital del Valle de la Fuenfría, donde desde ayer, Jueves Santo, se están celebrando los actos litúrgicos correspondientes a la Semana Santa y donde en la noche de hoy, saldrá la procesión del Silencio, con los pasos preciosos de la Dolorosa, el Cristo de la Salud, el Nazareno y e ¡Santo Entierro. Pero es el Domingo de Resurrección, cuando se produce uno de los momentos más emocionantes de la Semana Santa de este pueblo serrano y parrao Muchas veces ha dicho el alcalde, Enrique Espinosa, que es el momento que más se desea durante el año cuando se encuentran por la mañana el Hijo y la Madre, se hacen la reverencia y la primera autoridad del pueblo, con ei bastón de mando, levanta el velo de la cara de Nuestra Señora para que ésta se alegre y sepa que Cristo ha resucitado. Los residentes bajan de los chalés, se acercan a ver que pasa en el pueblo La procesión del Silencio llega hasta las eras Este es otro pueblo serrano donde nada ha cambiado entre lo que se tiene por costumbre o tradición. Los motineros son buena gente, serranos de mirada limpia y devociones cristianas viejas y profundas. Por ello, aunque el lugar se llene de los del fin de semana, los residentes de temporada y los que no encuentran otro sitio mejor donde pasar unos días de descanso, porque la verdad es que no lo hay como dice el alcalde, Jesús Pérez, todo se contagia, y también los que llegan desde la capital deseando respirar aire sano y reconfortante, se incorporan a la vida del pueblo y viven las costumbres semanasanteras con especial atención. Los molineros sacan en estos días sus procesiones a las calles. La del Silencio, que es impresionante, saldrá esta noche, a las diez, de la iglesia parroquial y recorrerá todo el pueblo a la luz de fas antorchas, llegando hasta las eras, donde en los meses de julio y agosto se trillaba antaño la cosecha. Es un acto vivo de fe entre tos molineros y Dios. También dejamos sitio para esta emoción tan fuerte a los que ya son casi paisanos me ha dicho un serrano que no se mueve del pueblo que le vio nacer erv estas fechas ni aunque le empujen.