Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 15- 4- 87- INTERNACIONAL -ABC, pág. 23 Washington, optimista por la Reagan invita a Washington entrevista Shultz- Gorbachov al máximo líder soviético La apertura en la URSS parece un hecho Nueva York. José Marta Carrascal Existe más de un 50 por 100 de posibilidades, según Howard Baker, jefe de Gabinete de la Casa Blanca, de que Gorbachov venga a Washington este otoño. Que es tanto como decir a que Shultz se traiga de Moscú un borrador de acuerdo sobre los euromisiles. Al acabar la visita, sabremos si este optimismo es fundado. ciuso fueron expulsados, por lo Que ambas partes están anque tienen buenos puntos de resiosas de acuerdo, resulta eviferencia. dente. La misma furia con que Lo más interesante hasta la fese negocia advierte que se dan cha se lo he oído a una reportecuenta de que es la última oporra de la cadena NBC: Aparentunidad que tienen de firmar un temente, nada ha cambiado. tratado mutuamente beneficioso, Pero bajo la superficie se nota más política que militarmente, una enorme excitación. Sobre aunque verse sobre armas. Reatodo en los medios intelectuales. gan podría terminar su mandato, Todo el mundo espera algo, pero no enterrado en las arenas mono sabe o no se atreve á exprevedizas del escándalo lrán- consarlo. Hay, por otra parte, mucho tras sino entre los aplausos de más material. Antes, la queja coincluso sus críticos, por haber mún era que no había que leer. quitado de Europa unos huéspeAhora empiezan a quejarse de des tan enojosos como son los que hay tanto que no tienen misiles de alcance medio. tiempo de digerirlo todo. Lo más Mientras, Gorbachov podría revolucionario ocurrió el otro dia, iniciar su largo proceso de camcuando un periódico publicó dos biar la sociedad soviética, ampacríticas de la misma película, rado en ese éxito y en la distenuna positiva, otra negativa. La sión con el Oeste que el acuerdo gente no estaba acostumbrada a le acarrearía. Pues cada vez son ello y llovieron las cartas a la remás los expertos que dudan dacción pidiendo que se pusiepueda hacer las dos cosas al ran de acuerdo los críticos. mismo tiempo: el cambio interior y la confrontación exterior. Más cuando sus enemigos domésticos tienen cada vez menos reparo en hincarle el diente, como demuestra el vídeo subversivo contra su mujer. La necesidad perentoria de ambos líderes en alcanzar un acuerdo, sin embargo, no lo garantiza. El principal escollo sigue siendo los misiles de corto alcance. Reagan no puede eliminar los de alcance medio de Europa, dejando la actual ventaja soviética de 130 a ninguno en los pequeños. Gorbachov propone congelarlos en sus niveles actuales y negociar sobre ellos. Pero menos que su total desaparición no puede aceptarse aquí. Y aun eso, dada la masiva ventaja del Pacto de Varsovia en fuerzas convencionales, no satisface a muchos. Es lo que debe estar negociando a todo ritmo Shultz con su colega Shevardnadze y con el propio Gorbachov. Mientras se aclara si lo consigue, los periodistas que acompañan al secretario de Estado se dedican a comprobar por Moscú si la famosa apertura de Gorbachov es tan abierta como dicen. Muchos de ellos han sido allí corresponsales, algunos in- EE UU rechaza una oferta de desarme rusa Moscú. Alberto Sotillo Las negociaciones que en Moscú están celebrando el secretario de Estado norteamericano, George Shultz, y el ministro de Asuntos Exteriores soviético, Eduard Shevardnadze, se desarrollan a un ritmo maratoniano y con una gran intensidad, que ha logrado superar todos los cálculos previstos, incluso los más optimistas. Si el lunes el jefe de la diplomacia norteamericana mantuvo más de siete horas de encuentro con su homólogo, Eduard Shevardnadze, durante tres reuniones casi consecutivas, el martes las conversaciones mantenían el mismo ritmo de trabajo, al tiempo que entraban en su fase más decisiva, al entrevistarse el secretario de Estado con Mijail Gorbachov, a quien hizo entrega de una carta personal del presidente Reagan, en la que éste le reafirma su invitación para reunirse con él en Washington. Un comunicado oficial soviético destacaba ayer el rechazo norteamericano y de los miembros de la OTAN a una nueva oferta de desarme realizada personalmente por Gorbachov a Shultz. No están dispuestos aceptar- precisaba la nota- el desmantelamiento de los euromisiles. La posibilidad de que Gorbachov viaje a Washington fue objeto de un cruce de distendidos comentarios entre Shultz y su anfitrión mientras se estrechaban las manos ante los focos de los fotógrafos. El líder soviético afirmó que tal cuestión sería tratada durante su encuentro con el secretario de Estado norteamericano, pero puntualizó: Si no hay una razón para ir, yo no voy a ninguna parte, y en particular a los Estados Unidos. Argumento formulado con mil palabras distintas a lo largo de los últimos meses para posponer su encuentro con Ronald Reagan. Esta cumbre no puede limitarse a ser un mero paseo puntualizó. Por otro lado, los medios soviéticos rompieron el tratamiento de hielo y silencio que otorgaron el lunes a la visita de Shultz, al comenzar a definir el ambiente de las conversaciones con calificativos como constructivas serenas o incluso favorables Este hecho ha sido considerado por los observadores como síntoma de que las maratonianas negociaciones han debido registrar un avance sensible, en especial sobre la cuestión de un eventual desmantelamiento de los misiles de alcance medio, único punto en el que las posiciones se hallan lo bastante cercanas como para fundar la esperanza de un posible acuerdo, que a su vez abriría la vía a una cumbre Reagan- Gorbachov. Mientras Shultz multiplica sus encuentros con las autoridades soviéticas, cuatro grupos de trabajo, en los que se han integrado buena parte de los cerca dé doscientos asesores que acompañan al secretario de Estado norteamericano y un número similar de especialistas soviéticos, mantienen negociaciones por separado y a ritmo casi continuo para las cuatro principales áreas de discusión; Para el miércoles está previsto que George Shultz mantenga un encuentro con los periodistas en el centro de Prensa del Ministerio de Asuntos Exteriores soviético. Los sondeos británicos conceden ventaja a los conservadores Podría desaparecer el partido laborista Londres. Alfonso Barra El partido conservador ha alcanzado 17 puntos de ventaja sobre el laborismo y la alianza de ios liberales y socialdemócraías. según las encuestas de opinión que publica el diario The Sun El sondeo adjudica el 44 por 100 de los votos a Margaret Thatcher. Para las otras dos organizaciones políticas, el 27 por 100 equitativamente. Esta y otras encuestas realizadas por la entidad Audience Selection por teléfono, han sido criticadas por la Sociedad de Investigaciones del Mercado, por falta de rigor científico. En el muestreo último fueron consultadas mil personas. La experiencia inglesa establece que sin contar, al menos, con el 40 por 100 teórico de los votos, es una aventura muy peligrosa. Lo que hasta ahora parece evidente es que el laborismo puede sufrir un descalabro catastrófico. La utopía socialista muere en una larga agonía. Thatcher insiste en que necesita dos triunfos electorales más para asistir al responso definitivo en memoria de ese difunto. Sería el cambio político más importante desde principios de siglo. Con ese final desaparecería el factor de incertidumbre que plantea una posible victoria socialista. Por primera vez en decenios el ahorro buscaría inversiones á largo plazo. Ante esa pintura sombría, dicen a media voz los dirigentes del laborismo que ni ellos creen en la utopía del bienestar químicamente puro con el simple recurso de pegarse a las ubres del Estado. Fleet Street pronostica que las elecciones serán en junio. Thatcher, con la falda a cuadros, replica que ella es la única que fija la fecha para el despliegue de las urnas. Es decir: los comentaristas y sabios tienen el papel de cronistas solamente.