Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 A B C OPINIÓN Panorama EL ftrrQou SB TetiOBA ÍR. UN LA ¿ÍSTA ¿ARPADA DE UN BSUITO C MPÍ. ETC? MIÉRCOLES 15- 4- 87 EL DOCTOR MARAÑON, POETA S E ha celebrado un homenaje al doctor Marañón, como amante de la poesía y como poeta, en el que han intervenido relevantes figuras de la lírica y del humanismo españoles. Vivimos un poco distraídos, por la lamentable aceleración de nuestro tiempo, de la que nunca se dejó arrastrar nuestro insigne médico, pensador, escritor y poeta, con motivo de conmemorarse este año el centenario del nacimiento de don Gregorio Marañón y Posadillo. He sentido en el ánimo y en el cuerpo algo así como una corriente magnética, qué me ha impulsado a volver una vez más a los libros del egregio humanista, con el que coincidí en algún congreso de intelectuales y en alguna otra ocasión para mí inolvidable. Ya le he dicho a su hijo Gregorio Marañón Moya, embajador de España y amigo mío de siempre, que me envía una copia de ese volumen, en la actualidad casi a cencerros tapados, ya que me urge conocer la poesía de un hombre que siempre fue poeta, aunque no escribiera versos para el público. Ya viene la sombra por los olivares y el Tajo empieza a cantar. Así comienza ese libro delicioso que se titula Elogio y nostalgia de Toledo dedicado precisamente a su hijo con estas palabras: A Gregorio Marañón Moya en recuerdo de los años de angustia y esperanza. 1936- 1939. Raro es el artículo (y escribo todos los días) en el que yo no cite al doctor Marañón. Soy un enamorado de su obra, en la que todo es oro molido, oro coronario, que es el más fino y subido de quilates. El doctor Marañón escribió historia, ensayos, prólogos, además de sus libros de Medicina, cuya lectura es un gozo también para el profano. ¡Ese Manual de diagnóstico etiológico En mi biblioteca, arropando mi espalda, muy cerca de mí, toda la obra literaria e histórica del doctor Marañón, que triunfó en el mundo con sus trajes grises y bien cortados, sus corbatas discretas y sus largos silencios de impenitente estudioso, lector y meditador. Su mejor libro para mí- y todos son hermosos- es el Luis Vives (Un español fuera de España) ¿Poeta el doctor Marañón? Siempre. Si Wordsworth dijo que la poesía es la emoción recordada en la tranquilidad, ¿qué hizo acaso el doctor Marañón sino recordar emociones en la serenidad? Nuestra hija pequeña crecía poco de niña. Fue con su madre a la consulta del doctor Marañón, y en la actualidad es una joven y muy esbelta dama- ¡alta, alta! -que profesa en Madrid su cátedra de Literatura y Lengua Española. Fue mi mujer- -con nuestra hijita- -recibida, en seguida, por mediación de nuestro pariente Eduardo Fernández- Araoz. En Barcelona, el que fuera mi íntimo amigo Noel Clarasó- y a en la otra orilla- y yo, nos pasamos las horas muertas- -que suelen ser las más vivas- hablando de literatura. Clarasó me dijo: Los dos escritores que han dicho las cosas más bellas y mejor expresadas han sido Ortega y Marañón. Al citar a Marañón nos quedamos los dos en silencio, como homenaje al singular humanista. Francisco Javier MARTIN ABRIL Planetario VENENOS Y CONTRAVENENOS A a ser probablemente inútil el patriótico esfuerzo de la meteorología nacional e incluso atlántica por despegarnos de nubes el cielo y llenarnos de sol las playas para la inminente Semana Santa. El ardiente patriotismo del personal ferroviario y aviatorio se dispone a descargar su monzón de huelgas antes de que Felipe con doscientos de los suyos le ponga bridas a los vientos camachianos. Y por si esa restricción ferroviarrio- aviatoria fuera poco, en no se qué fementido Instituto parisiense botan el infundio de que los baños de sol originan tremendos tumores y cánceres de piel. Cuatrocientos mil casos- -dicense producen anualmente en Estados Unidos. Será en Estados Unidos. El sol de aquí o se convierte en dorado Jerez o dora, en complicidad con el azafrán los soles orondos de las paellas. Es curioso observar de qué manera los supuestos avances del llamado progreso encuentran rápidamente sus contravenenos. La heliofilia que puebla las playas de broncíneos cuerpos desnudos, tiene el contraveneno de los tumores de piel. El sexo que oculta su nombre al que ahora es moda decir, y cantar, lorquianamente, amor oscuro, el SIDA. La permisividad congresista del amor venal, en los mordiscos y cuchilladas exterminadores de pelanduscas y de señoras solas. El huelguismo a la pata coja y ripio a pierna suelta, V en la ley antihuelgas que prepara astutamente el señor Chaves para echarle la chave al reinado callejero de Marcelino Camacho. Sostenía el sociólogo inglés Spencer, en el siglo XVIII, que todas las cosas vienen a tener su contrapeso natural de lo que cuando uno era muchacho dedujo que el infierno era innecesario, que cada uno tenía su infierno compensador aquí, en la Tierra. Luego vino Sartre a decirnos que el infierno son los otros y desde entonces miramos con desconfianza al vecino al encontrarlo en el ascensor. Probablemente estaba en lo cierto. El infierno de Camacho va a ser el ministro Chaves; el del homosexual, el SIDA; el de las vacaciones de Semana Santa, para no enumerar más, el huelguismo sindical y el cientifismo parisiense que amenaza con cáncer de piel los ebúrneos senos de las jovencitas entregadas a las delicias del topless en las soleadas playas levantinas y andaluzas. De ahí que uno proyecte prudentemente quedarse en casa y no encender el televisor a fin de evitarse la infiltración de las cofradías descalificadas desde que el señor obispo no quiere que entren los costaleros, gente de músculos y vino, bajo las bóvedas sacras de la catedral. Madrid, en primavera, sin manifestaciones y vacío, es mucho más atractivo que aquel Badén. Badén belle epoque del marqués de la Valdavia. Si el Ayuntamiento fuera menos doctrinario anunciaría que durante esa semana se podría aparcar en cualquier sitio, por suspensión magnánima, aunque provisional de la ORA. Saldrían las señoras, otra vez con mantilla, blanca o negra, según el día, y todos iríamos a ver los monumentos, que es gratis y a darle después a la limonada y a la peladilla. Aunque se nos despreciara por insuficiente progresía. Lorenzo LÓPEZ SANCHO PISOS LUJO, DOS DORMITORIOS 8 1 12.OOO TOTAL PISCINA INDEPENDIENTE- ARAVACA MISCASA 5211110