Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 15- 4- 87- OPINION -ABC, pág. 11 PAZ PARA LA EXPO- 92 L clima de entendimiento y de concordia que exige la organización de un empeño de Estado tan importante y tan complejo como la Exposición Universal Sevilla- 1992 se está enrareciendo. Cuando hace dos años el Gobierno nombró comisario general de la Expo- 92 a Manuel Olivencia, la designación fue acogida en amplios sectores políticos y sociales como un acierto. Casi sin excepción- -como no fuese la de las reservas comunistas- -se elogió la decisión del Gobierno al d e s i g n a r a un hombre independiente, no vinculado al partido socialista ni a ningún otro, animado siempre por una recta voluntad de servicio a España. Su actitud no ha cambiado. Hace sólo tres meses, el presidente del Gobierno le renovaba públicamente su confianza durante la visita que hizo a Sevilla para presidir una reunión de representantes de las diversas adminstraciones públicas implicadas en la organización de la Expo- 92. Se puso entonces de manifiesto, sin embargo, la necesidad de mejorar el organigrama de ésta, de manera que se garantizase la más eficaz coordinación de las administraciones y del sector privado y se mejorase la gesión del equipo organizador. El comisario asegura que sus propuestas han sido elevadas al Gobierno, y urge ya una decisión sobre ellas. Es lamentable que mientras tanto afloren críticas socialistas contra el comisario general designado por su Gobierno, que perjudican al proyecto de la Expo- 92. Ni celos de competencias ni problemas de imagen política deberían amenazar el éxito del gran proyecto, pero lo están amenazando. Las críticas lanzadas por Luis Yáñez, presidente de la Comisión Nacional del V Centenario; por Manuel del Valle, alcalde de Sevilla, o por Jaime Montaner, consejero de Obras Públicas de la Junta de Andalucía, crean en la opinión pública una imagen de desunión y de lucha localista que desvirtúa y diluye un proyecto que es de España y que por ello merece el apoyo de todos los españoles. Hay que sustituir la discordia por el entendimiento, la crítica hostil por el esfuerzo en común. Es necesa- E NAKASONE DERROTADO UY mal resultado electoral ha conseguido el Partido Liberal Demócrata (PLD) de Nakasone en Japón, en las elecciones del pasado día 12. Preocupante r e s u l t a a d e m á s que se acompañe, no sólo de un resultado favorable a socialistas y comunistas, sino también de la publicación de una encuesta sobre qué país resulta más admirado por los nipones. No ha sido éste Norteamérica, sino China Popular. La alianza en el Pacífico, necesaria para frenar la expansión soviética en la región, sobre todo con la sólida vinculación de la URSS con Vietnam, puede venirse abajo con todas sus consecuencias. Los motivos del suceso son, ante todo, económicos. Japón ha conseguido ascender al tercer puesto mundial del- Producto Interior Bruto total partiendo de los bajísimos lugares inmediatamente siguientes a la segunda guerra mundial, gracias a un excelente modelo de poli- rio que el Gobierno se pronuncie sobre las propuestas del comisario y adopte las decisiones oportunas. Entre esas medidas, es trascendental la que tiende a vincular a la iniciativa privada. Parece que ya está en fase de anteproyecto un cuadro de medidas fiscales elaborado por el comisario y revisado por el Ministerio de Economía y Hacienda. Deberían anunciarse cuanto antes decisiones dé este tipo, que incorporen empresarios a la gestión de la Sociedad estatal organizadora y animen las aportaciones del sector privado. Las representaciones empresariales están, hace tiempo, a la espera de esas decisiones. Es importante fomentar el clima de confianza entre el sector público y el privado para construir las relaciones de colaboración que exige la organización de un proyecto tan trascendental como la Expo- 92, en el que España se juega un prestigio internacional. M tica económica. Tan vertiginoso crecimiento se consiguió gracias a un decidido talante exportador. Como resultado apareció un déficit creciente en el saldo norteamericano. Como además los Estados Unidos tienen un desequilibrio exterior gigantesco, con un déficit anual en la balanza comercial de 170.000 millones de dólares, buscaron escapar del agobio con un hundimiento del dólar. En dos años se devaluó respecto al yen cerca de un 50 por 100. A ello contribuyó muy eficazmente la colaboración de la política económica nipona. Así se originaron dos daños a la economía del Imperio del Sol Naciente: la devaluación originó una pérdida formidable de valor en los activos situados por los japoneses en los Estados Unidos; además, los industriales nipones, sobre todo en automóviles y acero, comenzaron a perder mercados en favor de los fabricantes norteamericanos. Además de esto, Nakasone fue de cesión económica en cesión económica frente a los Estados Unidos. Por ejemplo, accedió a limitar voluntariamente ventas en el mercado norteamericano; se retiró, sin irritación aparente, en el asunto Farchild; en la reciente reunión de Washington, Japón se ha mostrado dispuesto a abandonar el modelo que tantos éxitos había acarreado hasta ahora. Por si fuera poco, ha adoptado una actitud casi humilde frente a la amenaza norteamericana de sanciones económicas a desarrollar desde el próximo 17 de abril. Con ello ha acentuado la decisión británica y del conjunto de la CEE para no quedar a la zaga en castigos comerciales a Japón. Además, ha surgido también en Europa lo que The Times del pasaso 28 de marzo llamaba una fiebre de xenofobia excitada y retórica proteccionista Inmediatamente la producción japonesa decayó; el paro acompañó a ese fenómeno. Para combatirlo sin inflación mientras se expansionaba el mercado interior, se pensó en un nuevo sistema fiscal. El clamor popular contra él, y ante tanta concesión, ha sido colosal. La consecuencia inmediata, a la fuerza, ha sido la preocupante derrota electoral de Nakasone. HUMILLACIÓN INNECESARIA son los derroteros que sigue nuestra política exterior, si es que sigue realmente alguno, para incurrir en una humillación tan gratuita como la de admitir la presencia permanente de un funcionario consular español en la colonia británica de Gibraltar? Cualitativamente, esa contradicción con la doctrina mantenida tradicionalmente por los gobiernos españoles, nos parece en el sentido de renuncia a la, propia dignidad, más grave aún que lo que fue la apertura de la verja gibraítareña. Esta apertura ha traído poco menos que la ruina a multitud de pequeños empresarios en Ceuta, Melilla y el Campo de Gibraltar. Supuso la pérdida de nuestra principal baza negociadora, mientras que el nombramiento de representante consular oficioso supone algo más que la consolidación de la propia renuncia política a forzar la negociación de la soberanía con Gran Bretaña. ABC Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirectores D. Valcárcel, J. Vila, J. Javaloyes, M. Adrio, R. de Góngora. J. Amado Subdirector: Antonio Burgos Jefes de Redacción: J. A. Gundi n (Continuidad) J. C. Azcue (Internacional) B. Berasátegui (ABC literario) A. Fernández (Economía) J- 1. G. 3 Garzón (Cultura) A. A. González (Continuidad) R. Gutiéirez (Continuidad) L Lz. Nicolás (Reportajes) C. Manbona (Continuidacl) J. L. Martin Descalzo (Sociedad) J. Orno (Edición) L, I. Parada (Suplementos Económicos) LPradosde la Plaza (Conünuiclad) C Prat (Dominical) Santiago Casíeto (Colaboradores) S e c c i o n e s J Rubio (Arte) J M. Fdez. -Rua (Ciencia) A. Garrido y J Espejo (Confección) J. C. Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J Badía (Educación) E. R. Marchante (Espectáculos) J Pato (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J A. Sentís (Nacional) M. A. Martin (Sanidad) D. Martínez- Luján (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E Yebra (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna P. Datos: V. Peña. R. Externas: J. Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares Publicidad: L. Escolar. T e l é f o n o s C e n t r a l i t a (t o d o s los s e r v i c i o s) 435 84 45, 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 2768? ABCMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A.