Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ABC OPINIÓN Panorama MARTES 7- 4- 87 ESPAÑA TRANSFRETANA N UNCA ha pasado por las mientes de la conciencia histórica de España la idea de que Ceuta y Melilla sean residuos de una periclitada época colonial; sólo la intencionada y redituable ignorancia de lo que este concepto geopolítico significa, estimulada por recientes y justificadas regresiones a los ancestros, ocurridas en otros paralelos del continente africano, puede hacer uso de tal argumento. Antes al contrario, para algunos tratadistas hispanos del tema, ambos florones de la Monarquía española constituyen una parca recuperación de lo que, a causa de cortesanas rencillas familiares, enagenaron del solar patrio el conde don Julián y el obispo don Oppas. Cuando don Emilio Castelar traía a uno de sus rotundos períodos oratorios la afirmación de un viejo pensador, según la cual España empieza en los Pirineos y concluye en el Atlas, no hacía otra cosa que avivar una realidad histórica, acaso la primera y más firme realidad que estableció, desde aquella celtiberia heterogénea e inconexa, nuestra unidad de destino como tal nación. Es cierto que Roma, con su lengua, con sus leyes, con sus hábitos, hizo de nuestro territorio una provincia, a la que el emperador Otón agregó en el año 69, con su cuenta y razón, la Mauritania tingitana; pero fueron los visigodos los que dieron sentido al pueblo que con su estructura política y militar, con su codificación monárquica, dotada de extensión y confines propios, tanto peninsulares como transfretanos, sufridores de avatares sobrevenidos en el decurso de los tiempos, es lo que al cabo todo el mundo tiene por España: Ca los godos antiguamente- como recoge Menéndez Pidal de la poesía juglaresca- fizieron su postura entre sí, que nunca fuese partido el Imperio de España, mas fuese siempre todo de un Señor. Planetario MADRID, CAPITAL DEL AMOR... VENAL ORPRENDIDO por la lujuriante, nunca mejor dicho, floración del amor venal en las calles y plazas de Madrid, el Ayuntamiento confía a un variopinto Senado la tarea de averiguar qué cosa es, en qué estado se halla, el llamado oficio más antiguo del mundo y sus complejas variantes modernas. Parece que las barbas le temblaban el otro día al alcalde, señor Barranco, al comprobar de visu las excelencias prostibularias de Vitrubio y otras prestigiosas urbes, reino del amor que oculta su nombre. También sobre esa especialidad, tan de moda, hablarán nuestros sociólogos, magistrados, filósofos y No hay más que repasar el rico tesoro de similares, auxiliados por expertas y expertos. nuestras letras, para encontrar abierta y san- Es decir, por coimas y chulos, que participagrante la herida originada en el espíritu hispa- rán en las mesas de discusión con eJ rostro no, por la desafección de los citados perso- cubierto por antifaz. Encantadora modestia najes; el teatro y la poesía épica, sobre todo, que no consideran necesaria a medio día ni ofrecen abundantes muestras. Flor de leyen- en la calle de la Montera, ni en el recodo de das, como suele ocurrir con tantos otros su- la Ballesta con Desengaño, ni en el rico lupacesos de tamaña magnitud, a razones de las- nar en que se ha convertido lo más granado civo amor, más que a torpe gestión de go- del urbanismo madrileño. bierno, se atribuye haber sido el factor No sé por qué ahora llaman a las chicas determinante del devenir histórico. El rey godo don Rodrigo y Olian el Gomari de las del partido trottoirs o sea, calles, confuncrónicas antañonas; don Rodrigo, el obispo diendo el oficio con el lugar en que se ha ledon Oppas, el conde don Julián, y entre to- vantado la veda para su ejercicio: la acera dos, Florinda la Cava, pasión y dolor, engen- pública. Los franceses dicen faire le trottoir drando la tragedia, que el Romancero trata- hacer la acera- al deambulatorio trabajo de repetidas veces. El Bernardo de Valbuena, las que un amigo mío de Barcelona, amante poema heroico que con Florinda, del duque de la metáfora, llamaba enfermeras del de Rivas, puede citarse como paradigma, amor y los franceses llaman, según les pete, trae estos versos: Por ganalla perdió su reino entero; El fue el último godo, ella la Cava; Su padre Julián, y por él España Bárbara presa de una gente extraña. Y se nos ocurre pensar- -sonreíd, si os place, irónicamente- ante las constantes alharacas marroquíes, que aquende aun queda por reivindicar a nuestra Cancillería todo el ámbito jurisdiccional de la España transfretaVíctor de la Serna, 12 Tfnos. 458 65 00 04 na. Concha Espina, 20 Tfnos. 250 15 18 61 Fernando PÉREZ MARQUES S trotteuses gagneuses nanas y hasta polkas e incluso connasses para que en la nomenclatura no falte la ocasional que hace su bolo entre la misa y la compra. Los españoles, que disponemos de un vocabulario escatológico y sexual riquísimo, les llamábamos rameras, meretrices- los muy finos- mujerzuelas, los desdeñosos; pelanduscas las casadas sospechosas de sus maridos; zorras, por las buenas, las casadas ya con certidumbre; izas y rabizas los rebuscadores como, Camilo José Cela; tusonas, los arcaizantes, etcétera. Involuntariamente se hace aquí una modestísima aportación a la terminología de los doctores convocados por el alcalde, y si se añade en francés es porque vendrán también a las jornadas prostibularias delegadas ilustres de colectivos italianos y franceses, lo que hará por tres días a Madrid, todavía no capital de la cultura, capital de los amores venales, efímeros y peatonales. (Los caballeros que constituyen la clientela de Vitrubio y aledaños se apean de sus coches para la contratación. ¿Se exonerará del IVA a la distinguida concurrencia? ¿Ingresarán en la seguridad las enfermeras y los enfermeros del amor? ¿Se dotará de bancos a sus lugares predilectos de trabajo para mayor comodidad? La publicidad televisiva ya insinúa previsoramente profilácticos contra el SIDA, con lo que nuestro progreso en las costumbres se beneficia de un eficaz impulso. Se espera que los especialistas incluyan en sus conclusiones que esa movida tan especial es una parte inalienable de la movida que ha hecho de Madrid ejemplo y asombro de capitales europeas. Van a subir las tarifas. Será para no dejar sola a la 1 elefónica. Lorenzo LÓPEZ SANCHO OPEL motor 9 0