Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 3- 4- 87 ABC ABC, 65 A presión fiscal es damente, un 37 por un c o n c e p t o 100 que formalmente s e n c i l l o que se reparten entre un 31 mide el peso que porpor 100 a cargo de emcentualmente tiene el Joaquín TRIGO Francisco VALERA P sa y un 6 por 100 a sector público en el cargo del empleado, conjunto de la economía. Por lo general, se da por la mitad de la población, supone una pero que, en definitiva, pertenecen a la mishace referencia a los ingresos del sector pú- carga real doble de la que correspondería si ma masa salarial que constituyen ingresos de blico. En España, en 1985 los ingresos co- fuese asumida por la totalidad de los obligala Administración) a esto hay que sumar un rrientes del sector público ascendieron a algo dos. 14 por 100 de retención en el impuesto sobre más de ocho billones de pesetas, que, frente En realidad, aunque el incumplimiento trila renta, de forma que, tras restar al coste a un valor del PIB a coste de los factores de butario en España es grande, no llega a tanto bruto las cargas sociales y fiscales, al contri 28,1 billones de pesetas, supone un porcen- como para que la presión fiscal real sea el buyente le queda un 49 por 100 disponible taje del 28,5 por 100. doble de la aparente, pues los impuestos inpara gastar en artículos que probablemente Aunque la presión fiscal se utiliza en com- directos son pagados en cierta medida mayor estarán sujetos a un impuesto indirecto (el paraciones respecto ai peso relativo del sec- que los directos; pero, asimismo, hay otras IVA) Impuesto que, supongamos, es, en pro tor público, no es un indicador adecuado del obligaciones fiscales y parafiscales que ca- medio, un 12 por 100. Aplicado al 49 por 100, sacrificio que supone para el ciudadano el bría considerar. es un 6 por 100 adicional, de forma que susostenimiento de su sector público. Para Considérese un empleado con ingresos mando Seguridad Social (37 por 100) IRPF aquilatar este aspecto se usa un indicador brutos cercanos (aunque inferiores) por (14 por 100) e IVA (6 por 100) da, grosso denominado esfuerzo fiscal que se obtiene ejemplo, a dos millones de pesetas. Las car- modo un 57 por 100, antes de que entrecomo cociente del peso del sector público en gas de Seguridad Social, suponen aproxima- mos en fiscalidades municipales. En consela economía dividido por la rencuencia, la porción de recursos ta per cápita media en dólares. absorbida por la Administración Cuanto menor es te renta per Central en el caso concreto de cáprta, a igualdad de peso del un ciudadano que hace frente a sector. púÉIipo más esfuerzo fissus cargas sóeJálés y fiscales cal se realikaV es bastante más de la mitad de Si se sitúa a España entre los Vivimos en una sociedad que prefiere encontrar culpables a sus ingresos. países de la OCDE de acuerdo hacer justicia, buscar motivos en lugar de indagar razones y Puede añadirse a las cifras con la presión fiscal, ocupa uno ofrecer víctimas en vez de bucear responsabilidades. Y así acamencionadas la evolución de los de los últimos lugares. Si, por el ba de encontrarse en el excesivo consumo la causa de todos ingresos públicos en el ejercicio contrario, se ordena a los paílos males que aquejan a la economía española. Demasiado de 1986. Según cifras de los ses de la OCDE según el essimplista, acomodaticio y maniqueo. Sólo el gobernador del once primeros meses, el imfuerzo fiscal que soportan, EsBanco de España se atrevió a decir ayer, ante la Comisión de puesto sobre sociedades aupaña ocupa un lugar destacado Economía del Congreso de los Diputados, que una recuperamentó en un 30,6 por 100; en entre los primeros de la lista. ción tan intensa de la demanda interna, con la consiguiente preun 5,8 por 100, el de la renta, y ¿Cuál indicador es el bueno? sión sobre el sector exterior, puede considerarse aceptable e inen una proporción aún no estaSi los ingresos del sector púcluso deseable en un país como España, cuya tasa de paro es blecida, los impuestos indirecblico fueran pagados por la totamuy elevada y cuyo ritmo de crecimiento del producto ha tenido tos, cuya recaudación ha subido lidad de ios ciudadanos, y todos que situarse por debajo de los ritmos de crecimiento europeos por efecto de la implantación del pagasen lo mismo, la presión en años anteriores O lo que es lo mismo: que crezca el conIVA. A ello hay que sumar los fiscal sería un buen indicador. sumo es bueno, es justo y es lógico. Naturalmente, crea problerecursos adicionales obtenidos Sin embargo, en España las demas. Pero la solución no está en afirmar que el problema es el gracias a la baja del precio del claraciones por renta de las percrecimiento del consumo. Lo que hay que hacer es establecer petróleo. En consecuencia, la sonas físicas son presentadas las condiciones para que el ahorro sea más atractivo que el presión fiscal en su aceptación por poco más de la mitad de los consumo. Y a partir de ahí habrá más inversión, mayor competimás baja puede haber subido obligados a ello y cabe pensar, tividad internacional y más crecimiento del PIB. Y ño nos con 1,5 por 100 del PIB y alcanzar además, que las cifras declaraformaremos con encontrar un culpable. el 30 por 100 del PIB, cifra hodas son inferiores a las rentas mologable con muchas de otros efectivas. Entonces resulta que Luis Ignacio PARADA países. Pero debe acotarse deuna presión fiscal, si es soportabidamente y no confundirse este concepto con el indicador L LA CARGA TRIBUTARIA DE LOS ESPAÑOLES Tirando a dar ¿HAY QUE BUSCAR Panorama internacional OTRA VEZ EL PROBLEMA DE LOS PAÍSES ENDEUDA Al comparecer James Baker ante el Comité de Financiación de la Cámara Baja, reprendió a ciertos congresistas que, al preguntarle sobre la situación financiera en Brasil, utilizaron la expresión crisis brasileña Porque, según el secretario del Tesoro, no hay tal crisis pudiéndose confiar en que las ingentes deudas de dicho país con el sistema bancario norteamericano llegarán a ser satisfactoriamente negociadas a través de contactos Darían al señor Baker pronta respuesta Bankamerica, Morgan Trust y Manufacturers Hanover, haciendo saber que ponían en estado de morosas las deudas de Brasil y cancelaban en sus activos las partidas correspondientes a los intereses adeudados y no percibidos. En consecuencia, y según los portavoces de dichos Bancos, sus resultados económicos del primer trimestre, una baja de cuarenta millones los de Bankamerica, veinte millones los de Morgan Trust y de dieciocho millones los de Manufacturers. La inmediata reacción del público inversor fue un activo trasiego de fondos, desde et campo de las acciones bancarias hasta el segundo refugio de los garantizados valores del Tesoro. Todas las cosas, incluso las malas, tienen un lado bueno, y ayer quedaba corroborado en Wall Street el popular aserto. Porque nadie atreveríase a decir que sean cosa buena el recelo inflacionario y las tarifas distorsionadoras de la importación. Que hay de lo primero lo tienen demostrado los Bancos, que subieron sus tipos de interés preferencial, y en cuanto a lo segundo, ahí están las tarifas, con amenaza de que puede haber más, impuestas en uno y otro lado del Atlántico. Sin embargo, en el stock exchange de Nueva York hacían su agosto los sectores de petroquímicas y de aceros, principales beneficiarios de aquel temor y de aquella política proteccionista. Daban con ello renovado impulso a las blue chips (acciones favoritas) del índice Dow Jones sacando a éste de las honduras a que to había llevado el dólar con su reciente desplome. Jaime JEREZ