Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 3- 4- 87 REPORTAJE ABC 61 alto coste de construir un satélite de comunicaciones español, según un informe de la Comisión Especial creada por la Junta de Telecomunicaciones, de la que forman parte RTVE y el INTA. Las alternativas que se presentan para España son tres: la compra y construcción de un sistema nacional, el alquiler de ca- itiráii sus programas en pacidad en organizaciones ya existentes como Intelsat o Euteisat o el alquiler del satélite a una empresa. Esta última posibilidad ha sido descartada totalmente por el citado informe, por cuanto las condiciones económicas del contrato pueden variar al cambiar las normas legales en el país de origen de la empresa contratante. Otras razones son que no hay retornos tecnológicos no económicos, la sujeción a las condiciones técnicas del satélite ofrecido por la empresa y la pérdida del control del satélite. En cuanto a la posibilidad de construir un satélite propio, el informe señala que no existe a corto plazo una demanda suficiente que justifique los elevados costes que ello implica- unos mil millones de dólares- que tampoco supondrían un retorno tecnológico e industrial suficiente en equipo de lanzamiento y en el propio satélite. viabilidad técnico y económico, mientras se observa cómo evoluciona la demanda de servicios. En los próximos meses se multiplicarán considerablemente el número de canales de televisión que serán captados mediante antenas parabólicas. La realidad es que en estos momentos ya deberían existir bastantes más, pero dificultades técnicas de la lanzadera espacial Arianne, que debería haber puesto en meses pasados a varios satélites en órbita, ha sido la causa de este retraso. A muy corto plazo, se espera el lanzamiento de los satélites TDF- 1 (francés) el TELE- X (noruego) el TV SAT (alemán) y el SES ASTRA (luxemburgués) con dieciséis canales a cual más interesante. Los próximos satélites prevén acaparar la atención de más telespectadores. Para ello, cada canal emitirá con varias frecuencias de audio en diversos idiomas, de manera que se pueda ver un mismo programa al mismo tiempo en el idioma que se desee (inglés, francés, alemán e incluso español, se- pleado y de las empresas instaladogún vaya aumentando la audiencia ras. Sin embargo, se puede decir que por menos de cuatrocientas mil en nuestro país) pesetas hay equipos completos de antenas parabólicas para una sola Precios de mercado vivienda. En cuanto a una comuniEn éste, como en cualquier otro dad de vecinos que quiera tener tomercado, existe una guerra de pre- dos los canales que emite el satélite cios dependiendo del material em- EUTELSAT, podría obtenerlos a partir de los dos millones de pesetas, ya que tienen que adquirir tantos receptores como canales haya, así como los accesorios pertinentes. De cualquier forma, estas cifras son relativas, porque todo depende de las características técnicas que se quieran instalar, de la vivienda, o del tipo de antenas. Así funcionan las antenas parabólicas El principio básico de este sistema de comunicaciones es muy sencillo. La información se envía hacia un satélite mediante un transmisor. El satélite recibe la señal, la procesa y luego la transmite amplificada a una o más estaciones de recepción. Para este tipo de emisiones se están utilizando satélites geoestacionarios que se encuentran sobre el Ecuador a 36.800 kilómetros de distancia. En esa órbita el satélite tiene una velocidad angular igual á la Tierra y, por lo tanto, parece estar inmóvil, por lo que es utilizable las veinticuatro horas del día y las antenas parabólicas quedan permanentemente orientadas hacia él. Un sistema de recepción de televisión vía satélite está formado por los siguientes componentes: antena parabólica, convertidor de bajo ruido (unidad externa) y receptor o sintonizador (unidad interna) La antena parabólica toma su nombre de la forma que adquiere su pantalla o disco. Su función es la de enfocar la señal m ¡croonda que se refleja en ella sobre un punto en el que normalmente se encuentra la estructura de alimentación de la antena. El convertidor de bajo ruido es un preampljficador muy sensible que se sitúa en la estructura de alimentación de la antena, sujeto con una especie de trípode a la pantalla parabólica. Su función consiste en amplificar la señal proveniente del satélite. El convertidor de bajo ruido se puede colocar horizontal o verticalmente (en lenguaje técnico se denomina polaridad horizontal y polaridad vertical) Así, por ejemplo, del satélite Intelsat V se reciben cuatro canales en la polaridad horizontal y otro en la polaridad vertical. El receptor abarca todas las funciones de procesos de control, sintonización y modulación. Cuando la antena es para una sola vivienda es suficiente la instalación de un único receptor. Pero cuando se trata de comunidades de vecinos, hoteles, etcétera, es necesario adquirir tantos receptores como canales de televisión se quieran visionar. Esos receptores permanecen funcionando durante las veinticuatro horas del día y emiten con un mínimo consumo la señal a todos los televisores del edificio que ya han sido presintonizados, de manera que en cada canal se reciba una cadena distinta. La distancia eistre la antena parabólica y el receptor o unidad interna no deberá ser mayor de ochenta metros dada la gran pérdida de señal que tiene el cable a altas frecuencias M. B. Futuro inmediato Por todas estas razones, el informe se inclina por el alquiler de la capacidad del sector espacial en los satélites de alguna organización internacional, siendo la más indicada la organización europea EUTELSAT, en la que España, a través de Telefónica, tiene importantes inversiones, además de estar vinculada a la ESA, de la que España es país miembro. Sin embargo, la Comisión no descarta la posibilidad de que en un plazo de cinco a diez años España disponga de un satélite propio, ya que la transición de una posibilidad a otra, alquiler y satélite propio, siempre es posible, razón por la que debe realizarse un estudio tío