Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 3- 4- 87- OPINION ABC, pág. l5 N todas las democracias occidentales ha terminado la prehistoria de la televisión, entendida como una única empresa estatal ajena a la libertad de mercado. Entretanto, el mundo televisivo español se dispone a pasar del paleolítico al neolítico: el Estado concederá graciosamente dos o tres canales a empresas más o menos privadas. ¿Pero quién nos asegurará que los beneficiarios no dependen del Estado en sus créditos, contratos o franquicias? ¿Cómo evitar la impresión de aves anilladas, de trucada libertad que surge de esa concesión, a dedo? ¿Cómo impedir que este reparto de canales libres no se asocie con el estilo de libertad otorgada por Ferdinand Marcos o por el pluralismo limitado del régimen de Stroessner? En esta parcela de la vida pública, como en todas, la libertad es indivisible. Es necesario que el Gobierno diga si hay o no hay libertad para la información televisada: está claro que esa libertad de informar a través de las ondas ha de reconocerse con todas las garantías, sin márgenes para defraudar al ciudadano. Pero una cosa son las garantías y otra distinta conceder tres cadenas a otros tantos amigos. EDIQUEMOS unos inst a n t e s a la ficción. Imaginemos al Gobierno actual concediendo una cadena a un grupo de revistas, una segunda cadena a un editor de textos y la tercera, por fin, a un grupo de empresarios vinculados al aparato de poder de la calle de Ferraz. Para aceptar esta clase de decorado ¿no es mejor permanecer en la televisión actual o incluso volver a la de Calviño? Si se quiere hablar en serio- -es decir, si se quiere modernizar la información de este país y aceptar de una vez por todas el texto constitucional- -hay que dar un giro de 180 grados: hay que empezar por admitir el contenido del texto constitucional (se reconoce a todos los ciudadanos el derecho a comunicar o recibir librémente información veraz por cualquier medio de difusión Y entonces será preciso que una gran comisión nacional independiente del Gobierno- -o que en el Reil no Unido es una comisión regia o lo que Francia intentó al constituir la Haute Au- E LIBERTAD DE TELEVISIÓN Y ANTENAS PARABÓLICAS torité- -reciba, valore y se pronuncie sobre las garantías ofrecidas por los distintos grupos empresariales para hacer televisión. Lo contrario nos mantendrá en una situación tercermundista. Al Gobierno actual y a los anteriores les debería hacer reflexionar la proliferación de antenas parabólicas, que empiezan a multiplicarse en nuestras ciudades. No pocos españoles conectan ya con los informativos de la CNN de Nueva York cuando quieren obtener noticias no sesgadas sobre ciertos acón- tecimientos mundiales. El hecho de que determinados grupos empresariales españoles decidieran emitir programas e informativos a través del satélite retrotraería a nuestras ondas a los niveles de Radio España Independiente, poniendo en entredicho la credibilidad de la democracia española y al Gobierno de turno en situación de inevitable ridículo internacional. Hay que liberalizar la televisión, pero de verdad: y hay que salir de los criterios de Prensa y Radio del Movimiento que hoy contaminan todavía los enfoques oficiales sobre la materia. La tecnología ha desbordado al autoritarismo y a la información unidireccional. Según se ha divulgado recientemente, hay más de un régimen dictatorial preocupado en los desarrollos tecnológicos de una compañía americanojaponesa, que comercializará en menos de cinco años una antena parabólica de bajo precio y de no más de cuarenta centímetros de diámetro. El pequeño mecanismo receptor permitirá captar desde cualquier punto del hemisferio norte las emisiones televisadas de los satélites occidentales. Que esas pantallas, discretas y apenas visibles, sean una revolución difícilmente asimilable para los sistemas lo prueba el hecho de que todos los procedimientos de interferencia y perturbación de sonido se apresten a dific u l t a r l a Pero ése es un mundo lejano, al que España no pertenece. En la Europa comunitaria crecen y se desarrollan nuevas iniciativas. Francia privatiza dos canales públicos mientras Alemania funda empresas de televisión por cable: el pluralismo televisivo será en Europa antes del fin del siglo, tan diversificado casi como el de la prensa escrita. El cable, con su nitidez de t r a n s m i s i ó n y su flexibilidad tecnológica abre paso a nuevas televisiones regionales. En Estados Unidos, el cable ha llegado a desplazar a las ondas en más del 50 por ciento de los receptores. E D NTRETANTO, las antenas parabólicas son en los tejados de Madrid, de Barcelona, de Bilbao o Sevilla, de toda España otras L Tribunal de Cuentas considera que Alianza Popular no tantas llamadas de libertad ha justificado debidamente 128 millones de pesetas en de información. Don Felipe la contabilidad de sus últimos gastos electorales. El Tribu- González ha dado en los úlnal que preside el profesor Fernández Pirla ha considerado timos cinco años no pocas retrasados e insuficientes los documentos contables aporta- pruebas de sensibilidad polídos por el anterior tesorero de AP. El nuevo equipo decidió tica, de flexibilidad ideológien febrero reorganizar el servicio de tesorería del partido. ca, de rechazo de todo maxiSea como fuere, es necesario subrayar desde aquí la necesi- malismo de manual. Comdad de que todos los partidos- pero los grandes en primer prendió los simplismos que término- cumplan escrupulosamente las normas que limi- su programa contenía sobre tan y ordenan el gasto electoral. La democracia española- la Alianza Atlántica, sobre está todavía en su fase inicial de crecimiento: las torpezas de el Polisario, sobre la empremuchos miembros de la clase política, la ligereza de unos, la sa pública, sobre la reprevenalidad de otros y el extendido desconocimiento de lo que sión de la droga y sobre tansignifica en Europa la transparencia democrática han hecho tas cosas más. El sector más que algunos casos excepcionales dañaran gravemente el rígido del Partido Socialista prestigio del régimen parlamentario. Es indispensable que parece cerrado en banda antes de la próxima campaña electoral Alianza Popular y to- ante una efectiva liberalizados los demás partidos pongan en orden sus cuentas. ción de la TV antes de las elecciones del 90. Pero esa mentalidad antihistórica aguantemos por lo pronto tres años más y luego Dios Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA dirá se parece peligrosamente a la España artificial Director LUIS MARÍA ANSON de los años 60, cuando los llamados aperturistas invenDirector de ABC de Sevilla Subdirectores taban el contraste de pareceFrancisco Giménez- Alemán D. Valcárcel, J. Vila, J. Javaloyes, Subdirector: Antonio Burgos M. Adrio, R. de Góngora, J. Amado res para no mencionar los Jefes de Redacción: J. A. Gundín (ConsnukJad) J. C. Azcue (Internacional) B. Berasátegui (ABC literario) A partidos políticos u otra terFernández (Economía) J 1. G. Garzón (Cultura) A. A González ContinukJad) R Gutiérrez (Continuidad) I. Iz minología vitanda. Hay que Nicolas (Reportajes) C. Maribona (Continuidad) J. L. Martin Descalzo (Sociedad) J. Olmo (Edidon) L. I. Parada (Supterrentos Económicos) L Prados de te Plaza (ContndkJad) C. Prat (DomincaT) Santiago Gástelo (Co txxaoones) hacer frente a la realidad. Y Secciones: J Rubio Arte) J. M. F d e z- R ú a (Ciencia) A. Garrido y J Espejo (Confección) hay que reconocer sin retiJ. C. Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) j Badiá (Educación) E R, Marchante (Espectáculos) J Pato (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M Salvatierra cencia el valor dé los políti (Internacional) C. Navascués (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) M. A. Martin (Sanidad) 0, Marticos que saben rectificar. nez- Luján (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E, Yebra (Vida Social) Ante el problema nacional Director General de Prensa Española, S. A. de la televisión libre hay que JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA pedir al presidente del GoProducción: S. Barreno. Personal: C. Conde, Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña. R. Exterbierno que entre de lleno en nas: J. Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares. Publicidad: L. Escolar. la modernidad: también en Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 43584 45, 435 6 0 2 5 y 43531 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 esto la mágica palabra es algo más que un giro de efecto para los discursos. Prensa Española, S. A. ABC a