Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 1- 4- 87 ABC A B C 65 L incremento de la información económica que desde hoy ofrece ABC se inscribe, a mi juicio, dentro de una espléndida tradición de la Prensa española. Existían en ella cuatro grandes corrientes nacidas antes de 1936. La primera era la de lá Prensa especializada en economía. Recordemos esas notables aportaciones a la ciencia española que se produjeron a la sombra de El Financiero, que dirigía José G. Ceballos Teresí, donde aparecen investigaciones importantísimas de Flores de Lemus. A veces se redactaban en la excelente prosa de Vicente Aleixandre, en La Semana Financiera. En el ya centenario El Economista, destaca la serie de artículos que en él publicó el genial economista español Germán Bernácer, después de haber sido descubierto por el profesor Robertson en el tan comentado artículo de Económica. E PRENSA Y ECONOMÍA EN ESPAÑA Otra línea diferente es la que se inició en el diario El Sol a partir de su fundación en 1917. Un joven y brillante economista llamado Luis Olariaga había sido llamado por Ortega, primero a España y después a El Imparcial. En El Sol se le encargó al profesor Olariaga que dirigiese una sección de Economía y Ciencias Sociales. Gradas a eso comenzó á publicar en ella artículos donde expuso los principales problemas económicos de aquellos tiempos. En esa época, con motivo de la Conferencia Monetaria de Genova, Olariaga se trasladó allí y convivió, y le hizo observar ciertos detalles concretos, con otro periodista y economista de excepción. Me refiero a Keynes, que llegó a Genova como enviado del Manchester Guardian. En el propio ABC, to modelo de Prensa Española. Por supuesto que hemos de citar, en primer lugar, a ABC, Por Juan VELARDE FUERTES basado antes de la guerra civil en las buenas informaciones financieras de Carlos después de la guerra civil, Olariaga publicaría Caamaño. Este era bastante más que un simple cronista de Bolsa. Por eso estos traartículos verdaderamente brillantes. El tercer modelo es el de El Debate. Un bajos de Caamaño han de insertarse en el conjunto de personas egregias se vinculó, conjunto constituido hasta 1936 por ABC y con muy alto grado de continuidad, a ese pe- Blanco y Negro. Mencionaré una que me pariódico. Sus nombres aún impresionan. En rece, sencillamente, ejemplar. Se titulaba economía agraria cuenta con Fernando Mar- Nuestro potencial económico, que apareció tín Sánchez. Como editorialista en cuestiones en Blanco y Negro el 30 de junio de 1935. de economía, durante muchos años trabaja- Quien quiera recoger ricos detalles sobre el ron, Olascoaga, en polémica con Olariaga y cálculo del producto y renta nacionales de José Larraz. Como columnista de economía España por Antonio de Miguel, Barthe, Eza, destacó, de modo inmarcesible, Antonio Ber- Ceballos Tersí, Banco Urquijo y Vandellós debe leer este esclarecedor artículo. En este múdez Cañete. Después se ha de mencionar el muy erudi- semanario impresiona el cuadro de sus colaboraciones egregias. Era habitual en sus columnas la firma de John Maynard Keynes. Otras bien corrientes eran las del célebre hacendista francés Caillaux y, por supuesto, la de Delaisi. Hace trescientos cincuenta años Galileo Galilei debió comparecer de rodillas ante la Inquisición y abjurar de su doctrina herética que demostraba que la Tierra se movía alrededor del Sol. La tradición cuenta que al levantarse, después de la retracDespués del final de la guerra tación, golpeó con el pie el suelo y gritó: Y sin embargo se civil han surgido con tanta fuerza mueve. Ayer, Carlos Solchaga se vio obligado a aceptar el inlas colaboraciones de economisterrogatorio de algunos periodistas que le planteaban si era vertas importantes en la Prensa esdad que la economía se mueve alrededor de la política monetapañola que su inventario resulta ria o es al contrario. Es decir, si va a haber mayores retencioimposible. Pero tienen el talante nes fiscales contra la inflación. Y el ministro de Economía y de aquellas brillantes colaboraHacienda contestó con un elocuente: No comment Inmediaciones, que desde un Bagehot en The Economist, o de un Pitamente después- eppur si muove -expresó la preocupagou en The Times, o aún más ción del Gobierno por la evolución de los indicadores económipróximas, desde las colaboraciocos, incluido el consumo, que está creciendo a tasas incompatines de Friedman en The Wall bles con los objetivos previstos. Solchaga no ha querido Street Journal, o de Samuelson anticipar si su Ministerio va a adoptar o no otras medidas no esen Newsweek, aciertan a combitrictamente monetarias para corregir los desequilibrios actuales. nar rigor y capacidad expositiva. Como es un hombre culto sabe, con Wilde, que la experiencia es el nombre que damos a nuestros errores Pero como, además, es un lince no quiere que le aborten las medidas como en otra ocasión. Ya lo decía Franklin P. Jones: La experiencia es En esta Casa y fuera de ella una cosa maravillosa que nos permite reconocer un error cada tenemos, pues, la servidumbre vez que lo volvemos a cometer. de una muy gloriosa tradición. Es preciso que ésta nos estimule Luis Ignacio PARADA y no nos agobie. Tirando a dar EPPUR SI MUQVE ÍNDICE ABC PARA LA BOLSA DE MADRID ABC publicará a partir de hoy un índice para la Bolsa de Madrid elaborado por un equipo de especialistas de la máxima solvencia técnica, dirigdo por Miguel Velarde Valiente. Con base 100 al 31 de diciembre de 1986, el índice ABC recogerá lo más adecuadamente el acontecer bursátil; incluirá los 50 valores más contratados de 14 sectores económicos predefinidos durante el semestre inmediato anterior. Dicha selección se reelaborará cada seis meses, pudiéndose de esta forma cambiar periódicamente valores que en un momento dado, pudieran tener menos importancia por otros con más peso. Varios diarios especializados publican, desde hace años, su propio índice. Alguno de ellos, el Dow Jones elaborado por especialistas vinculados al Wall Street Journal recogen tan sólo una media aritmética de 30 valores que cotizan en la Bolsa de Nueva York. Pero a pesar de eso ha alcanzado prestigio y difusión notorios. Algún otro, como el Standard Poors también es aparentemente parcial, pero sin embargo extraordinariamente signitifcativo. Quiere esto decir que el índice perfecto resulta imposible de elaborar si pretende recoger toda la rica variedad de circunstancias que día a día se recogen en un mercado tan complejo como es el de valores. Por eso, con humildad, pero también con ambición, hemos construido este índice ABC. Se observa que es más vivo o acusa en mayor medida las variaciones, por la razón de que ai incluirse en él los cincuenta valores más negociados, son también los más actuales, y en definitiva los más citados, los que registran las alzas más espectaculares; pero los que son objeto de mayores correcciones. Por tal razón, además, se ve en él cierto optimismo, pues los valores de moda, pese a sus repuntes, con una Bolsa alcista suben más que los restantes. Otra cosa será cuando cambie la tendencia. Llegado ese momento constituirá el test ideal para nuestro índice: comportándose éste de forma descendente, puede significar el preaviso oportuno para nuestros lectores.