Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 1- 4- 87 CIENCIA Y FUTURO ABC 61 desaparición dela capa de ozono liento de la letal radiación ultravioleta del Sol ozono estratosférico daría origen a gravísimas consecuencias: con una reducción del 1 por 100 de la capa ozónica se incrementarían un 2 por 100 las radiaciones ultravioletas con efectos biológicos y, como consecuencia, habría un 4 por 100 más de cánceres de piel; con una reducción del 2,5 por 100, los cánceres de piel aumentarían en unos cinco millones, con 10.000 muertos por esta enfermedad y una notable disminución del rendimiento de la producción agrícola y pesquera; si disminuye el porcentaje de ozono un 5 por 100, el cambio provocaría, según la National Academy of Sciences de los Estados Unidos, alteraciones en el clima terrestre, destrucción de las c é l u l a s y los microorganismos, insuficiente purificación natural del agua sobre el planeta, enormes pérdidas en las cosechas y cambios genéticos en las plantas, cánceres de piel en hombres y animales, disfunciones en el sistema inmunológico, aparición de cataratas en los ojos y reducción en la fotosíntesis y, por último, con una disminución de ozono del 10 por 100, la radiación ultravioleta aumentaría en un 20 por 100 y se incrementarían en un 30- 50 por 100 los casos de cáncer de piel, y el daño al fitoplancton, desnudo y sin ninguna protección contra las radiaciones letales, sería irreparable, rompiéndose el primer eslabón en el ciclo del oxígeno, sin el que no existiría la vida en la Tierra. Este 10 por 100 podría alcanzarse, de no bajar el ritmo de emisión, entre los años 2050 y 2070. En los próximos ochenta y ocho años, según la Agencia de Protección al Medio Ambiente de los Estados Unidos, se producirían 40 millones de casos de cáncer de piel y 800.000 muertos por cáncer. Actualmente, el ritmo de crecimiento de los clorofluorocarbonados es del 5 al 11 por 100 anual y también se emplean cada vez en mayores cantidades las brominas, como el bromo- trifiuorometano, usado en los extintores de incendios. La teoría del Grupo Atmósfera Con la primavera, los primeros rayos de sol alcanzan, después de seis meses de oscuridad, la atmósfera de esas regiones disociando los compuestos de cloro y desencadenando una serie de reacciones en las que la molécula de cloro, después de destruir una de ozono, vuelve a quedar libre, continuando así un ciclo de capturas y destrucción de ozono que se repite miles de veces. Un grupo de científicos americanos aseguró, tras estar allí el pasado año, que nó habían encontrado las elevadas cantidades de cloro que esperaban medir. Por tanto, no se puede señalar a estos compuestos como los grandes culpables de la destrucción del ozono. Para los jóvenes investigadores españoles Jesús Sainz de Aja, Javier Cacho y Manuel Gil- que integran el Grupo Atmósfera del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial- la radiación solar no sólo activa a los derivados de cloro, también los óxidos de nitrógeno son activados, iniciando un ciclo de reacciones tan perjudiciales para el ozono como las del cloro. La acción de estos compuestos forma la base de otra teoría que atribuye la aparición del agujero a causas naturales. Según esta teoría, el intenso ciclo de actividad solar en el que nos encontramos ha sido la causa de un anormalmente alto bombardeo de la atmósfera antartica por radiación ultravioleta de gran energía que ha producido ¡a fotodisociación de los componentes nitrogenados. Esta última teoría, según el Grupo Atmósfera, es la que más parece acercarse a la realidad, aunque es muy probable que la causa no sea única, sino fruto de una especial conjunción de factores astronómicos, dinámicos y químicos. El fenómeno queda todavía, tanto espacial como temporalmente, a las particulares condiciones geofísicas que allí se presentan J. M. F. -R. DÉLA OZONO En defensa del ozono Desde 1978, año en el que la US Enviroment Protection Agency prohibió los CFC como aerosoles (Canadá adoptó la misma medida) ha habido diversas actuaciones para proteger el ozono. Ese mismo año, la CEE decretó una reducción del 35 por 100 de CFC en los aerosoles y Estados Unidos bajó un 40 por 100 su porcentaje de producción para usos industriales. Pero en 1984, tanto los aorteamericanos como el resto del mundo habían vuelto al mismo nivel que seis años antes, al haberse encontrado nuevos usos para los clorofluorocarbonados, como la producción de espumas y la limpieza de componentes electrónicos. En 1984 y 1985, la producción mundial creció un 7 y un 8,5 por 100, respectivamente, y en marzo del segundo año los descubrimientos del Coordünating Conmitee on the Ozone Layer fueron incorporados a la Convención Internacional para la Protección de la Capa de Ozono, celebrada en Viena y firmada por 27 países, USA, URSS, Japón y la Comisión de la CEE. El acuerdo expresaba la intención de los signatarios de tomar las medidas necesarias para preservar el ozono, pero no especificaba los objetivos para limitar las emisiones químicas y su vigilancia. También coordinaron la investigación sobre los procesos de alteración, los efectos de la RUV- B en la salud, la incidencia en el clima, etcétera. De todas m a n e r a s de las 850.000 toneladas de CFC producidas en 1974 se habían rebajado alrededor de 100.000 en 1986, y la CEE ya producía en 1984 un 44,2 por 100 menos que en 1976. -FERNANDO RUBIO J RADIACIÓN SOLAR 5 DEL O2 ON DE O, 3 N DE OZONO LENTO DE O, FOTODISOCIACION DE CFC- CL- CLO DISOCIACIÓN DE N 2- NO- NO 2- o. NO, ENFRIAMIENTO ATMOSFÉRICO A VIONES I HRSONICOS ABSORCIÓN DE LA RADIACIÓN i i 1O LETA, 240- 290 mm. 290- 320 mm. IPARCIAL) f tóPORTE LENTO GLO- NO- ETC. CFC I TRANSPORTE LENTO DE CFC- N 2O- CÓ, Y OTROS GASES J. L. JURADO- CENTURIÓN