Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 1- 4- 87- CULTURA -ABC, pág. 45 Las pinturas negras de Goya, en peligro de ser devoradas por la oscuridad El Museo del Prado comienza los trabajos de restauración Madrid El Museo del Prado ha comenzado los trabajos de consolidación de las pinturas negras de Goya, seriamente dañadas. Las labores de restauración, que durarán más de un año, consisten en la consolidación y fijación de las zonas con riesgo de desprendimiento de pintura y paulatinamente se irá haciendo toda la serie. El director del Prado, Alfonso Pérez Sánchez, ha explicado a Efe que su realización se llevará a cabo siguiendo las recomendaciones de un simposio internacional celebrado en 1983 para estudiar los problemas de las pinturas negras de Goya y Las hilanderas de Velázquez. La restauración- que se ha comenzado con Dos viejos comiendo no implicará modificación visual en estas pinturas, y no se ha planteado un tratamiento especial distinto del recomendado por el comité de expertos El estudio realizado a las obras con procedimientos radiográficos e infrarrojos con ocasión del simposio descubrió modificaciones realizadas por el mismo Goya en la composición original de escenas y él estado delicado de su superficie, con amplias zonas perdidas y repintadas en sucesivas restauraciones y falta de adhesión entre las capas de pintura. chez- es obra de Martínez Cubells. Si levantamos lo que no es de Goya, la pintura es un colador. Su grave estado de conservación, con descascarillados y caída de partículas de pintura, aconseja únicamente llevar a cabo una consolidación de las zonas que se desprenden, sin entrar en otras tareas de restauración como limpiezas y levantados de repintes. Murdoch compra la prestigiosa editorial Harper and Row Nueva York. J. M. Carrascal Después de extender su imperio de los periódicos a la televisión, Rupert Murdoch intenta ampliarlo al mundo editorial. El empresario australiano ha hecho una oferta para comprar Harpeír and Row, una de las más antiguas y prestigiosas editoriales norteamericanas. Una oferta tan sustancial que es difícil de rechazar. Murdoch ofrece sesenta y cinco dólares por acción, lo que parece mucho a los expertos y desde luego supera desahogadamente los cincuenta dólares que había ofrecido hace poco otra casa del ramo, Brace Jovanovich. En total, la operación significaría un precio de compra de trescientos millones de dólares (unos 38.000 millones de pesetas) Nada hay de extraño en que el Consejo de Administración de Harper and Row haya recomendado que se acepte. Pese a su fama y sus ciento setenta años de antigüedad, esta editorial no tiene ni la diversificación ni las reservas para resistir la enorme competencia del mundo moderno y era presa apetecida por muy diversos gigantes financieros, algunos del ramo, otros completamente ajenos al mismo. El magnate australiano ha conseguido, además de hacerse con la empresa, dejar en la estacada a otros posibles compradores. Entre ellos se encontrabain Harcourt Brace Jovanovich, que ofrecía doscientos quince millones de dólares (cincuenta dólares por acción) y, por otra parte, Theodore Cross, cuya oferta rondaba los ciento cincuenta millones de dólares (que supone unos treinta y cuatro dólares por acción) Murdoch dice quererla para establecer una red de publicaciones internacionales, al estilo de la que ha hecho con los periódicos. Dada la universalización del inglés, el mercado para las publicaciones en este idioma se halla en constante expansión y su límite no se ve todavía. Aparte de ello, los libros eran los únicos medios de comunicación que el millonario australiano aún no había incluido en su vastísimo imperio. Puede imaginarse que su última pretensión produce aún más críticas contra él. Pero si mantiene su oferta, va a ser difícil frenarlo. Los dólares hablan más fuerte que las palabras. Francisco de Goya sobre el muro sin ningún paisaje de fondo, con el mismo tema y sentido que tiene actualmente, según escribió María del Carmen Garrido en uno de los boletines del Museo del Prado. Saturno devorando a su hijo La romería de San Isidro Dos frailes Judith y Holofernes Dos mujeres y un hombre La lectura Una manóla Doña Leocadia Zorrilla y Perro semihundido son otras de las pinturas de la serie, que irán pasando por el taller del Museo, donde estarán un mes cada uno, aproximadamente. Las pinturas que ahora están a punto de ser devoradas por la oscuridad son algunas de las obras más interesantes y misteriosas del artista aragonés, que las pintó en un periodo de rara intensidad, como poseído por un espíritu agrio y burlón que deja asomar una sonrisa sarcástica por entre los vigorosos y negros brochazos. Agiyeros y repintes Las radiografías revelan numerosos agujeros, cubiertos con sucesivas capas de repintes, cuya eliminación no devolvería. a la obra su aspecto original, sino que la dejaría irreconocible por los daños que tiene. El estudio descubrió también que la mayoría de las pinturas fueron superpuestas sobre paisajes que originalmente decoraban las habitaciones de la casa de Goya- es el caso de Peregrinación a la fuente de San Isidro El destino Duelo a garrotazos y El aquelarre mientras que en otras oscureció a propósito esos fondos para ocultar la idea de representación al aire libre. Sólo otra pintura, la llamada El aquelarre (escena sabática) fue concebida directamente Catorce obras La serie de las pinturas negras está integrada por catorce composiciones realizadas por Goya entre 1820 y 1824 para las paredes de su casa de Madrid, La Quinta del Sordo y se exhiben desde 1985 en las nuevas salas aclimatadas del Museo, sin marcos, para dar idea de su origen de pintura mural. Las obras, pintadas sobre yeso, fueron trasladadas a lienzo en 1874, por encargo del banquero alemán barón Frederic Emile D Erlanger- -entonces propietario de la casa- y su extracción la llevó a cabo el restaurador del Museo del Prado, Salvador Martínez Cubells, con técnicas muy primarias. El banquero las regaló años después al Estado y luego pasaron a formar parte de las colecciones de la pinacoteca. Las pinturas, al parecer, estaban ya en mal estado en los muros de La Quinta del Sordo y sufrieron desgarros y roturas con el cambio de soporte a lienzo y otras restauraciones. Lo que vemos hoy- -según Pérez Sán- LOCOS DE DÍA, CUERDOS DE NOCHE Alzheimer conozco que llora ella de noche. Y mi pregunta es entonces: ¿Puede ser que un enfermo de alzheimer o un viejo demente senil sueñen lúcidos de noche, cuando disparatan y razonan sin tino en sus horas de vigilia? ¿Piensan cabalmente y con entendimiento pleno mientras duermen? ¿Les angustia su noche paradójica, por la perspectiva de que, a poco, despertarán a la sinrazón y al juicio perdido? Fuera la respuesta afirmativa, mayor dolor no se concocería. Y sin embargo, cuerdo que se cree cuerdo, ¿quién no tendrá que decir de sí mismo otro tanto? Julio CERÓN Interesa señalar que esa angustia y llanto nocturno del alzheimer o del demente senil sería la perfecta correspondencia de la conjoga indecible que viviste también tú, lectora mía que no puedo imaginar, a raíz de tu coma. Aquel salir de su dulzura para entrar en lo que te esperaba: revivir tú, esta vez consciente, tu agonía que fue y tu agonía por venir.