Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 A B C NACIONAL Quinto asalto España- USA MIÉRCOLES 1- 4- 87 Escepticismo en Madrid ante la nueva ronda de negociaciones sobre las bases No se esperan avances definitivos en esta quinta sesión negociadora Madrid. A. Míguez Las posibilidades de que España y Estados Unidos lleguen a un acuerdo sobre reducciones en las bases de utilización conjunta durante la quinta ronda de conversaciones que se celebra esta semana en Washington son muy escasas. Ambas partes no disimulan su escepticismo y parecen admitir ya que de la nueva reunión no saldrá ni la fórmula mágica que permita desbloquear las conversaciones ni siquiera un avance sustancial. Todo indica, sin embargo, que ambas delegaciones enseñarán en esta reunión alguna nueva carta, pero es dudoso que se pueda llegar a un acuerdo más o menos definitivo. Estados Unidos, hasta ahora, ha aceptado el principio de las reduc ciones, pero siempre y A cuando no supongan p una disminución de la seguridad tanto de los dos países concernidos como de la Alianza Atlántica en general, y siempre y cuando las Fuerzas Armadas españolas sustituyan las misiones que en estos momentos realizan en Caspar Weinberger nuestro país las norteamericanas. España, por su parte, considera que las reducciones son necesarias e ineludibles, deben ser significativas y sustanciales y, por supuesto, no tienen por qué afectar a la seguridad común. Pero- y ésta es una matización muy importante- el Gobierno español no está dispuesto a que nuestras Fuerzas Armadas sustituyan todas sino solamente algunas de las misiones que actualmente cumplen las fuerzas USA. La discrepancia en este punto, en modo alguno doctrinal, es fundamental para entender por qué las posiciones siguen todavía muy distanciadas, como reconocen ambas partes. España ha pedido fundamentalmente la retirada del Ala Táctica 401 de Torrejón de Ardoz formada por 72 aviones F- 16 y la de los cinco aviones- cisternas estacionados en Zaragoza. No ha cuantificado el número de soldados sino las instalaciones y el material que desea ver reducido. Y ha advertido siempre que las reducciones deben ser graduadas y en modo alguno traumáticas. Estados Unidos, por su parte comenzó proponiendo en la primera ronda la reducción del 10 por 100 del personal de Torrejón y su sustitución por personal español. Posteriormente, el pasado mes de febrero el embajador Bartholomew presentó una contra oferta máxima bastante compleja, pero cuyo punto principal consistía en el traslado del Ala Táctica desde Torrejón a Morón, una base desactivada La parte española rechazó tajantemente esta contraoferta Se espera que en la reunión de mañana las dos partes hagan maniobras de aproximación Posteriormente visitaron Madrid el general Vernon Walters, embajador ante Naciones Unidas y aunque declaró que el asunto de las bases no había sido el objeto principal de su visita, dijo también que si los españoles quieren que nos vayamos, nos iremos Menos directo pero no mucho más optimista, el secretario de Defensa, Caspar Weinberger, dio a entender en sus cautas declaraciones tras su visita que las posiciones entre los dos Gobiernos seguían muy alejadas, algo que por cierto ya nadie pretende disimular. En estas condiciones solo cabe esperar que de la quinta ronda de conversaciones en Washington se intente por ambas partes una maniobra de aproximación mediante el reexamen de las propuestas máximas y su revaluación. Pero parece, en cambio, demasiado Fernández Ordóñez optimista prever que de tal maniobra pueda salir algo más que una reafirmación de las diferencias existentes y, tal vez, la reiteración de que ambas partes desean acortarlas. Las espadas están en el aire. Probablemente habrá que esperar a nuevas conversaciones, quizá a otro nivel, para llegar a un acuerdo definitivo que satisfaga a las dos partes. Diez meses de tensiones y desacuerdos Madrid. A. M. Cuatro reuniones negociadoras o rondas de conversaciones se han celebrado hasta el momento entre Estados Unidos y España para la reducción de la presencia militar norteamericana en territorio español. Salvo en la primera y en la última, los negociadores se limitaron a estudiar las propuestas de la parte contraría y a rechazarlas. Estas fueron, en síntesis, las cuatro rondas 10 de julio de 1986. La primera reunión negociadora se celebró en Madrid, en la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores. La delegación española, presidida por el secretario general de Política Exterior, Máximo Cajal, presentó una propuesta de reducciones donde se pedía, entre otras cosas, la salida de España del Ala Táctica estacionada en Torrejón y de los avionescisterna instalados en Zaragoza. La parte americana ofreció, por su parte, la reducción simbólica del 10 por ciento del personal en Torrejón. En el comunicado conjunto se hablaba de la asunción por las fuerzas españolas de determinadas responsabilidades y misiones realizadas por las fuerzas americanas La ronda se clausuró sin acuerdo. 15 de octubre de 1986: La segunda ronda tuvo lugar en Washington, en la sede del Departamento de Estado y se desarrolló en un ambiente de frialdad y discrepancias. La delegación norteamericana estuvo presidida por primera vez por el nuevo embajador norteamericano en Madrid, Reginald Bartholomew que sustituyó al polémico Thomas Enders, uno de cuyos últimos actos en España fue precisamente asistir al inicio de las negociaciones. No hubo comunicado conjunto ni avances de ningún tipo. 1 de diciembre de 1986: Esta tercera ronda, que se celebró en Madrid, en un edificio de la calle Oquendo donde se halla la Dirección General de Desarme y seguridad del Ministerio de Asuntos Exteriores, tampoco sirvió para nada. La parte norteamericana se limitó a rechazar la propuesta española de julio sin ofrecer por su parte alternativa alguna. La parte española creyó percibir que la táctica del Departamento de Estado era entonces ganar tiempo No hubo tampoco comunicado formal pero el portavoz del Ministerio español de Exteriores, Inocencio Arias, advirtió por primera vez que el tiempo empieza a apremiar Días después se reunían en Bruselas, George Shultz y Fernández Ordoñez. Al final de esta reunión, Ordóñez advirtió que si no hay acuerdo sobre reducción no habrá renegociación del Convenio vigente y entonces las bases se extinguen por sí solas 3 de febrero de 1987: La cuarta y hasta ahora última ronda se celebró también en Madrid, y en esta ocasión la parte norteamericana presentó una contra- oferta calificada por el embajador Bartholomew como máxima en la que se contemplaba, entre otras cosas, el traslado del Ala Táctica de Torrejón a la base de Morón. La parte española rechazó esta contraoferta y los presidentes de ambas delegaciones hicieron sendas declaraciones en las que sólo coincidían en sus discrepancias. Pero por primera vez los norteamericanos presentaban, como queda dicho, una ofera seria- aunque inaceptable para la parte española- que, sin embargo, la consideró un avance.