Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Ana Teresa Amezaga cuenta: Cómo adelgacé 17 kilos, 6 de ellos en la primera semana... y DESPUÉS NO RECUPERÉ NI 100 GRAMOS desde entonces! Parece mentira, pero, con este método, he tenido, por primera vez la impresión que alguien me atendía realmente. Era como si estuviera siempre alguien a mi lado quien conociese perfectamente mi problema y me guiase hasta obtener el peso ideal. ¡No tiene ni idea de lo estupendo que puede ser tener esta impresión! Tuve el presentimiento que esta vez sí, iba a adelgazar... Y en eso tuve razón... Dentro del sobre había una carta muy amistosa que me ha enseñado algo que nadie me había dicho antes. Al leerlo me enteré de por qué no conseguía adelgazar. Empecé el método un jueves por la mañana. Y le confieso que desde aquel día comenzó otra vida para mí. C omo se puede comprobar en esta foto, a los 13, ya estaba más que metida en carnes Recuerdo que, en la escuela, las niñas solían llamarme la gorda Pero lo peor, es que después he engordado sin cesar. A los 17, pesaba ya 6 7 kilos, para una estatura de 1,60 m. Felizmente todo eso no es más que un mal recuerdo. Por nada en el mundo quisiera repetir esa época de mi vida. Ahora he descubierto como alimentarme adecuadamente y por ello no vuelvo a engordar Tenía miedo de no acertar Los primeros días, no osaba pesarme por temor a que siguiera pesando los 6 9 todavía. Pero, a los 3 días, decidí hacerlo. Era lunes. Aquel día creí que me iba a desmayar: efectivamente, no había perdido más de 2 kilos. Sin embargo, continué, porque en el método se decía que era normal perder poco durante los tres primeros días. Lo que me impulsó a seguir también, fue que podía comer lo que me gustaba: Estaba cada vez más desesperada Una noche, al volver a casa, oí a mi novio y a su hermano riéndose. Estaban mirando una película algo ligera en la tele, y cuando iba a saludarles, oí a mi cuñado preguntarle a mi novio: Oye, ¿te da igual que Ana esté tan gorda? No quise escuchar lo que respondió. Me dirigí enseguida a mi cuarto, con lágrimas, ya, en los ojos. Y aquella noche fue cuando le escribía usted. Había probado ya tantos regímenes, cápsulas, y otros métodos para adelgazar que, ¿por qué no hacer una prueba más? Tanto más que, con este método, no había problema: una de dos, o adelgazaba 5 kilos por semana hasta conseguir el peso ideal, o, sino, no me costaba ni una peseta. Quise probar el método disimulando. ¡Tenía tanto miedo de que se rieran de mí, otra vez! Cuando conocí a Alberto, mi novio, pensé: Ahora tengo que adelgazar a toda costa A los dos meses, ya había perdido 8 kilos. Pero hay que añadir que para obtener este resultado tuve que hacer un régimen drástico con el que casi no comía nada. Pero al volver a comer normalmente engordé otra vez. Por eso, en un mes, recuperé 10 kilos. Estaba desesperada. Pesaba entonces 69 kilos, y no conseguía adelgazar. Hacía ya varios, meses que estaba en busca de un empleo pero sólo me ofrecían unas chapuzas por horas, o mal pagadas. Y es que el verdadero problema que se me planteaba era mi exceso de peso: verdad que no se contrata como secretaria a una mujerona. ¡Hubiera dado 20.000 pesetas para estar segura de adelgazar! Hay que decir, que, esta vez, sí, tema esperanza. Había leído los testimonios de muchas mujeres, que, como yo, no conseguían adelgazar. Y que, con este método, habían perdido 10,15, y hasta 2 0 kilos, y más todavía. Decían, en ellos, que era la primera vez que adelgazaban tanto. Yo hubiera dado 20.000 pesetas para que me sucediera a mí también. A los 16 días de escribirle, el cartero me entregó un sobre grande pero de aspecto discreto, que contenía el método, además de un regalo precioso... ¡que no dejé de utilizar Sin embargo perdí 6 kilos durante la primera semana Después de seguir con el método durante una semana completa, volví a pesarme: había perdido 6 kilos. No me lo podía creer. Mi ropa ya me estaba demasiado ancha. Mi novio empezó a mirarme de una manera distinta. Y me dijo: Tengo la impresión de que