Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
h a c i e n d o mella en el ama de casa, Como dato significativo, y a pesar de que existen pocos datos iitadj sTKos sobre el lema, la depresión se revela como un pioblema de salud que incide más en la mujer que en el hombre, y aún de forma m s a c u s a d a en las amas de casa. La ayuda del servicio doméstico En cuanto a la ayuda prestada por las empleadas de hogar al ama de casa, al parecer en la aclualidad licndc a circunscribirse a las madres con hijos pequeños y que preferentemente trabajan lambiún fuera del hogar. -L o s sueldos del servicio domestico son tan al los que en la jciualídaJ se tiende a contratarlo cuando es por causa mayor, cuando exiMcn niños pequeños- afirma la presidenta de la Asociaaón de Amas de Casa de Madrid- Las guarderías que existen son ey: aias y los p r e c i o s son a l t í s i m o s de modo que son en muchas ocasiones la uniea ahernaliva. Pero sobre et tema de las empleadas de hogar habría que hacer referenda a que se las debería exigir a e r t a profesicnalidad, de acuerdo a los sueldos que cobran. n muchas ocasiones, el ama de casa debe ensenarlas a cocinar y a llevar una casa y encima deben pagarlas muchos miles de pesetas, cuando en realidad son elias las que tendrían que pagar por aprender, porque con los conocimientos adquiridos pueden cambiar de hog 3 r y colocarse en mejores condiciones. La falta de inrormackún y el alsTamiento al quo ellD misma se ha ido sometiendo suelen ser Las causas del llamado- síndrome del ama de ca a- graduado escolarn w sicmcn. en una palabra, in ertas en la M ciC dad y tc í interesa lo que en ella ocurre. Un sueldo para el ama de casa Sobre lii iiTea de delemiinar un sueldo para el ama de casa, Josefina Tnllo Figucroa afirma que es un lema absolutamente uiúpico c irrealizable. -Se lleva hablando muchos años sobre este punto, pero ¿de dónde van a salir los sueldos? El Estado, ógicameme. no puede hacerse cargo de ellos. Nosotras lo que hemos intentado ha sido crear una muluaJidad para el ama de casa. En el año set enta y ocho, tíl Ministerio de T i a h a i u ratificó unm Estatuios para íormar esta murualiJad, pero al ser nt cesariamcme baja la cotización, lo era t a m b i é n la pre! ración- De: fde aquel año hemos hablado con todos Ivrs pjcsldemes del Gobierno que se han sucedido y la respuesta ha sido siempre la misma: que la situación de la Seguridad Social no en lo su ficie ni emente buena como para acoger a los mJis de ocho millones y medio de muie- 3 rcs quC c dedican a sus labores Por otra parte, y aparte de su dilatada jornada ac trabajo, b s amas de casa no suelen tener vacüdoncs. aunque, en ultimo itrmmo. esto depende mucho de la situación iM ciocconómica de su marido. -Efectivamente, las amas de cai; i f o tienen vacaciones porue, a Eo sumo, cambian de rcsiencia durante el verano o los fines de semana, paia ir a cumplir las mismas tareas en otro luj? ar, muchas veces dotado con menos apárateos y electrodomésticos que en Lo que habilualmentc residen. Quizá sea por esta causa, unida a a e r i a mecanización del trabajo doméstico- casi siempre monótono y poco tisfaciorio, porque sus rebultados sólo duran unas horas y luego hay que volver a realizarlo esaclamcnte igual- el caso e que en muchas ocasiones estas mujeres sufren lo que se ha dado en llamar cl- síndrome del ama de casa- En opinión de Paloma Feijoo, psicóloga del equipo Filium, los sín omas suelen man ícsiarse en forma de una exagerada manía por la hmpiezan el af n perfecaonisla. la búsqueda enfermiza del orden, la irasdtñlidad y, en muchos casos, la tendencia a hacer de su pareja y de sus hijos eternos niños para, a tin de cuentas, sentirse necesitada. -Este es uno de los problemas fundamentales a los que se puede ver som e t i d a el a m a de casa, s o b r e todo cuando los hijos van creciendo y es consciente de que no la necesitan lanío como anics- -afirma Paloma Feíjoo- Esta insatisfacción afectiva a veces t a m b i é n p u e d e s e r de í n d o l e sexual. A todo esto hay que unir la crccieiiie desvaiónzación social por el trabajo del ama de casa y por el rol de madre de familia, lo Cambio de papeles Í En cualquier caso, el papel del ama de casa es poco -alorado socialmente y mucho más duro de la que puede parecer a primera vista. Hace unos años se llevó a cabo una experiencia en Alemania a causa de la escasez de puestos de trabajo, s e n la cual se daba ta oportunidad- Á que las parejas en las ouc trabajaban lo dos fuera del nogar eligieran cuál de los dos iba a seguir trabajando, teniendo en cuenta sus mejores condiciones, sueldos, etcétera, E! r e s u l t a d o fue q u e a l g u n o s hombre? dejaron el trabajo y se ocupaion de las faenas del hogar mientras sus mujeres seguían desempeñando su puesto en et mercado laboral. ¿El resultado? Un fracaso: durante el primer mes. algunos maridos decían estar encantados con sus nuevas ocupaLC icne a agudizar el probtema. ciones, V después rio pudieron soJ sto ciea una inseguridad que va portiirlo por mái tit! mpo con duye Josefina Trillo Figueroa. Ál menos el experimento sirvió para valorar realmente las mu chas horas de trabajo, duro y poco satisfactorio, que realiza el ama de casa en el hogar. En los últimos años se h a dejado sentir cierta tendencia a que el hombre colabore también en las labores del hogar 72