Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Por Paz DE LAORDEN E l t r a b a j o dt lt ¡s a m n de CWA por lo g e i K r a l pocn vmiorado por la sockiliid, que DO L U con dcra pobUck n acliva y, por tanto, las inctuve e n l r r Un ertipos DnomicBmrnte improduclivov. Sin r m b a r o. penosa e iinpre iiHtÍbic tarea d t hacer tamas, írrgar xuekrt, preparar comidas, c l c t l r r a resulla un Irabqjo d u r o y po o uitufac (orio. al que han de designarse muchas horas al d i a a p a r de I m adelaolns l n k n y del masivo UM de eleelri d Hnés 1 kca 9. t n la acluatídad w n más de ocho millones y medio la. m u j e m qiK M dedican en nuestro pjtb a 4i5 a b o m bien con d u s i v í d a d i b k n simultaneándolas con el trabajo fuera de u u a e d r c i f t duplicando normalmente su j o m a d a laboral, ya de por tí bastante t e n t a La jütoaÚA laboral de un ama de ca a es difícil de deleiminai. Según a! gunm estudios llevados a cabo en el Centro de InvesTÍgadones Soooli g cas. -V estima auc esta jornada ronda las nueve horas diarias por t é r m i n o m e d i o aunqui; en algunos casos, como es el úc los hogares en) oi que viven más de seis permjnas. puede aumentar hasia c si las doce horas de media: es decir, que supera a m p l i a m e n t e a las jornadas máximas establecidas en U normativa actualmente en vigor. Este problema, lógicamente, tiene uaa mayor incidencia en el caso de que existan niños pequeños aún en edad no escolar v más aún cuaado la mujer trabaja también fuera del hogar, porque normalmenic es ella quien siempie sigue llevando la carga de la casan adEmJs de cumplir con su horario de trabajo. La mujer machista Sobre esie p u m o ¿I parecer, las cosas van cambiando en nuestro país, aunque sea paulatinamente. Josefina Trillo Figueíoa, presidenta de la Asociación de A m j s de Casa de Madrid V vjccprcsidenLa de la Fcdemciún Española de Amas de Casa, que cuenta en la actualidad con más de 225.O UÜ afiliadas, afirma en este scniído que adualmente las parcjasn sobre todo las más jóvenes, tienden a realizar la lateas del hopar conjunLamcnie si los dos iiabajan fueía. pero que aún no es una norma Eencral, ni mucho menos se puede hablar de que sea lo normal en nuestra sociedad. -España c i un país machista, pero la mujer (iene. si no toda la culpa, si mucha culpa al respecto, Y es que la mujer española es pTck- ien terne me macnist; i. En el mismo lema de la diíercnte rdurnciíin q fe dab hasia harp unos aruQ entre Los hijos varones y las h i j a s venía a respaldarse esta idea. Si habia que recocer los platos despulas de comer, al hijo no se le permitía colaborar. era la hija la que tenía que realizar estas labores- Pero hoy. afortunadamente, esta mentalidad va cambiando. En el caso de las parejas jóvenes que trabajan íuera de casa no hay derecho alguno que sea exclusivamente la mujer la que tenga que echarse encima la carga de la casa Aíiimismo, la aparente o real marginación a la t ue han csTado sometidas las antas de casa al ser excluidas de la población aciiva y económicamente producina es también en paite, y al decir de los cspccialuias en el tema, culpa de las propias mujeres. El problema fundament, del ama de casa ha sido siempie la falla df información eu la que ellas mismas se han ido sumiendo. Las ciicunstancias no han sido fáciles ara la m u j e r a lo l a r g o de la isloria, pero en muchos casos ellas no han sabido salir de su encierro V no han tenido contacto directo con esa síicicdad a la que pertenecían de hecho y de derecho. Por ejemplo- -afirma la vicepresidenfa de la Federación Española de Amas de Casa- en nuestra asociación i m p a r t i m o s cursos de todo l i p o ayudamos a que el ama de casa esté al día de los problemas vanados que e x i ten en nuestra sociedad, las despertamos, de a l n a manera, del letargo, insistiendo en que lean periódicos y revistas paia esiar al día. y puedo decir con satisEacciún que en la mayoría de los casos se opera una transformación absoluta en estas mu eres. En algunas delegaciones que tenemos en pueblos repartidos jxir toda la geografía española, que es donde hemos real izado una mayor labor social, algunas mujeres ya maduras han empezado a estudiar el S Segrún a l g u n a s estimaciones, la jornada laboral del ama de casa española ronda las nueve horas diarias 70 Rvponaj Gonutg Cna