Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AL LORO HUMOR A El observador entrometido Í 0 Í 6 A U T 6I) IIA n i LOS A HUMILDAD HO h e A 6 AWA- NADI 61 B ARCÁNGELES ESCONDIDOS EN LA ALCOBA T o b i dcipechado, p r r f í f r f finalmenie olvidor el ¿sunro v pedir a l j a encíj Ü I O i iier p o sible mis a sil medida. AdjmanEís c m p r e e s l a b j en las nuhcs. No la i m p o r l a n o a de i u íiKonUnencia upuMiura v e puntaba las hnrjs suspirando por L A I M A GÍNACiON- -LA AVENTUR A- -E I J Í E R O r S M O y olrai, Rlupidecct por el calilo V i i r enTri; UnL FJas eí U maaeta más rápida de pertleí lu pue iln en h sociedüd. A L pien a l obfas uelo, u n h o m b r e que k i b e lo que t e hace. Norman, en su cuanucho de m ircl. mecido poí l: i plumona p r e n cía de Adamantii (idínlico cuando tonrfc a Grace Kcdv) hav o c a u o nes en que no pueJe reprimir un iKncej n y ha a echar u i u cabcudila. Inctuwi llcRa a olvidarse de Ja iuf ala Oiina itv, y de la pecaminosa uibe que nene atire i i ¿A b j n d o n j r j H I tarea -ipiIanie y pa lonl y le largará a FTIÍOJ O M SU corle coft- ardiraV O anTc se hundirá Fnun r hj E) a uas (en jiDlo pago ¿íu jmqujd d) y. ir: cibklo el aviHi icclIónico, nuestro laxiíU Kgitirá avizorando dale que le p c con el ApocalipH? Pennancícan alcniín a u triíwrvador. Femando MÁRQUEZ D A M A N T I S Pi I K. ci Í T cancel cuiuidio de Tohla HifUcruclo (jil que salvó lc ser dcvoiaJo por un mero i la b n c h d cu cjcríu rcsiaürnnic de c n i d n r m j debido a un cruce úe c a h í c i lirObúfjco ÍI quj A algo pcorK s? h 3 unido a la coTlc cow r d j t a que v c U los m í o m n i o d r nuc Tro 1 aiJSL; i f, a on o Norman Travifr, EE K ñ o r HiguL- i- uclo. lTa consultar con su dircclor cspinluiíl. ha p r c c n l a d u una demanda cp tod r c h ci ig) cndo la ininediara dcvuluLiün d r u i a r c á n I Adamacilis, en lanLu, u icnie icUz al latió de N ü i m a n Rebulla m u f h d máv d i v c r i j d o guafd: ir la e- pjEda! de un jnKi paia vigilante y p: iM (iial como Travis qtií M t- uir l u i pasoi de un cmpídcríndo como Tobías, cuya ú m c j concesión a lo imprevitio corm le en ser alan d o de cuando en cuando por los piaron de pedtcado que usij pedir. El vc iiiro (j encÉA B L A v A T S KY) píHlría compensar cconíHnícamenle al poblé H j y u c n i t l o la perdida de Ad mantia; pero, eso hí. Irja uns concienzuda l vcsl 1 g 3 CH n Se cnczr Tia tic Iz múma el querube sabueso S i n T e j e r o (eanonij ado pí r Et Palmar de T r o y i en MJ m o rnen L única criatura sPffiUa con l igote, yA i n i u i d a p a i Eduardo HJTO Ibars en una de í, us obrav de erudiciÚTi L A casa- -al menos el cas c i o la l l a m a b a a s í- n o t c n ü c a l e f a c c i ó n ni est u f a n i b r a s e r o n i naón que escondiera al f r í o Las l e m p e r a luras heiadüs se veían p e t l e c t a m e n i c en a q u e l l a ha! it 3 ción que era ccmo una caja de zapatos, pero sin í a p a t t s y ligeram e n t e más grande. A u n q u e el l a m a ñ o apenas i m p o r t a b a porque su h a b t l a n l c era casi invisibECr S i e m p r e h a h u s i d o u n h o m b r e de escaso v o l u m e n y encima el f r í o Ee había e n c o r d ó más a ú n E l v e r d a d e r o mq u i l i n o era el f r í o u n í r i o que casi no cabía e n e l c u a n o que tapaba complefameuLc al h o m bre. A pesar de que la h a b i t a c i ó n era n i q u í l i c d estaba tan vacía que parecía e n o r m e A ú m p l e vista súlt se veía e s p a c i o e n b l a n c o c o m o si h u b i e r a n t r a í d o u n trozo de desierto y lo hubiei f n g n a r d a d n rnTre b s n i M i r o paredes. Pero no había oasis, ni hermosas m n r j s d a n a n d o con veJos Ira n i pare n i es, n i siquiera una palmer o dos- S ú l o ii uno f i l a b a m u c h o v ía CALOR, CALOR, CALOR a un hombre acurrucado en un r i n c ó n para protegerse d e l f r i ó P e r o había que f i j a i i f m u c h o A los catorce años había conocido a una chica de su edad que llamaba Isabel- Desde los djecisietc n o v o l v i ó a v e r l a y a h o r a h a b í a n p a g a d o seis y seguid enamoradi de ella (parece m e n t i n i que u n i n d i v i d u o tan bajito pudiera sentir un a m o r tan in antesco) A s i que una mañana se decidió a escrib i r una c a i t a a Isabel. Después de t a n t o t i e m p o t e n i a m u c h a s cosas que d e a r l e o mas. p e r o a final pensó que t o d o se resumía e n una frase: -N e c e s i t o eal o r r Y eso es lo que puso. Y echó la carta. Y a la semana siguiente recibió respuesta de la m y c h a c l i u -N u te p r e o c u p e s espera unos d í a s ¡V a a v e n i r! p e n s ó el h o m b r e de la h a b i t a c i ó n Y i u pensó con tanta fuerza que casi despertó a los v e d a o s E n e f e c t o u n o i días después l l a m a r o n a la p u e r t a- ¡E s ella! -se d i j o por d e n t r o (y de n u e v o e s t u v o a p u n t o de despertar a los vecinos, que estab a n echando la siesta) Y a b r i ó tan r a p i d a m c n i e que casi a b r i ó antes de a b n r Es d i f í c i l explicar lo q u e sint i ó cuando la p u e r t a ya estaba abierta- ALtí no habia n i rastro de Isabel. L a desilustón le d i o tal p a l a da en la b a t r i g a que e l zapato se q u e d ó d e n t r o Ñ o era Isabel q u i e n había l l a m a d o sino u n s e ñ o i con pinta de vendedor. E l v i s i t a n t e a b r i ó la boca y s a l i e r o n estas p a l a b r a s H BUCnas- sov de la tienda de electrodomésticos C á l i d o C á l i d o FucRO A r d i e n t e q u e c o m o s u p o n g o s a b r á u s t e d (p u e s l o sabe t o d o el m u n d o) lleva veinte años al s e r v i c i o de n u e s t r o s clientes y no tiene sucursalesB u e n o e l moiíWJ de mi visita es enniumearle que una amiga d e u s t e d la cual a m i g a atiende al n o m b r e de Isabel, ha t e n i d o la gentileza y acierto de c o n f i a r en nuestro bien m e r e c i d o prestigio y c o m p r a r n o s uno de nuestros a i l t c u l o s fogándonos que se lo e n W í r a m o s a u s l e d Y el señor que tenía p i n t a de v e n d e d o r (y que l o e r a) desenv o l v i ó sonriente el paquete y q u e d ó al d e s c u b i e r t o una p e q u e ñ a estufa. Y aquí tiene h garantía- -añadió el de la t i e n d a- Si e l p r o d u c t o tiene cualq u i e r d e f i a c n d a o desperfect o o d e t e r i o r o no dude en com u n i c á r n o s l o que con m u c h o gusto y sm n i n g ú n inconvenient e le cambiaremos el e j e m p l a r Sin c m b i r g o nuc rro protlucti no lo i l e f r a u d a r á y estamos seguros de que nunca jamás o l v i dará este l u m i n o s o d i a desde l u e o no lo o l v i d ó Los cincuenta años de vida que IÍ; q u í d a b j n los ivió con e l cai o i ¿c la e s t u f a p e r o sin e l calor de Isabel. Y t u v o más f r í o que n u n c a NICOLÁS 36