Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HUMOR AL LOHO DON ABDOMEN Y LAS GALLINAS (Cap. 205) D O N Abdomen, a quien indo. s o.i por MIS ídmovis ciíticas balompédicaí, me in itó 3 i m a r aniiycl ii su casi con nioii o d l tiumpleaños de lo hijos del Zcbcdeo. Recibióme su díStiguida p o s u doña Ctandmia de o icrfier v Díaz de Prtdm: ir st puida de dostricnliis illLna. s. unaíi mis grandes Uf las otras, Pero cuál no r í í i ni sorpresa al ver que ixni de ellas. a má- s ¡lud LZ. se me abraza a los citdcB y me dice a oído de la cabcía: -M e llamo Jarinta Camaeha. -Cásate conmij o- díjela yo. A q u e l l a (gallina m e habfa enamorado. Si me había enam o r a d o y la b e s é L u e g o pasó lo que lenía que paMf- tuvimos u n huevo PcíO aquel huevo se paiccia ¡i mi como un huevo a una esptiilon na. Exa el iílínlico retrato de don A b domen. En su m inera de ser, en su modo de indarn en sus ceja- i. en b fonua de sus orcia 5 Incluso en sus m u e b Era igualjto, igualjto que su padre. Pasaron los años y un dia me dijo el huevo: -P a p a lengD que hablar contigo s- T ú diTás- -díjclc y o disimulando del ras del picaporte. U n rubor te apareció b jo los parpados. Y yo insisti con la b o c a- ¡Habla, hijon habla! -E n el cotepo se ricn Je mí porque dicen que si tal y que si cual- Oue SI es to. que si l o oiro, Y que si la pierna derecha la tengo a U izquierda, y viceversa. ¿E s posible que digan eso? -y las ingles me temblaban. Tan es asi que se acercó un bedel y me preguntó: ¿OuC hora es? Recuerdo que el reverendo padre Chucuilla se posifó de in pronti t -Las gailinas, las irijís adidas al rt pimen. formai o n cornlio y comentaron; -Cuando el río suena. Y el huevij, aquel huevo de mis carnea, se hÍ 7o un hombre. Y llamaron su quinta. Y fue a la guerra, Y l u madre. Jacinta Camocha, lloró y le dijo al partin- ¡H i j O s- J iHiJo m í o l Soy p l l i n a y por eso soy tu madre No vayas a la guerra... Haced huelga de gallinas, Años más tarde me comentaba don Abdomen: -S o n mucho m i s inteligentes lasgalLina -que 1 ai personas humartas- A mí las gallinas siempre me han parecido lontas. -L a s gallina- i son seres superdoiados. Se han hecho estudios sobre esío y una gallina está m u c h o más c a p a c i t a d a para p o n e r huevos q u e una persona. -P e r o ¿quién ha dicho eso? -A l f o n s o Guerra. ¡A h bucnoí Creí que era Sol ana- -j N o hombrcí- j A h n bueno! Luis SÁNCHEZ POLACK- T 1 P Historias del más acá COMO HACERNOS TODOS MILLONARIOS EN VEINTICUATRO HORAS E L dinero ni da la felicidad, lucen, pero por 5 Í ic, iv Cf mejor ci mpr h: iTlo personal me ni e. Por e o ini obsesión es la riqueza. Pero no de mi propia riqueza tw y lo sui i Cíente mente nct. i p j r a ci niprobar tíi t r d a d de e e aserto sino de la riqueza de todos lo- habííanres del mundo, sobre lodo de tos qiK- carecen de ell ¡i. V creo que he encontrado la li mmla para conseguir esa tdoa que parece uuSpiea. Es muy SL- ncillo. Ba ta con que cada uno de ní iotros de una peseta. iina viUi (ití ctaí, a tiwos los habit. mie de la Tierra. Asi todos v m eguiTi. lmos con c. ste siMvma de limo na u n i v e r v i l cualro mil niillone de pesetas. Sé- c o m o ilgun lector h, ibiá CnJciiljdo r; ipid imente- que la rtque a de evt liquezit es una fakicia. Todos recibi Jmo el mismo dinero que tendríamos qiic dar al mi nio liem o- Eso no lo lünortt. Va he pensado en c i Eí truco ev n iste en dcS Ol e i a los demAs el dinero que recibamos veinticuatro hora más Liirde- ¿Saben ustedes el inlerú que produce ese dinero en un solo dia? Compruébenlo: al 11) r IINJ anual, cuatrocientos millones de al año, O sea. ¿mas de un nullon de poseíav ül dia! A h í csia el truco: el Ín enTo, mejor dicho, financiero. Se movería mucho dinero, pero eatía pítrticipanie uhiendria un millón de pesetas en veinticuatro horas. Para usted y para mi eso no es mucho, pero sabe usted lo que significa urt milkin de peselas pafii un niño de pecho de Etiopia? A l g o ¡nima inablc para su mente infantil. Ni sus p; tdrcs serán capaces e comprender tanta grandeza. Y o ya h e lanzado la i d e a Ahora la Banca internacional tiene la ohlii ación de pimerla en marcha, f n sus manos está Li felicidad tie millones de hamb t k m u s y llLeiicsii; ri sos. Por mi talento stílo pido que se me erija una estatua, y de oro macizo a ser posible. Me lo mere eo. creo, (1 no? C h u m i CHUMEZ S 30