Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
einetiro CC tLt. L F R E D O P a l m e r o de Gicgono. mis conocido por el Mac uo Palmero, nació en Atmodóvar del Campo de Calairava el 12 de marro de 1901. y cuatro dfai después de l u ó c h e n l a y seit cuoiplcartos ha presentado en el Salón Cano, t u aa tradición exposición, en la que una vci mis n tc revivir en ms lienzos preñados de nosialeias un mundo desaparecido f e l u y confiado qu despcrlú de ui lelargo con el trágico estallido de la g r u í guerra. H a n pasado s e n l a y iele años deúle u primera muestra en cí Giaa Casino de G u d j d Real, cuando aún no habla c u m p l i d o los veinte años y cuaodo ci ma ierío de don Luís Menéndcz dal influía noblemente en u quehacer artístico que, como en la mayoría de los pintores de la ¿poca. indinaba hada una pin- u. A ARTE MAESTRO PALMERO, PINTANDO EL AYER tura coslumhfísia fucrtcmenie l i gada al medio rural y a las (ladidones populares. Algunas de las obras de esa época, como las tituladas M i s i í c i s m o a l d e a n o o R t l i a i t j de uij i kadic pueden hoy c o n t e m o l a r s c e n su casamusco de Almodóvar. Ames de c s u eiposición, oue le sirve de preseniacÍ 6 n a r i í i t í c a ante sus paisanos, había ingresado en la Escuela de Bellas Arles de San F c n i a n d o en cuyo claustro de profesores figuraban, enire otros, dcsiacados aitistas: Joaquín Sorolla. Julio Romero de Torres, Moreno Carbonero, Muñoz Degrain C incluso don Ramón María del Vallo I n d á n que ocupó iluranfc algún (lempo la cátedra de EsEi iica, realiíando y conuguiendo la beca de Jlalia. A partir de entonces viaja con frecuencia a París en donde permanece Idr a: temporadas, quizá haya que buscar en la alracdón que M bre él ejer- K cen los hcnzos de Manein Renoir y Degas el origen de su prnTura. ya que sus óleos reflejan rnícradauíente esa sodedad pansiense dc ícnfadada y elegante a la vez que inmortaltzaron los impresionistaJ -En 1930 obtiene por opov d ó n el titulo de caTedrltico de Dibujo de Instituto, y tras el (r i gico paróntcws de nuestra guerra c i v i l Palmero fija su reifidcncia en Barcelona v comienza ima brillante etapa dé crcadón pictórica que le sitúa entre los pintores que logran alcanzar una míjoma estimación pública. Se suceden sus exposidoncs en Bélgica, Holanda A l e m a n i a Francia KiiHVj Portugal, Estados Unidos, Venezuela, Perú, Santo Domingo. Sin que por eso deje de acudir puntualmente a su cita con Jos K Mii j de Madrid y Barcelona, repToducaones de sus obrai se popularizan r l p i d a m e n l c en 30