Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 A B C NACIONAL DOMINGO 29- 3- 87 Por Pablo SEBASTIAN Aspirante peleón y el duque de Guerra ¡NA nave espacial en forma de donuts na para asegurarse de que a don Felipe, niny produciendo destellos de azul y pla- gún plano vertical descubriría el truco de Ruta descendió sobre la Carrera de San per y Júnior sobre el pelo del presidente. Jerónimo, frente a la mismísima puerta del Pero la seño se perdió lo mejor, la tramoya palacio de las Cortes Españolas. Los leones, que ya han visto de todo, ni se inmutaron. Pero las manolistas que estaban allí para aplaudir a Antonio Hernández Mancha y los estudiantes que, como de costumbre, esperaban con euforia a José María Marávalí, salieron despavoridos convencidos de que se trataba de una nueva máquina entidisturbios de Pep- 3 Barriontsevo. Ni mucho menos. Sólo era un triciclo espacial, regalo de Manolo Fraga a su joven pupilo de Alianza Popular por la bravura de su combate poiííico. Hernández Mancha Adolfo Suárez Por el valor probado del joven astronauta de la derecha española, que tuvo la osadía de enfrentarse a los sesudos editorialistas de la televisión privada y a los peligrosos mastodontes de! del debate, los camerinos, los descartes del rodaje. Congreso de los Diputados, en un debate de censura al Gobierno montado en piano revuelo político, dentro de la legalidad y cogido por que haber visto doña Pilar a José el fíequillo de la aritmética imposible de la I Ramón Caso, previamente instruido oposición. 1 por el duque, llegar a la reunión directiva del CDS para decir que el presidente no ON Antonio Hernández Mancha y sus se debía molestar por tan poca cosa, para capitanes androides de ia abogacía apadrinar la espanta en plena crisis polítidel Estado se embarcaron en la nave ca, para conseguir la docilidad de! Comité nacon la cara llena de moraíones, marcas visi- cional a favor de una propuesta ya decidida bles de los golpes despiadados e insultantes de antemano, mientras Agustín Rodríguez que Felipe González les había propinado Sahagún preparaba un discurso que no íucon acritud en su última intervención profeso- vjera réplica, para que Antonio Hernández ral: éste por la falta de rigor, éste por no saü íancha no pudiera sacar a Adolfo Suárez ber sumar, éste por cometer errores, éste por de sus casillas. Estaba el CDS indignado con ignorante, éste por decirme que soy de dere- el debate, porque robaba protagonismo a su chas, éste por no hacer lo que yo digo que discriminación electoral en Europa y porque hagas, éste por insinuar que el caos puedo se temía el cuerpo a cuerpo con Hernández ser yo y éste por hablarme a mí, que soy de Mancha. Y lo que se temía ocurrió. Mancha Sevilla; a mí, que soy el que soy, de toros. El echó la red y Suárez picó mal y a destiempo, pequeño púgil aguantó medio grogy los puñe- perdió la oportunidad y cuando quiso recupetazos que el padre Payton le propinaba con rarla, el presidente Pons, descortés y riguroguante de herradura, sin que el presidente so, le quitó la palabra y el duque quedó comPons pudiera contar hasta diez. Salió con la puesto y sin debate, entre Santa Teresa y cara marcada, con el labio roto y más contenLope de Vega, que no es mala compañía. to que unas pascuas se montó en el triciclo con los suyos y se fue tan campante. NTES del debate, también, alguien del fOLABA ya el platillo cuando en el patio CDS llamó a alguien del PDP para indel colegio de los diputados, los prosinuar la posibilidad de que un núme- fesores se pavoneaban a grandes ro dos de los cristianos sustituyera a don Os- zancadas ante la Prensa. No tenían ninguna car Alzaga. Pero no están las encuestas del prisa. Hasta que se fue el último periodista PDP para estos trotes malabares con tos que estuvieron pregonando su sabiduría. He aquí, se quería arropar la espanta del duque del a voleo, unas frases: muy mal, muy mal; uno debate. Un día le. dijeron a Igancio Veri que no sabe latín y el otro no sabe literatura; sus- su partido rozaba ya el uno por c -ito de inpenso y bajo; aquí no hay más líderes que tención de voto en las encuestas se embonosotros; el pequeño se ha hundido; ¿no ha- rrachó todo el comité director cn ¡iano. No; béis visto como llevaba ia cara? nada, nada, no están para perder la oportunidad de la te- balón de oxígeno al Gobierno; una pérdida de tiempo; una pena. OS perdonavidas enseñaban las sonrisas a los fotógrafos, a las cámaras de la seño doña Pifar Miró, que había inspeccionado el frente del debate efi perso levisión y menos ahora que la internacional de la democracia cristiana está empeñada en que los chicos de Alzaga lleven cuatro escaños a su grupo del Parlamento Europeo; de ahí, como se dice, que han llegado de Europa cerca de mil millones de campaña escondidos en la peana de un fray Leopoldo de Alpandeire, milagrero dé los estudiantes. Gerardo Iglesias, sin embargo, le vino bien ei barullo. Porque Gerardo liga mucho con la pantalla, luego bailotea más y en este caso fue para éi un respiro. Porqus el actual iíder del PCE sabe o debía saber que la conspiración ya Guerra está en marcha. Que e! revolcón a Camacho en Comisiones, por lo de la huelga general es un aviso a su persona. Que ya hay un pian que habla de Curiel para ¡a dirección del partido y de Anguila para cabeza de cartel, para sustituirle. Porque se quiere recuperar a CarrüíQ y a Gallego, enterrar Izquierda Unida y despedir a Gerardo iglesias con un si te vi no me acuerdo. De ahí que Gerardo se fuera de ia cena oculta que los rojos de lujo del PCE le ofrecieran a Alvaro Cunria! para preparar su discurso de cara a un Comité central donde ya no las tiene todas consigo. De cara ai PSOE. para pedir ayuda y ofrecer municipios. L -VENTA E INSTALACIÓN- CEPY, S. A. MúíSSvZ 475 83 02- 242 23 B 2 A tramoya del debate, mi querida seño doña Pilar Miró, sí que tiene un reportaje, aunque ya sé que todo no es posible en el interior de ese convento del que fuera capellán don Alfonso Guerra cuando quedaron preñadas tantas ilusiones del cambio en TVE. Y ya que hemos citado el nombre mágico de don Alfonso, querida seño le voy a. dar otra noticia. La próxima moción de censura la presentará don Alfonso Guerra, contra Felipe o con la ayuda de Felipe, que ya tiene cara de estar cansado y ganas de dedicarse a la pesca. Don Alfonso fue, sin duda, la estrella del debate y su discurso medido, sin fisuras y contundente constituyó un aviso. Felipe ya tiene sustituto, alternativa de poder, porque si a las minorías no les gusta Mancha y ellos se quedan mudos o no sirven, habrá que encontrar antes de que llegue el caos el recambio en otra parte y ya Jo tenemos. El duque de Guerra. Por eso está Juüo Feo hecho una fiera con Hernández Mancha (amén de lo dé Dornénico fócdugno y Carmen Romero, sigan la pista de Volare que mira tú por dónde ha sido la persona encargada de desvelar, de una vez para siempre, que el bueno és Guerra y el malo Felipe. Algo va a pasar en Monoica en ios próximos días, los ministros están inquietos, por eso estaban tan calladitos y tan seriecitós en ei banco azul.