Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 A B C OPINIÓN DOMINGO 29- 3- 87 Cuaderno de notas Punset Poca suerte ha tenido Eduardo Punset, tan afortunado en otras ocasiones, con La suerte de Europa su confuso articuiito de ayer. Ni con la labor coordinada de todos los hermeneutas vivos se podría obtener un adarme de luz para orientarnos por los vericuetos del hiperlaberinto al que fuimos arrojados quienes cedimos a la tentación de leer aquello. Lo macroconfuso y lo hipercomplejo se han maridado y enredado en el discurso de este conspicuo europeísta, economista de pro y desafortunado glosador de una efeméride europea. con los grupos parlamentarios contestar hoy. Loable cortesía la de su señoría y deseable precedente para que el banco azul cuente, en lo sucesivo, con la asidua presencia del jefe del Gabinete y sus ministros: Y, en todo caso, sería mucho más cortés replicar a sus oponentes desde el hemiciclo, y no por los pasillos, en régimen peripatético y discriminador contra los otros d ¡puiados. L A verdad es que algunos políticos y ciudadanos en general han pretendido que Hernández Mancha corte orejas a la primera. Ya es bastante con! a alternativa obtenida, pero la apetencia de espectáculo era muy superior a todo r a z o n a b l e cálculo. Se dirá, sin embargo, con razón, que un primerizo no debe plantear corridas de alt u r a es d e c i r atreverse a organi- zar la que ha organizado con la moción de censura constructiva. En esto Hernández Mancha y sus asesores han estado, más que valerosos, temerarios. Ahora bien, ni la precipitación era aconsejable en el caso de Mancha ni las conclusiones precipitadas son recomendables a ¡a hora de enjuiciar su labor. Hay un primer dato importante: con peor o mejor arte se ha conseguido tirarle de las barbas al intocable. Es decir, sacar al presidente del Gobierno de su Olimpo particular y obligarle a que nos dé a todos los españoles una teórica muy poco convincente sobre el arte de gobernar y de oponerse. Más de una sonrisa cáustica ha debido dibujarse cuando, con la calle llena de conflictos o con éstos circulando por aire, tierra y mar, el jefe del Ejecutivo ha pretendido demostrar a su manera que domina la situación. Nada por aquí, nada por allá. Ni un antiguo vendedor de mantas lo habría hecho mejor. Era importante para Mancha, y no supo hacerlo del todo bien, sacar a relucir más el estado del Gobierno que las ambiciones de su propio programa. No se trataba de abandonar la exposición de éste. Pero sí de abreviarlo y lanzarse a un cuerpo a cuerpo más político. Tal vez le habrían dicho entonces que carecía de programa. Pero eso sería mera dialéctica. Lo importante es que el desgaste de Felipe González- que lo ha habido- habría sido mayor. Si poco convincente estuvo Mancha en el dominio de sus propias posibilidades y en la sensación de que defendía bien sus pretensiones programáticas, poco convincente estuvo también un presidente del Gobierno que cuando quiere ser claro lo es y cuando quiere irse por las nubes ¡o hace. Y el señor González dio la impresión de que toreaba los toros de la situación, contribuyendo a montar un artificial debate plagado de pretensiones didácticas. Habría que coger a González por las solapas metafóricas y decirle, con la misma frecuencia con la que él utiliza el mire usted en cuánta medida se ha abstenido el Gobierno de mirar detenidamente las realidades nacionales. Habría sido útil un discurso más político de Mancha. Decirle a González que mirase bien los muros de la patria de todos y- examínase las brechas y corrosiones que les han procurado cinco años de mandato felipista. El espectáculo de un González capaz de abusar de la ironía sin tener mucho derecho a ella es ¡a deplorable estela que deja en el recuerdo ciudadano un político con tanta caparejdad de errores. Con el país en ¡a situación que está no se puede proponer, además, que o yo o el diluvio porque en el diluvio ya nos encontramos. Dada la generafización de los conflictos, cabría sostener que hasta cierto punto nos hallamos en pleno diluvio universal. Un diluvio en el que González no es precisamente Noé. Dista de ser el justo, merecedor de que las aguas no le alcancen. Jorque cinco años de mandato con una política que ha consistido en hacer reformas a favor de una minoría de militantes socialistas y en contra de una mayoría del personal afectado tenía que acabar por producir una calle del corte de la actual. A quien se! e diga que en Reinosa estuvo a punto de repetirse- quizá agravad o- el Casas Viejas de la República, acaso no acabe de creérselo. Pero el riesgo existió. Y lo asombroso es que el caso de la localidad cántabra no fuese utilizado más de! o. que estuvo en la controversia parlamentaria. En resumen: menos pensar que el señor González ha renacido, a costa de Mancha, de las cenizas de sus incompetencias. En las cenizas sigue. Y en el Congreso de los Diputados acaban de darle el primer aviso. Lorenzo CONTRERAS Independencia del CIS La nueva directora del Centro de Investigaciones Sociológicas se. ha apresurado a confesar que no tiene carné del PSOE. Quien sí lo tiene, sin embargo, es su marido. Hasta hace poco era el propio interesado, que accedía a un puesto importante en la Administración socialista, el que contaba entre su equipaje político, con carné del partido. A partir de ahora, parece bastar con tener entre la familia a un socialista de filiación, a ser posible de cercano parentesco, para figurar entre los aspirantes a puestos importantes. Deseemos que la nueva directora del CIS cuente con la independencia imprescindible para administrar este delicado servicio del Estado. Miedo al ladrón Hay historias con gracia que dejan un regusto de doforosa realidad. Una de ellas se produjo durante un atraco con rehenes. Tras varias horas de negociación, los secuestradores se rindieron a la Policía. En e! consiguiente registro de ¡as pertenencias de los delincuentes, la Policía encontró en el fondo de la bolsa que ¡levaban para guardar el dinero que intentaban robar un radiocasete de coche. La explicación de los detenidos fue sencilla: lo Hevaban per miedo a que durante su atraco algún caco malo lo robase del coche. Botica o vicaría Cortesía parlamentaría La cortesía política de la que alardea el presidente dei Gobierno con su mutismo, durante la primera jornada del debate de la moción de censura presentada por Alianza Popular, hubiera sido más rentable para el sistema democrático si el señor González la hubiera utilizado para, acudir con más frecuencia al Palacio de la Carrera de San Jerónimo. He creído que era más respetuoso Curioso dato el que nos Itega de Estados Unidos: el matrimonio evita la hipertensión. Solteros, viudos, separados o divorciados tienen un veinte por ciento más de probabilidades de tener presión sanguínea alta. Según estudios científicos, los casados llevan una vida más sana, son más conscientes de su salud y buscan con frecuencia tratamiento médico para sus dolencias. Así se escribe el dilema: clínica o vicaría. nza, todas los maites en dijes Las noticias de última hora y ¡os proyectos más inmediatos, en materia de educación.