Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 29- 3- 87- OPINION ABC, pág. 9 ESPAÑOLES A LOS ALTARES OY, por primera vez en la Historia, cinco españoles subirán simultáneamente a los altares. Desde aquel día de 1622 en que fueron canonizados al mismo tiempo Teresa, Ignacio, Francisco Javier e Isidro Labrador, nunca tal número de españoles habían aparecido juntos en la gloria de Bernini. Y es ésta una fiesta doble para la Iglesia española y para toda España. Para la I g l e s i a p o r q u e no hay mayor gloria para una comunidad creyente que demostrar su vitalidad con el fruto señero de sus santos. Para toda España porque los cinco fueron españoles sin divisiones, entregados al servicio de la comunidad entera. El cardenal Spínola- -primer cardenal español beatificado- fue un obispo ejemplar al servicio de los más pequeños, en Las Hurdes primero, en Málaga después, finalmente en Sevilla, donde no se avergonzó de salir por las calles pidiendo limosna en la hora de una gran sequía. Es, además, el primer español fundador de un periódico que sube a los altares. Y completó su obra con la fundación de una congregación religiosa que aún hoy sirve a la comunidad nacional, y con su presencia activa en los escaños del Senado. Don Manuel Domingo y Sol tiene en su haber la renovación de los Seminarios españoles y la creación de ese centro fundamental en el presente de la- Iglesia española que es el Colegio Español de Roma. Mosén Sol supo entender que la calidad de una Iglesia depende, de su clero y que éste depende, a su vez, de la seriedad formativa de sus Seminarios. De las tres carmelitas de Guadalajara, fue importante su muerte martirial, pero no. lo fue menos su vida: a la hora en que España se convertía en un río de odios y violencias, ellas asumieron la más pacífica de las actitudes: dedicarse a orar en el silenció, la soledad y la pobreza. Que luego fueran víctimas de un odio que ni siquiera conocían fue el desenlace doloroso que ellas compensaron con lo único que ya les quedaba: el perdón a sus asesinos. Todos ellos son una gloria de España. Y todos, sin dife- CRISIS EN EL EGEO L A crisis grecó- turca, que reproduce estos días viejas disputas entre los dos países del mar Egeo, provoca inquietudes en los medios occidentales de la OTAN, que asisten consternados al enfrentamiento de los dos teóricos aliados, pero prácticos enemigos del Mediterráneo oriental. Será preciso reconocer que no sucede nada nuevo en estos momentos, porque la rivalidad entre los dos países es casi tan vieja como la propia historia de ambos. La cuestión es muy simple. Dada la actual distribución territorial de griegos y turcos en las islas del mar Egeo, si Grecia aplica a la delimitación de sus aguas territoriales el universal precepto de c o n s i d e r a r aguas, territoriales las que se extienden hasta doce millas de sus costas, aceptada por la Conferencia del Mar de las Naciones Unidas como regla de universal aplicación, en ese momento las aguas territoriales griegas ocuparían el 71,53 por 100 de la superficie del Egeo; Turquía, el 8,76 por 100, y las aguas internacionales quedarían reducidas al 19i71 por 100. Prácticamente y gracias á la constelación de islas e islotes griegos- -nada menos que 3.050 de diverso tamaño- -el mar Egeo quedaría convertido en un lago griego, detenido en la costa turca a pocos metros del litoral y esa ocupación legal sería justa si nos atenemos a tales reglas internacionales, pero está claro que resulta insufrible para Turquía, que considera la aplicación de la regla internacional por parte de Grecia como una pura y simple declaración de guerra. Turquía defiende la tesis de que, dada la singularidad del mar Egeo y la ocupación griega de las islas que bordean en rosario la costa turca en virtud de los acuerdos internacionales que remataron las consecuencias de las dos últimas guerras mundiales, la cuestión de las aguas territoriales no pueden quedan resueltas por normas de carácter universal o general, porque responden a una profunda originalidad local, que reclama a su vez soluciones particulares y adecuadas a la realidad específica del Egeo. Por eso exige la apertura de negociaciones bilaterales que Grecia no acepta. La cuestión empieza a complicarse con la invasión turca, de Chipre, que Grecia resiente como una provocación. Pero a su vez Grecia, que protesta con suficientes razones contra esta decisión, comprende que no puede aislarse de sus aliados occidentales quedándose sola frente a Turquía. Un encadenamiento infernal de- causas y efectos, que terminan provocando una grave inestabilidad en la seguridad de la zona frente a la amenaza soviética. Y oso es lo que como país mediterráneo nos debe causar a, los españoles legítimas preocupaciones, porque, a fin de cuentas, el Mediterráneo constituye un conjunto estratégico común y sus desequilibrios orientales podrían terminar conmoviendo las seguridades occidentales. Es la defensa global de Occidente la que se resiente en su conjunto por estas disputas internas. H rencias de creyentes o no creyentes, debemos alegrarnos de esta especie de premio Nobel del espíritu que es toda beatificación. Es por ello doloroso que el Gobierno- q u e con tanta torpeza lleva sus relaciones con el Vaticano- haya carecido de la grandeza histórica suficiente para entender este acontecimiento, mostrándose cicatero al enviar a Roma una misión de rango tan visiblemente inferior al habitual en ocasiones similares, aunque éstas fueran mucho menos significativas e importantes. Pero la alegría de la jornada no debe ser enturbiada por ese traspié del poder político socialista. El pueblo español ha entendido que el gozo debe ser común a la hora de festejar valores que son objetivamente comunes. Y el honor rendido en Roma a cinco españoles ejemplares, todos ellos entregados a servir desde su fe a la comunidad, es, en definitiva, un honor rendido a España. L problema no consiste en que el señor Hernández Gil careciera de suficiente información sobre las conclusiones del congreso celebrado por la Asociación Profesional de la Magistratura, ni tampoco en que el presidente del Consejo General del Poder Judicial se sienta o no incómodo con las directrices políticas del Gobierno socialista sobre la Justicia. La cuestión estriba en que un grupo de magistrados de representatividad indiscutible en lo profesional y en lo democrático, por su entera ejecutoria, encuentra razones sobradas para denunciar el cerco y el acoso de otros poderes constitucionales a la independencia de los jueces. Después de que el señor Guerra sentenciara la muerte de Montesquieu y de su doctrina de la división de poderes, sorprende menos en su dureza las denuncias de los magistrados que la resistencia de don Antonio Hernández Gil a compartir la justicia y la- oportunidad de tales denuncias. E DENUNCIAS DE MAGISTRADOS Pre 3i dente- Ed ¡tor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARIA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos ABC Subdirectores D. Valcárce) J. Vila, J. Javaloyes. M. Adrio, R. de Góngora. J. Amado Jefes de Redacción: j A. Guncín (Corunuead) J C. Azcue (Internacional) B. Berasategui (ABC literario) A Fernández ¡Economía) J. 1. G. a Garzón (Cutturai. A A González (Continuidad) R. Gutiérrez (Continuidad) L Lz. Nicolás (Reportajes) C. Maribona (ConttnukJad) J. L. Matín Descamo (Scoetíad) J. Oímo (Edcioo) L. I. Parada (Suplementos Económicos) L Prados de la Plaza (Continuidad) C Pral (OomnteaJ) Sant o Caseto (Colaboraciones) Secciones: J Rubio (Arle) J. M. F d e z- R ú a ICiencia) A. Garrido y J Espejo (Conlección) J. C. Diez ¡Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J 8 adia (Educación) E. R. Marchante (Espectáculos) J. Pato (Gráfica) M. A Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) M. A. Martin (Sanidad) 0. -Martínez- Lujan (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Yebra (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C. Conoe. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña. R. Externas: J. Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares. Publicidad: L. Escolar. Teléfonos: C e n t r a l i t a (todos los s e r v i c i o s) 435 84 4 5 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A. F