Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 29 DE MARZO DE 1987 FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA ABC El dardo en la palabra REDACCIÓN ADMINISTRACIÓN TALLERES- SERRANO, 61 2800 (i- MADRID I NSTAURADO el anglohelenismo praxis en la moderna jerga seudoculta, ya ha empezado a procrear. Y ha depositado un maléfico huevo en el nido sanitario, que, por definición, tendría que ser estricto en toda clase de higiene, incluida la idiomática. Llega a mis manos, en efecto, la circular que un comité médico dirige a sus colegas para fortalecerlos en el rigor del ejercicio profesional. Hay en ella, por cierto, recomendaciones que estremecen; así: Ante medicaciones teóricamente iguales, emplear la de más garantías. Creíamos que eso no precisaba de exhorto alguno. Pero el profano que soy no entiende nada de tales misterios, y sólo observa que la lengua en que está escrita la circular necesita urgente intemamiento entre alaridos de sirena. Por supuesto, no padece peculiaridades del comité, sino endémicas en la jerga empleada por gran parte de los galenos. Abundan, claro está, en el pachucho escrito, vocablos de moda en la lengua general, como incidir, prioridad, en profundidad, valorar negativamente y otros culteranismos de la época; pero los hay estrictamente profesionales. El documento, verbigracia, insta, con singular alarde antropomórfico, al estudio necesario de toda la patología que acuda al hospital Según eso, no es un enfermo quien acude al hospital, sino su patología, esto es, el cortejo de todos sus achaques, dolencias y alifafes. Si geografía, ciencia de la Tierra, ha pasado a significar metonímicamente territorio más progresos ha hecho la patología, que no sólo designa la ciencia de los padecimientos, y hasta los padecimientos mismos, sino al paciente que los sufre. Que pase la siguiente patología pedirá la enfermera a quienes se agolpan esperando en el pasillo del hospital; o comentará el doctor en casa, al llegar extenuado tras una larga jornada de trabajo: ¡Qué de patologías he visto hoy! Figura también en la circular otro relativamente joven hallazgo de la parla clínica: el comité exhorta a hacer analítica para el estudio perfecto de los pacientes, acogiendo un vocablo que ha hecho furor entre los médicos. Ignoro el alcance de tal cosa, con nombre tan pedante, aunque supongo que significará análisis o conjunto de análisis seriados Y que habrá salido, economizando palabras, de prueba, exploración (o algo así) analítica Es voz cuyo equivalente no encuentro en diccionarios extranjeros, lo cual me inspira hondo consuelo: tal vez el término haya sido engendrado aquí, de modo que, si se extiende por el su gramática. Pero en inglés, donde era un elemento extraño, malse e m p l e ó como formante culto, con su valor adjetivo, mundo, daría ingresos en divisas por para producir nombres técnicos, sobre royalty (o regalía) para que no se me todo biológicos y fisiológicos, y, claro es, enfade un lector a quien encrespó verme sin concordancia. Tal vez, el primero que usar boom Aprovechémonos, pues, apareció fue malformación defecto conde tanta inventiva científica, y acudamos génito de un órgano o de un organismo a chequearnos nuestras patologías con frente a deformación defecto adquirido documentado en inglés desde una analítica en profundidad. 1800, tomado en préstamo por el francés Pero el papel del comité me ha mara- en 1860, y, de este idioma, por el espavillado, sobre todo, por un vocablo que ñol bastante más tarde: aún no figuraba ignoraba por completo: malpraxis, hijo lu- en el Diccionario académico de 1939. ciferino de praxis. ¿En qué consiste se- Malformación ya era una malformación mejante cosa? He aquí contextos que lo en las lenguas románicas. Pero ello no dilucidan: Ante actuaciones encamina- ha impedido que el lenguaje médico das a facilitar a los usuarios de servicios haya prohijado otras del mismo jaez, con sanitarios (inciso necesario: no se trata el adjetivo masculino mal y un nombre de evacuatorios; ¿por qué no dirán sim- femenino, como malnutrición y malposiplemente enfermos las vías de recla- ción. maciór y denuncia por posible malpraxis Y, ahora, esa malpraxis, horroroso profesional... dada la aparición en los medios de comunicación de algunos mestizaje de géneros y de voces. Se explica que tales concubinatos se hagan en acontecimientos atribuibles a la malpraxis, que invitan a la opinión pública a un idioma gobernado por otra sensibilivalorar negativamente nuestro ejercicio dad lingüística, pero es aberrante que se profesional colectivo... (Observemos acepte en los de linaje latino. Resignéque esto último significa ejercicio profe- monos, pues manda quien manda. Aunsional de un equipo de médicos que ac- que a muchos médicos, maestros de hutúa conjuntamente pero el comité se manidad, no debería faltarles algo de hurefiere a toda la clase médica, en la que manidades. ¿No bastaría, en este caso, pagan justos por pecadores. Y eso no es que dijeran mala práctica Igual ocurre a ciertos clérigos, como un ejercicio colectivo. aquellos a que me referí hace meses, reResulta muy claro, pues, que la mal- dactores de un credo tercermundista praxis consiste en una mala práctica pro- donde se habla de la praxis de la carifesional, en una deficiente actuación por dad. Cuentan ahora con otra ocasión de negligencia, descuido ¿o intención? lucirse, si aluden a la malpraxis de los Como es natural se trata de un vocablo fariseos y de cuantos bellacos en el bastardo que en inglés han forjado como mundo son. Porque ciertas mentes eclesinónimo de malpractice, utilizando el for- siásticas gustan de bucear en los aledamante latino mal- q u e aquel idioma ños del lenguaje médico para hacer más tomó del francés desde el siglo XVI para apostólico el suyo. La bromatología, por producir compuestos. El español creó ejemplo, ciencia de los alimentos, hace verbos y adjetivos con el adverbio mal ventajosos préstamos a la ascética. Así, (como maltratar o malhecho) y nombres en el primer domingo de Cuaresma, se con el adjetivo malo, mala, concordado repartió en mi parroquia una hoja donde con el sustantivo siguiente (malhumor, se insertaba esta útil instrucción. Decía: malasangre) es decir, de acuerdo con El chef le recomienda su menú cuaresmal: ayuno de: toda injusticia. Abstinencia de todo egoísmo. Precio: conversión del corazón. Y glosaba, como remate: Un menú algo caro, pero muy rico en calorías evangélicas. Juzguen los lectores a qué ha llegado la expresión religiosa en la patria de los dos Fray Luis, de San Juem o Santa Teresa; de qué modo ha resultado absoluto el triunfo de Fray Gerundio de Campazas. Y cuan grande es la. malpraxis en el manejo de uno de los más eficaces instrumenUn medio publicitario único tos con que la Iglesia opera en el munpara transmisión de mensajes do: la Palabra. MALPRAXIS comerciales a ciento sesenta naciones Fernando LÁZARO CARRETER de la Real Academia Española