Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 66 E todos los monumentos que han brotado en el Retiro madrileño en los últimos cien años, el que más me ha llamado siempre la atención es el inaugurado en 1908 para honrar al general Martínez Campos. Habn a que (impiarlo de excrementos colombófilos. Las palomas y los palomos han hecho del general su casa de citas, y además lo han puesto perdido, pese a que son animales tan finos y delicados. Exigencias de la Naturaleza en uno y en otro caso. Supongo que el estado lamentable en que se encuentra no será venganza municipal por lo de Sagunto, aunque nunca se sabe. Todavía se sigue culpando a otro genera) del paro por, haber industrializado, de la repoblación forestal que ocasiona los incendios, y de los embalses que causan las inundaciones por falta de capacidad o por reventón de los diques. Y también de aquel Madrid siniestro y nada lúcido que se acostaba sin temor a las cuatro de la madrugada, y no como el de ahora, donde a partir de las nueve de (a noche reina la paz de los cementerios, y donde la calle es de los manifestantes, y no del ministró del Interior, representante teórico de todos los que no nos manifestamos más qué de viva voz. TRIBUNA ABIERTA VIERNES 27- 3- 87 han ido marcando otras naciones de nuestra vecindad europea, o las asesinan los anarPor Adolfo PREGO quistas o las anulan y destruyen sus correlilatitudes tropicales. Padecieron a un Macha- gionarios. Es el caso del propio Cánovas, de do, luego a un Batista y más tarde a un Prío Canalejas, de Dato, de Maura, de Azaña y Socarras, que marcó alturas inefables de co- ahora mismo de Fraga, gran cabeza pensanrrupción, y luego a Fidel Castro... Todo un ré- te que por ser pensante no estaba considerado en los círculos informados como hombre cord de desgracias. No siempre la política logra reflejar el alma político. Todo el mundo esperaba, tanto en o los verdaderos intereses de un pueblo tan España como fuera de ella, que el primer Goabierto y generoso como lo es el pueblo cu- bierno de la democracia estaría presidido por bano. Es evidente que las playas no son des- Fraga o por Areiiza. Hubo sorpresa general truidas por las mareas. Son las mareas las cuando se supo que el designado era Adolfo que crean las playas. Sobre la masa popular Suárez, y el día que se anunció su designalas aguas de la política van y vienen a veces ción los corresponsales y las agencias intersin preocuparse de lo que hay debajo. Cuan- nacionales se lanzaron a indagar en la biodo la política refleja fielmente los anhelos grafía del nuevo gobernante y se encontraron multitudinarios entonces aparece el imperia- con la estupefaciente novedad de que era lismo que no es cosa de ayer. El Imperio una persona simpática, encantadora, que hainca, el Imperio azteca, el Imperio romano, el bía estado encargado hasta el último momenImperio español, el Imperio Victoriano... Hay to de sostener que el Movimiento sucedería imperios de todos los matices y en todas las al Movimiento épocas. Hoy no quedan más que dos modaliTodo esto quiere decir que la nutrida lista dades posibles: el económico, representado de generales que a lo largo del siglo pasado- y muy bien- por tos Estados Unidos que y lo que va de éste han llegado a la política nos echaron de Cuba, y el político, que la no lo han hecho por vocación golpista térUnión Soviética ha venido desarrollando con mino americano que en España no encaja ni plena eficacia desde que terminó la segunda con calzador, sino por el concepto del deber El escultor Benlliure no pudo concebir una guerra mundial. Pueden ustedes escoger en- que, equivocado o no, fue siempre el dispara obra de estilo heroico. Nacido en 1862 pasa- tre esos dos platos. Para mí no hay duda: dero de las intervenciones del Ejército en lo ba de los treinta años de edad cuando recibió prefiero el imperio de las multinacionales y que deberían tener resuelto las instituciones el encargo. Conocía pues el final de la histo- sus secuaces al imperio de los comisarios civiles. rieta: el 98. Y así dejó que el heroísmo que- políticos y los tanques de Berlín, Praga y BuDesde su caballo de bronce el general dase a cargo de unas fechas y unos nombres dapest. Cuestión de gustos. Martínez Campos recuerda seguramente a de los que por cierto faltan ahora guarismos y Nuestro Imperio fue resultado del azar en los repatriados de Cuba pidiendo limosna toletras. Jinete de un hermoso animal sólida- herencias y enlaces de dinastías. No existió davía con la guerrera puesta en las calles mente parado que tuerce la cabeza hacia un objetivamente en el Nuevo Mundo, porque la madrileñas. Su gran victoria fue la Restauralado, el general mira a lo lejos. Busca a un conquista no fue realizada por ejércitos regu- ción, un acto político. político. Con el capote sobre los hombros y lares, sino por diletantes de la aventura y proSomos la España pintoresca que atrajo a las mangas colgando no podría picar espue- fesionales de la evangelización. La colonia es los viajeros del siglo pasado, gentes ilustres las si estuviese vigilando el curso de una ba- un acto de fuerza. El imperio es una cons- como el barón Davillier y su acompañante el talla. No es ésa su actitud. Es la de un héroe trucción política, y es en la política donde fra- gran Gustavo Doré, que hacía de cada gitana derrotado por la Historia, de un ciudadano casamos con verdadero entusiasmo. Por eso una diosa admirable, y de cada guapo de tueminentísimo que se pregunta en la mañana terminada la conquista, acababa la serie de gurio un soberbio descendiente de los bandoprimaveral de este marzo de 1987: ¿Y todo figuras homéricas salidas del anonimato. Los leros y contrabandistas. Los viajeros ingleses, aquello, para qué? E l escultor ha puesto al ingleses levantaron su Imperio Victoriano en- con Richard Ford a la cabeza, fueron quizá frente del formidable pedestal de granito una viando comerciantes y generales, y más tarde los más objetivos. Su Guía para los viajeros naturaleza muerta impresionante. Un cañón las Universidades británicas lanzaron genera- en España de Richard Ford, nos convirtió reventado y fuera de su cureña. Un tambor ciones de magníficos altos funcionarios pre- en un enigma fascinante, aunque no fácilacribillado a bayonetazos. Unas banderas hu- parados para sacrificarse y conservar lo que mente descifrable. Pero aquí encontraron milladas y en girones. El peto metálico de un otros habían regalado con su esfuerzo a la aquellos viajeros a lo largo del siglo XVIII y la coracero. Las culatas rotas de unos fusiles Corona. No somos un pueblo de presa 1. Los primera mitad del XIX ciertas virtudes que la que fueron empleados como mazas por falta ingleses todavía lo son. El episodio de las propia civilización había ido pulverizando en de municiones. Restos de cien combates inú- Malvinas realizado por un gobernante espa- su magna patria. Eramos y somos un caso tiles envueltos en retórica parlamentaria. Tras ñol habría causado la cólera de todos los aparte. aquellos fracasos los mambises cantarían al compatriotas. Pero la señora Thatcher fue Otro general repetiría la fórmula de Martíson de las maracas: Martínez Campos aclamada como Disraeli con faldas. Nosotros nez Campos. Esta vez. no se bajaría del cacreía que Cuba iba a ser de España. Y an- somos especialistas en quedarnos con el traballo durante cuarenta años, y hasta ahora daba por la montaña cargado de artillería. sero al aire en las grandes empresas exterioY todavía faltaba el episodio grotesco: el res, empresas siempre depredatorias, se mire esa fórmula parece dar buenos resultados. La gran prueba de que la democracia se ha Maine El pueblo vivía convencido de que como se mire. Lo nuestro es la zambra. Aleasentado por fin en la misteriosa España está íbamos a poner k. o. a los ya entonces po- -gría y miseria unidas pueden tapar muchas aún por llegar. Consistirá en que el partido derosísimos Estados Unidos de Norteaméri- veces la falta de funcionarios coloniales bien gobernante pierda el manejo de los Presuca. Pero los cubanos siguieron siendo muy entrenados en la administración y la justicia. puestos del Estado por derrota electoral, y lo españoles (colonización aparte) y los españoacepte. No vaya a pasar lo de la otra vez. La No hemos tenido grandes conductores poles, especialmente los gallegos y asturianos, II República descubrió a las izquierdas que siguieron soñando con Cuba y allí trabajaron pulares porque a Ja política ha ido, con todas aquello no entraba en sus planes, y asesy sudaron, y algunos se enriquecieron y otros las excepciones que se quiera, lo peor de taron a la República en 1934 una puñalada, solamente mejoraron de vida hasta que todo cada casa. Los españoles eminentes casi que acabó con ella quince meses después. se lo llevó la trampa y también todos volvie- nunca han nacido en la política. Aparecen en Aquella República no era evidentemente la ron a quedarse igualmente pobres. Los cuba- la pintura, en la ciencia jurídica, en la poesía, que la izquierda de entonces tenía en el pennos de la descolonización aprendieron en se- en el teatro, en la novela, en la Medicina. Y samiento: ¡a del partido único y permanencia guida que la independencia y la libertad son cuando surgen individualidades poderosas en el Poder, garantizada por los siglos de los productos especialmente perecederos, en las que podrían enderezar los asuntos doméstisiglos. Amén. cos hacía una evolución semejante a la que D REFLEXIÓN EN EL RETIRO