Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 A B C CULTURA VIERNES 27- 3- 87 Jürgen Habermas clausuró el Simposio filosófico sobre Acción y Comunicación Lema: Devolver a la razón su papel de guía en Occidente Madrid. José Javier Esparza El filósofo Jürgen Habermas, último representante de la Escuela de Frankfurt, clausuró ayer tarde el Simposio Internacional sobre Filosofía de la Acción y la Comunicación, que desde el pasado día 24 se ha venido desarrollando en el Instituto Alemán de Madrid. Tras la intervención de Habermas se confirman los propósitos de este seminario: devolver a la razón su papel de guía de la modernidad occidental a través del lenguaje. Jürgen Habermas, epígono de la filosofía de la Escuela de Frankfurt, inaugurada por Adorno y Horkheimer, entre otros, pronunció ayer tarde la última conferencia del Simposio Internacional sobre Filosofía de la Acción y la Comunicación, que desde el pasado día 24 de marzo, y organizado por la revista Teorema ha tenido lugar en el Instituto Alemán de Madrid. Habermas, que tituló su conferencia Acciones, actos de habla e interacciones lingüísticamente mediadas desarrolló los presupuestos básicos de su libro Teoría de la acción comunicativa aparecido recientemente en Alemania y aún no traducido a nuestro idioma. Para Habermas todas las funciones del lenguaje Hevan implícitas la pretensión de ser válidas esto es, de transmitir significados veraces. Habermas, que afirma estar solo en este punto, sostiene la teoría pragmáticoformal en la comunicación, según la cual un significado es válido cuando es aceptado por los comunicantes, es decir, cuando hay un consenso Ahora bien, este consenso, que debería regir el orden social, sólo se da en la teoría; la realidad es el disenso, o capacidad de decir no El consenso ha de encontrarse entonces en un saber de fondo horizonte racional umversalmente válido. En definitiva: devolver a la razón universal su papel de arbitro y garante de la libertad. Estas tesis de Habermas retoman los puntos centrales de toda su filosofía: la configuración de un espacio público de comunicación garante de la transparencia social la razón entendida al modo hegeliano, la modernidad como único horizonte no regresivo (frente al diablo posmoderno) etcétera. Una filosofía que Habermas ha expuesto en numerosas obras de irregular contenido, pero siempre buscando el mayor rigor analítico posible: Ciencia y técnica como ideología, Conocimiento e interés, Conversaciones con Marcuse, La crítica nihilista del conocimiento en Nietzsche, Historia y crítica de la opinión pública, Problemas de legitimación en el capitalismo tardío, Perfiles filosófico- políticos, La reconstrucción del materialismo histórico, Respuestas a Marcuse, Sobre Nietzsche y otros ensayos, y sus dos obras más recien La razón de ser de Occidente, más que el consenso, es el disenso y la pluralidad señala Jürgen Habermas tes: El discurso filosófico de los modernos y Teoría de la acción comunicativa, aún no publicadas en castellano. Jürgen Habermas nació en Dusseldorf en 1929, en el seno de una familia protestante. Muy influido por la Escuela de Frankfurt de Adorno y Horkheimer, llegó a sustituir a éste en la dirección del Instituto de Investigación Social, plataforma institucional de la Escuela. Profesor de Filosofía en Heidelberg y Frankfurt, su pensamiento pronto comienza a simbolizar todas las contradicciones del posmarxismo europeo. Al tratar de reconstruir el materialismo histórico convirtiéndolo en matriz de una totaHzación interdisciplinar de las ciencias humanas, crea un collage teórico que no aporta de hecho ninguna solución a las causas del fracaso del marxismo: el reduccionismo economicista y la ignorancia de las ciencias más modernas. Esas contradicciones se reflejan, en Habermas, en muy diferentes puntos: contradicción entre su tesis del espacio público de comunicación y su reproche a la comunicación de masas de envilecer el ni- vel de todo discurso. Tres conservadurismos Jürgen Habermas ha buscado dilucidar la crisis del pensamiento negativo, la agonía del hegelianismo en la segunda mitad del siglo XX. Uno de sus temas ha sido el de la modernidad Para él, la palabra moderno empezó a usarse para deslindar el presente cristiano del pasado pagano; y expresaría la conciencia de una época que se En casi todo el mundo occidental existe un clima que favorece y promueve corrientes críticas contra el modernismo. La desilusión que siguió al fracaso de falsos programas de superación de la filosofía y del arte ha servido para justificar posiciones conservadoras. Los jóvenes conservadores viven la experiencia fundamental del arte moderno y descubren así el descentramiento de la subjetividad, libre de todos los imperativos del trabajo y de la utilidad. Pero, acto seguido, rompen con el mundo moderno. Con una actitud modernista fundan un antimodernismo irreconciliable. Desplazan las fuerzas espontáneas de comprende a si misma como resultado de la transición entre lo antiguo y lo nuevo: Si la antiquitas fue un modelo de imitación hasta el Siglo XVIII, luego, al instaurarse la ideología del Progreso, lo moderno será la expresión objetiva del espíritu de la época Reproducimos un fragmento esclarecedor de su ensayo La modernidad inconclusa mundo de lavida. Otra tesis afirma que se debe exigir a la política, en la medida de lo posible, que se justifique en términos práctico- morales. Una tercera tesis, sostiene la inmanencia para el arte, le niega cualquier contenido utópico y reafirma su carácter de apariencia, encapsulando de esta forma a la experiencia estética dentro de lo privado. Después de encerrar definitivamente a la ciencia, el arte y la moral en esferas autónomas, separadas del mundo de la vida y administradas por especialistas, no le queda a la cultura moderna sino renunciar a su proyecto de modernidad. jürgen HABERMAS 8 SOSÜ! Comunicamos a nuestros queridos clientes, amigos y propietarios en general, que tenemos URGENTES PETICIONES PARA PISOS, tanto en venta como en alquiler. Para que ustedes vendan o alquilen cómodamente los suyos, con totales garantías, utilicen nuestra organización profesional y quedarán satisfechos de los resultados EXCLUSIVAS RAMIRO Goya, 58,1. Teléí. 435 28 00 (API 11) la imaginación, la vivencia y la afectividad, hacia una época lejana y arcaica; y oponen, maniqueamente, a la racionalidad instrumental, principios que sólo son accesibles a la evocación: La voluntad de poder, la autoridad soberana, el ser o la fuerza dionisíaca de la acción. Los viejos conservadores no se dejan contagiar por la cultura moderna. Ven con tristeza el derrumbamiento de la razón sustancial, la separación entre la ciencia, la moral y el arte, la concepción del mundo basada en una racionalidad sólo formal y protocolaria. Esta situación los empuja a recomendar una vuelta a posiciones premodernas. Dentro de esta corriente ha tenido un cierto éxito el neoaristotelismo, en la medida en la que los problemas ecológicos han provocado el renacimiento de una ética cosmológica. Por último, los neoconservadores, quienes aplauden el desarrollo de la ciencia mo- derna, pero sólo en la medida en la que impulsa el desarrollo técnico, el crecimiento capitalista y la administración racional. Respecto a todo lo demás, aconsejan una política que desactive los contenidos explosivos de la cultura moderna. Una de sus tesis dice que la ciencia carece de cualquier significado para dar una orientación dentro del RESTAURANTE Comunica a sus clientes y amigos que seguimos a su disposición en calle Jorge Juan, número 13 Mismo cheff de cocina. Misma direc. t ción. Idéntica calidad precio Reserve su mesa: Teléfono 276 09 00