Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 A B C NACIONAL La moción de censura VIERNES 27- 3- 87 Así le vieron desde la izquierda Felipe González: Sobre la intervención de Hernández Mancha, quiero contener el juició de valor que me merece. Entre bromas y risas con los periodistas, dijo: Ya lo han visto y oído ustedes. La Cámara tiene la impresión de que ha asistido a una alternativa y yo creo que aún le queda tiempo de novillero. Alfonso Guerra: Hernández Mancha tiene madera de político, pero una madera apolillada. Ha hecho un discurso demasiado conservador. Con esta moción quería notoriedad. Cada uno tiene la talla que tiene. Yo ya conocí a Hernández Mancha en Andalucía. Eduardo Martín Toval: Me cuesta trabajo detectar elementos de programa en el discurso de Hernández Mancha. Es una reproducción del discurso de García Tizón en el debate sobre el estado de la nación. No hay medidas para resolver problemas concretos. Más parece una ponencia de un partido que un programa de gobierno. Enrique Curiel: El discurso de Hernández Mancha ha sido tan largo como carente de interés. Se ha desarrollado de acuerdo con lo previsto. No ha conseguido que se produzca un debate político en profundidad, y esto es una dará estrategia electoral. Ramón Tamames: Mancha no tiene madera de líder. Hizo un discurso sin hilo conductor y no sé cómo lo ha preparado en estos veinte días. Para ser líder es necesario ser buen parlamentario en pequeñas reuniones. Creo que ha defraudado las expectativas que algunos habían puesto en él. Nicolás Redondo: UGT jamás apoyará a un partido como Alianza Popular, que representa a la derecha reaccionaria. La intervención de Hernández Mancha ha sido rigurosa y bastante larga, por lo que no llegará a la opinión pública como alternativa al Gobierno. No convencerá, porque no ha dado ninguna alternativa seria a los problemas actuales. Tras el discurso de Hernández Mancha, tienen que estar contentos Adolfo Suáréz y Miguel Herrero. Ha sido una intervención bastante hueca. No me ha extrañado la alusión permanente de AP a la UGT. No engaña a nadie. Todo el mundo sabe los intereses a (os que representa AP, que nunca va a apoyar UGT. Txiqui Benegas: La intervención de Hernández Mancha ha sido deplorable y demagógica. En política es fundamental tener sentido del ridículo, y lo ha perdido. Juan María Bandrés: Es negativo que algo tan serio como una moción de censura se utilice de una forma fraudulenta. La intervención de Hernández Mancha hace pensar que le han aconsejado sus más mortales enemigos. La imagen de AP se ha visto perjudicada con un discurso de su presidente en el que nos ha aburrido como nos ha aburrido. Gerardo Iglesias: Es evidente que esta moción de censura tiene dos beneficiados: Hernández Mancha y Felipe González, sobre todo el segundo. Al Gobierno este debate le viene de perlas, es un regalo del cielo. Así le vieron desde la derecha Manuel Fraga. Me ha parecido muy bien lo de Calero y la intervención de Hernández Mancha manifestó el ex presidente de Alianza Popular. Pero las palabras de Guerra sobre la derecha- que calificó de reaccionaria- son una sandez añadió. Según Fraga, el Gobierno se está limitando en este debate a su táctica habitual de no responder a nada. Adolfo Suárez. Para el presidente del CDS, la intervención de Hernández Mancha fue larga, inadecuada a los objetivos que se proponía e incluso a veces contradictoria en las propuestas de solución. Pero el Gobierno- afirmó- no lo tiene fácil, no sólo en los votos de la moción, sino en las réplicas del debate. La faena del novillero A las doce treinta y ocho horas subía al estrado, con una carpeta verde bajo el brazo, el novillero de la alternativa imposible, un Hernández Mancha que se conformaría con demostrar, en el hemiciclo- que, a fin de cuentas, es la media naranja del ruedo- que el toro de España está sin fijar, y que el Gobierno socialista ni para, ni templa, ni manda. Se desconoce dónde dejaría encendidas las lamparillas de las vírgenes este Pablito Calvo de la política que llegaba al Hollywood de la Carrera de San Jerónimo sabiendo, de antemano, que tenía la puerta grande cerrada a cal y canto por el peso de la mayoría absoluta del resto de las peñas. Se ciñó en el riesgo alguna vez, y alargó la faena sin ritmo. Su ángel de ía guarda estaba, cuando menos, tranquilo, como el de un torero portugués de festivales. La moción de censura era como aquellas becerradas de la oportunidad, ritos nocturnos para el Platanito donde los más optimistas decían, al apagar el cadáver del puro, que el chaval prometía y tenía maneras. Pero Hernández Mancha mostraba prisa por demostrar que no sólo es un capital de buenas facultades, stno que está dispuesto a poner la femoral y el corazón en juego. Había entrenado con urgencia en los despachos de la calle Genova, y se le notaba algo el peso académico del toreo de salón, la reciente euforia del curso acelerado. Bebía agua como si la faena se desarrollase bajo el tendido de sol, y don Manuel Fraga, desde la contrabarrera, tenía el gesto del Pipo sin sombrerón, cuando apostaba por Manuel Benítez. Los del otro bando, don Felipe González y su eximio corifeo don Alfonso Guerra (expresión literal de Hernández Mancha) mordían un bolígrafo amarillo en el callejón, y la verdad es que sonreían menos que en el reciente debate sobre el estado de la nación que ellos habían convocado. Hernández Mancha sacó el frasco de las sales: un capote entre soso y bur Ion de opositor empedernido que hablaba de socialismo cavernícola, mientras tocaba el piano sobre la caoba del estrado con la mano derecha, la del estrecho aro dorado y conyugal. Andaba por el bosque de su gran libreta buscando rejones y encontró, mayormente, monotonía. Faustino F. ALVAREZ Miguel Roca. El portavoz de Minoría Catalana considera que el discurso de Mancha no ha sintonizado con las expectativas que se habían abierto en los ciudadanos respecto al debate. No ha presentado soluciones concretas, y por su extremada duración ha perdido hasta bajar a lo casuístico. José Antonio Segurado. Ha sido el programa de Coalición Popular dijo el presidente del PL. En el aspecto económico- señaló- se ha convertido totalmente al liberalismo, lo que nos parece positivo, aunque en general el discurso ha sido excesivamente largo y ha abarcado demasiadas cosas. Osear Alzaga. El presidente del PDP, que abandonó el Congreso antes de que Hernández Mancha concluyera su discurso, no quiso hacer juicios hasta después del debate. Modesto Fraile. El debate, tal y como se está desarrollando, beneficiará a mi partido aseguró el portavoz del PDP. Sobre la figura del nuevo presidente de AP, el dirigente democristiano comentó que a Mancha no se le ve como candidato a la presidencia del Gobierno. Fraga si podría serlo. Hernández Mancha, no Jorge Verstrynge. El ex dirigente de Alianza Popular y actual líder de Renovación Democrática consideró al término de la primera sesión parlamentaria del debate sobre la moción de censura que la intervención de Hernández Mancha contribuye a afianzar al PSOE. Según Verstrynge, la moción no ha sido planteada correctamente por AP. El asunto- afirmó- no tiene razón de ser porque el Gobierno dice lo de siempre- que son muy buenos- -y la oposición descalifica pero no propone soluciones alternativas que sean viables. Inaki Anasagasti. El discurso de Hernández Mancha ha sido una propuesta electorahsta, y nosotros no vamos a entrar en este juego de un partido de la oposición dijo el portavoz del PNV. Para Anasagasti, la intervención del presidente de AP se ha basado en planteamientos electoralistas de cara a las elecciones municipales, lo que reafirma al PNV en su postura de abstención, ya que a la sociedad se le puede someter a propuestas, pero ésta- manifestó- es una operación de marketing político